"El aislamiento preventivo obligatorio se extenderá hasta el 27 de abril": Iván Duque

hace 5 horas
Guitarrista de La Provincia, de Carlos Vives

Amparo Sandino, en plena reinvención musical

Después de 14 años alejada de la música, la bogotana lanzó “La tusa”, una canción que habla del despecho al terminar una relación. Asegura que la industria ha cambiado y ella también.

La bogotana Amparo Sandino asegura que su regreso a la música fue difícil, pero gracias a sus amigos y equipo de trabajo logró hacerlo. Cortesía

A comienzos de los años 90, cuando estaba en pleno auge el vallenato, el merengue y se veían los primeros atisbos del pop y el rock en Colombia, un grupo de jóvenes decidió que era el momento de cambiar el escenario musical en el país. Querían hacer algo distinto, y lo lograron al mezclar los ritmos de la época, como pop, rock, salsa, vallenato y merengue, para crear el tropipop.

Este género, que fue criticado por ser una fusión de ritmos y no tener un estilo original propio, acompañó a toda una generación que buscaba música más allá de las fronteras de un país.

Carlos Vives y La Provincia, Bonka, Sin Ánimo de Lucro y Mauricio & Palo de Agua fueron algunos de los primeros grupos en incursionar en el tropipop. Con la fusión de batería, teclado, saxofón, trompetas, acordeones y tamboras lograron posicionarse en los primeros puestos de las emisoras nacionales e, incluso, internacionales. Se convirtieron en la ola musical del momento, y no solo fue por sus ritmos, sino por la libertad e inclusión que el género producía. Por ejemplo, la cantautora bogotana Amparo Sandino era la guitarrista y corista de La Provincia, de Carlos Vives, en una época en la que la desigualdad entre las mujeres y los hombres, en la industria musical, era abismal.

Amparo Sandino y la música

Sandino, quien empezó a cantar desde los ocho años, siempre quiso ser una de las mejores cantantes del país. Comenzó a tocar en bandas pequeñas de vallenato y merengue y, poco a poco, se fue ganando el reconocimiento del público. Al ingresar a La Provincia se posicionó aún más en la escena musical del país, llegando a convertirse en una de las principales figuras de esta industria.

Era la sensación del momento y todos lo sabían. Duró tres años con la banda (1993-1996) y se retiró para continuar su trabajo como solista. En un principio pensó en hacerlo en Colombia, pero desistió de la idea cuando le salió una oportunidad de trabajo en Estados Unidos.

“Me retiré porque quería empezar mi proyecto musical. Punto de partida (1996) fue el primer disco que lancé como solista. Cuando lo promocioné todos me preguntaban que en qué género estaba, pues eran canciones que iban desde el vallenato, pasaban por el merengue, hacían un retorno en la balada y al final terminaban con un bolero. Y les decía que era tropicalpop (más adelante llamado como tropipop), y desde entonces varios empezaron a utilizar el término”, dice Sandino a El Espectador.

A la bogotana le fue muy bien con su proyecto musical. El año del gato y Así es mi gente fueron los siguientes discos que lanzó al mercado. Estaba en la cima de su carrera, pero, de un momento a otro y sin que nadie lo esperara, se retiró.

“En 2003 tomé una decisión y paré mi carrera musical. Quería dedicarme a mi esposo, a empezar una familia, y todo este proyecto me duró 14 años”, recuerda la cantante, quien se alejó tanto de la música, que incluso su hija desconocía su faceta como artista.

“Cogí todo y lo metí en el baúl, tal vez porque estaba un poco agotada de todo este mundo de la música y necesitaba un tiempo para mí, para Amparo Sandino como persona y no como artista. Se me olvidó que era cantante y empecé un proceso de limpieza para mi nuevo proyecto como madre”, afirma Sandino.

Su hija, Tatiana, fue la razón de su regreso a la música. Un día estaban caminando por las calles de Londres (donde actualmente reside) y un desconocido la reconoció y le pidió un autógrafo. Ese pequeño instante fue suficiente para reconocer que debía volver. Se reunió con algunos contactos que le quedaban de la industria y les manifestó su deseo. La apoyaron desde un inicio a construir (o reconstruir) su carrera.

“Cuando regresé a la industria me metí un gran susto. Todo había cambiado. Era una persona muy privada y me encontré con todo el fenómeno de las redes sociales y tuve que adaptarme a esto. Al final, no puedo decir que todo lo pasado fue mejor porque no es así y por eso dije: ‘Vamos a reinventarnos y adaptarnos a lo del momento’”, afirma Sandino, a quien le costó trabajo ingresar al mundo de las redes sociales.

Fin de semana (2017) fue el primer sencillo que lanzó después de 14 años. Luego le siguieron Me liberaré (2018), Rosas y espinas (2019) y La tusa (2019). Tuvo una buena acogida y de nuevo, y de manera paulatina, empezó a crear un pequeño público y a traer a sus antiguos seguidores.

Su primera canción y las dos últimas, sin quererlo, fueron inspiradas en la línea del amor. Fin de semana trata sobre los inicios de una relación, cuando todo es color rosa. Mientras que Rosas y espinas narra los primeros problemas y cómo algo lindo puede terminar siendo tóxico. La tusa, la más reciente, habla del despecho que genera terminar con alguien y cómo recuperarse. La canción fue lanzada al mismo tiempo que Tusa, de Karol G y Nicky Minaj, y la bogotana asegura que el hecho de que tengan el mismo nombre no es un impedimento para que triunfe, pues “lo que importa es el mensaje y la energía que la gente siente al escuchar la canción”.

Aunque sus inicios estuvieron marcados por el tropipop, Sandino considera que en este momento es imposible enfocarse en un solo género, y por eso está dispuesta a incursionar en nuevos estilos.

“El tropipop tuvo su época de oro y en estos momentos creo que hay una especie de regreso. El género nunca se ha ido, lo que pasa es que otros entran con más fuerzas y opacan a los que estaban. Y esto no significa que sea malo, las generaciones tienen que escuchar lo nuevo”, dice la artista.

El regreso no fue fácil para Amparo Sandino, pero ella demostró, una vez más, que los sueños se pueden cumplir con dedicación y esfuerzo. En sus planes a futuro están una serie de conciertos en España para mitad de año y esperar renovar su reportorio musical a finales de 2020.

“Cuando salí eran muy pocas las mujeres que cantaban, recuerdo que solo estaba Shakira. Pero ahora es como si nos hubiéramos tomado el poder, y eso me encanta. Las mujeres son dueñas de su propia música y están liderando la industria musical”, concluye.

910438

2020-03-21T21:00:00-05:00

article

2020-03-21T21:00:01-05:00

[email protected]

none

María Angélica Hernández Cárcamo

Música

Amparo Sandino, en plena reinvención musical

46

6503

6549