La música como un rompecabezas

El Arkeólogo, una identidad construida con “samples”

Noticias destacadas de Música

“Indiana Jones” es el primer disco instrumental del Arkeólogo, el alter ego “beat maker” del reconocido rapero Gambeta, de Alcolirykoz.

Gambeta siempre juró que su vida laboral iba a girar alrededor del diseño gráfico. Había empezado a dibujar desde pequeño, y en el colegio le gustaban tanto los grafitis que los hacía hasta para ganar horas de alfabetización. Cuando se graduó se matriculó en diseño, pero se salió rápidamente por falta de dinero. Lo que no sabía, entonces, era que el equivalente a su profesión lo estaba aprendiendo en su casa, desde siempre.

“Aquí toda la mañana sonaba música para planchar. Yo me despertaba para ir a estudiar con música de La Voz de Colombia, que ponía mi mamá, y en la tarde llegaba y estaba sonando Latina Estéreo, porque mi cucho volvía de trabajar y ponía bolero, salsa y todo eso. Así era todos los días. Ellos me dieron una educación en la música la hijueputa sin saberlo, solo porque ellos también la necesitaban”, recuerda Gambeta.

Así lo entendió cuando se obsesionó con buscar samples, pero sobre todo cuando empezó a desarrollar su faceta de beat maker como el Arkeólogo. Por eso cuando le preguntan cómo se definiría, dice en tono burlón que es sampleador profesional. Una técnica que consiste en extraer pedazos de un sonido grabado en cualquier tipo de soporte para reutilizarlo en otra producción, y que él fue perfeccionando a punta de prueba y error, haciendo y haciendo hasta que le sonara bien, pero con la ventaja que tenía de casa: la sensibilidad que le dejó haber escuchado música desde que tiene memoria.

“Mi habilidad más grande es samplear, es el arte que yo desarrollé. Es como un rompecabezas. Sentarse a escuchar y tener muy buena puntería. Una puntería que da la sensibilidad, para encontrar lo adecuado, para saber qué sonido va a conmover, ya que me conmovió a mí también. Para saber exactamente qué es lo especial de esa canción, cuál es el segundo perfecto, cómo utilizarlo. Es como armar, rearmar, desarmar… es como jugando todo el tiempo hasta que lo encuentra”, dice Gambeta.

Así se construyó Indiana Jones, su primer disco como el Arkeólogo, un trabajo de instrumentales en el que da cuenta tanto de su técnica minuciosa y exquisita para samplear, como de esa sensibilidad que ha desarrollado desde niño y que le permite reinterpretar la música y recargarla de emociones. Pero sobre todo le permite decir sin hablar. O mejor dicho, sin rapear, como pasa en el disco, donde retrata a Gambeta (su lado más íntimo) a punta de samples, como si armara un rompecabezas de su figura, pero con piezas de otros, haciéndolas encajar a la perfección.

“A mí eso me parece bonito, poderle decir a la gente cómo suena mi barrio, mi casa, a qué me suena mi cucho, a qué me suena mi mamá, a qué suena mi parche, a qué suena mi época. Es un retrato musical de lo que soy y cada canción tiene un sentimiento”.

Por eso el disco es mucho más que una selección de beats enumerados sin más para dar muestra de su habilidad como beat maker y de los estilos de rap que lo influencian. Es un viaje a lo más profundo de la persona que los contiene a los dos. Conmovedor, complejo y absolutamente emotivo. De una sensatez desgarradora y, por momentos, dolorosa (sobre todo en el único tema que rapea Gambeta).

Es un repaso de su vida y un homenaje a quienes lo han acompañado. Los Fonnegra (familia paterna) y los Toro (la materna); las emisoras que sonaban en la casa; el barrio Aranjuez; el abuelo materno, que tocaba la guitarra a diario y los llevaba (a él y a otros nietos) a recoger madera en un carrito de rodillos para prender el fogón donde la abuela hacía empanadas. A los recuerdos de infancia, la nostalgia, el amor, los amigos. La Etnia y a ese rap noventero que lo flechó. A la música en general y al rap en particular. Porque Gambeta tiene tanto de la Fania como de Nas. Y todos esos referentes conviven y crean su universo particular.

“Yo no soy gringo, soy todas esas cosas. Lo que escuché de allá y lo que escuché de acá en una. Soy una persona con una identidad y soy una mezcla de muchas cosas culturales que hacen que yo pueda hacer hoy esto, que pueda coger salsa y bolero y hacerlo sonar muy rap”, asegura Gambeta.

Esa mezcla y ese valor que le da a eso que lo constituye es lo que le ha permitido apropiarse del rap, hacerlo suyo, transformarlo, recontextualizarlo, hacer que suene a Aranjuez, a Medellín, a Colombia, a parranda decembrina, a cualquier cosa que haga parte de su universo, sin que deje de ser rap.

Pero eso que hoy sabe hacer tan bien empezó más por necesidad que por gusto. Askahp, el primer y único productor que ha tenido Alcolirykoz además de él, se lo hizo saber: “Vos vas a terminar haciendo beats, porque nadie más va a entender la música como vos”. Gambeta renegaba, no quería, le daba pereza, ni siquiera tenía computador. Pero fue inevitable, Askahp tenía razón. Nadie puede entender la música como él, ni mucho menos traducir sus ideas y sensaciones en sonidos.

Hoy, más de una década después, su apodo tiene fama mundial. Sobre sus beats han rapeado, entre otros, Kase O, Tote King, N. Hardem, No Rules Clan, Vic Deal, Mc Ari… Y desde El despilfarro (2011), se encarga de la música de Alcolirykoz. “La goma que yo sentí por un Nintendo, de ocho o diez años, es la misma goma con la que hago beats a los 35. Es un videojuego infinito. Yo todos los días me levanto contento y orgulloso de lo que se ha logrado a punta de disciplina y ganas… Me siento complacido del punto en el que está todo. Lo de mis panas, el rap de acá, lo mío, lo que hago. Es un punto chimba y ni siquiera digo que es el mejor todavía”, concluye.

Al final, más que infinito, este juego del Arkeólogo con los beats le permite hacer lo que mejor sabe: reconstruir y transformar las emociones con sonidos. Por eso el final, como en el disco, puede ser alternativo, depende de él. Él decide cuándo y cómo acaba. No importa si es Vietnam o Aranjuez.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.