Su disco es un recorrido por las músicas de los años 80

Diamante Eléctrico: la evolución de un sonido propio

Noticias destacadas de Música

Juan Galeano y Daniel Álvarez, integrantes de la banda, cuentan detalles del proceso de producción de “Mira lo que me hiciste hacer”, su sexto álbum de estudio.

“Tiempo al tiempo” es una expresión popular, tan concisa como profunda, que alude principalmente a la facultad de la paciencia: saber esperar el momento oportuno para moverse en una u otra dirección, o para quedarse en quietud mientras se decantan ciertas cosas, generalmente impredecibles. Una premisa en la que al parecer se apoyaron los integrantes de la banda colombiana Diamante Eléctrico, Juan Galeano y Daniel Álvarez, para escoger la fecha apropiada del lanzamiento de su sexto disco de estudio, titulado Mira lo que me hiciste hacer.

Según los músicos, el año 2020 no era el tiempo pertinente para dar este paso tan trascendental en sus carreras. En entrevista con El Espectador, contaron las razones de esta decisión. “Al final de 2020 la gente quería cerrar ciclos. Todo el mundo estaba ya terminando ese año como pudiera, entonces mal habríamos hecho en lanzar un álbum tan bonito como este a ese río revuelto que fue 2020. Esperar fue muy sabio”, comentó Daniel Álvarez, guitarrista del grupo.

Por su parte, Juan Galeano, bajista y vocalista de la agrupación, se refirió a otros condimentos que también formaron parte y fueron sazonando este trabajo discográfico. “Este disco se gestó, se escribió y se produjo durante la pandemia. Nosotros teníamos una idea original para hacer el disco, hasta que en marzo del año pasado le dije a Daniel: ‘Utilicemos este momento histórico para inspirarnos’. Entonces usamos este tiempo a nuestra manera, con la única condición de que este disco no podía tener el espíritu de la pandemia, pues a pesar de haberse hecho durante esta, no queríamos que tuviera ni la desazón, ni la soledad, ni la intranquilidad de esta época”.

Mira lo que me hiciste hacer es una propuesta musical marcada por una fuerte influencia de sonidos de la década de los 80. Al respecto, comentó Daniel Álvarez: “Los sabores más fuertes del álbum y más perceptibles son sabores de los años 80. Sin embargo, nuestro lenguaje como compositores y como instrumentistas va mucho más allá, pues nosotros somos blues desde las entrañas; también somos cumbia, salsa, soul, R&B. Esa mezcla es lo que hace a Diamante Eléctrico tan especial, toda esa sazón ya es indivisible. La reacción de la gente ha sido impresionante, y eso quiere decir que estamos haciendo las cosas bien”.

Esta exploración cultural, representada en la mezcla de ritmos, ha sido muy útil para ampliar el espectro sonoro del grupo. También ha servido para labrar un camino ancho en el que la búsqueda de una identidad musical tiene cabida, y donde la evolución instrumental y conceptual es bienvenida.

Así, durante un poco menos de una década, han consolidado un sonido propio, hecho que se ha traducido en un importante aporte en estilo y sonoridad para la escena musical latina.

“Sin tratar de ser pretenciosos, siento que sí estamos trayendo cierta frescura a la música pop en Latinoamérica, pues siento que este género está muy homogenizado, el sonido que la gente está escuchando es casi lo mismo, las mismas canciones que se repiten una y otra vez. Nosotros estamos en otro cuento, respetando mucho lo que hacen los demás, pero con la convicción de que está bien poderle traer algo de frescura al pop”, aseguró Juan Galeano.

Otro sello característico de este trabajo discográfico, por el que seguramente el público podrá apreciarlo y valorarlo más de lo normal, es que cada canción (incluye diez y un bonus track) tiene su propia realización audiovisual. “Desde que empezamos, siempre hemos sido una banda muy audiovisual. Tenemos más de 25 videoclips en nuestra historia y siempre hemos creído mucho en la parte visual y en contar historias a través este lenguaje”, aseguró Galeano.

Asimismo, este disco fue la oportunidad para que se diera otro evento novedoso. Se trata del estreno en el grupo como vocalista, en el corte A veces, de Daniel Álvarez, que hasta este punto de la historia de Diamante Eléctrico había tenido protagonismo solo desde la ejecución de la guitarra.

“La ventaja de trabajar con Juan (Galeano) es que es un tipo muy sincero y te va diciendo las cosas como son, entonces si no hubiera funcionado, lo hubiera sabido. Lo hice con esa confianza, con la seguridad que me da como productor y como mi compañero de banda. Me lancé y funcionó muy bien, me sentí respaldado y sobre todo sentí que le aportaba a la canción. Un tema que celebra la dualidad y el error en todos nosotros, eso tan colombiano, tan latinoamericano, entonces era muy importante para mí”, contó Álvarez.

Cautela frente a lo que viene

Aunque son varios los proyectos que están por concretarse en el marco de este lanzamiento musical reciente, los integrantes de Diamante Eléctrico vislumbran su futuro próximo desde un punto de vista bastante cauteloso.

“Algo que también nos dejó 2020 es que no podemos hacer muchos planes. Esto está cambiando y por eso me empecé a relajar. De hecho, todo el mundo siempre me pregunta cosas como ‘qué sigue’, ‘para dónde van’, ‘qué están haciendo’, y pues ahora sí puedo decir que no tengo ni idea, que no se sabe por ahora”, dijo Galeano.

Uno de esos proyectos que están por darse es una presentación virtual de los temas que componen este disco. “Nos hemos resistido a hacer un show virtual por muchas razones, la más importante es porque no somos muy fans de la virtualidad; lo otro es que nos gusta estar cerca de la gente. A pesar de esto, creemos que estas canciones (del nuevo disco) sí hay que mostrárselas a la gente: mostrar el nuevo sonido de la banda. Vamos a grabar un show en vivo para redes, que se pueda ver también en Youtube, y que sea algo muy propio de nosotros, algo que no habíamos hecho antes, una función especial”, concluyó categórico Galeano.

Comparte en redes: