Nació el 23 de enero de 1950

El Flaco Spinetta, la línea gruesa del rock argentino

Luis Alberto Spinetta gestó iniciativas musicales como Almendra, Pescado Rabioso, Invisible y Jade, y gracias a ellas se convirtió en uno de los padres del rock en castellano.

Luis Alberto “Flaco” Spinetta murió el 8 de febrero de 2012, a causa de un cáncer en el pulmón.AP

Siempre que le endilgaron a Charly García la paternidad del rock argentino, el músico del bigote bicolor respondió que los genes había que buscarlos por los lados de Luis Alberto Spinetta, Litto Nebbia y José Alberto Iglesias, Tanguito. Luego de esta explicación, nunca se cansó de añadir que, si acaso, él vendría siendo como una especie de tío, porque no tuvo participación en el esfuerzo inicial, aunque sí llegó a influenciar el desarrollo de la semilla inicial. Se equivocó García al tratar de evadir su responsabilidad, pero no desentonó en el hecho de mencionar a los tres artistas que incluso determinaron su decisión de optar por la música como algo más contundente que una simple manera de vivir.

Así como para Charly García fue relevante la presencia de Spinetta, también lo fue para cientos de genios en formación que avalaron el carácter alcahueta del llamado simplemente el Flaco y quisieron seguir sus pasos. Lo escucharon, lo imitaron y lo ubicaron en un lugar de privilegio para el arte, reconociendo que tuvo el gran mérito de encontrar la intersección entre el tango, el folclor (folklore para los argentinos) y la música popular contemporánea. En realidad, Luis Alberto Spinetta no tuvo que escarbar demasiado para encontrar ese vínculo entre las tres corrientes sonoras más importantes en el sur del continente americano.

Su padre, Luis Santiago Spinetta, fue cantante aficionado de tangos y uno de los primeros vocalistas en plantearse la necesidad de tener un nombre artístico para lograr mayor impacto en sus presentaciones. En un comienzo se le conoció como Luis Martínez Solar, pero después dio un viraje para llamarse Carlos Omar. Esa herencia del género de arrabal pronto se mezcló con las imitaciones que hacía el joven Luis Alberto de las estrellas reinantes de la época: Bill Haley, Little Richard, Louis Armstrong y el propio Elvis Presley. Sin embargo, faltaba el condimento folclórico, y llegó de la mano de Los Chalchaleros y Atahualpa Yupanqui, dos piezas fundamentales en la consolidación del cancionero latinoamericano.

Spinetta se alimentó de estas tres corrientes, pero además se concentró en la lectura de temas filosóficos, con Friedrich Nietzsche, y planteamientos de la psicología con Carl Gustav Jung y Sigmund Freud, y detalló la realidad de su natal Buenos Aires para hacer proyectos tan complejos, tanto en lo social como en lo sonoro, como Almendra, Pescado Rabioso (todo un concepto de culto para las bandas que surgieron después de la década del 80 en Argentina, Chile y Uruguay), Invisible y Jade. Para muchos, el Flaco no hacía discos, creaba atmósferas para una propuesta, que reflejaran lo que estaba sintiendo en un momento determinado. Por eso fue la cabeza de tantas bandas que, al fin y al cabo, sonaban a Luis Alberto Spinetta sin importar quién estuviera a su lado.

Como padre del rock argentino, como tío cómplice de varias generaciones de músicos en Hispanoamérica y como influencia de una buena cantidad de propuestas a veces de corte comercial y otras de índole clandestino, Luis Alberto Spinetta es una especie extinta del arte. Es un dinosaurio, un monstruo en todo el sentido de la palabra, que hizo un esfuerzo por ponerle otro idioma al rock y lo logró.

Spinetta nació el 23 de enero de 1950, es decir, hoy hace 68 años, en Buenos Aires (Argentina). A partir de su riesgo de ayudar a cimentar el rock en castellano se gestaron innumerables propuestas que, aún en este momento, después de seis años de su muerte, siguen fortaleciendo este género rebelde por antonomasia. El Flaco no representa una línea delgada para la música, es un eje sólido, contundente y, sobre todo, sonante para las manifestaciones musicales del continente.

 

últimas noticias

Sebastián Yepes estrena "Yo no soy"

El amor y los otros demonios de Johnny Rivera