Balance de la primera semana de cuarentena en Bogotá

hace 4 horas
Con orgullo representan a Aranjuez, la comuna de Medellín que los vio crecer

“El rap va solo y está creando una industria alterna”: Alcolirykoz

Una de las agrupaciones más relevantes del rap nacional se presenta hoy en el centro de Bogotá para entregar una versión clásica de sus 20 años de carrera, sin dejar de lado los éxitos que la han puesto en la cima de una creciente industria paralela.

Kaztro, Fazeta y Gambeta son los integrantes de Alcolirykoz, el grupo de rap que, casado con un estilo, lidera el posicionamiento del hip hop.   / Julián Gaviria.
Kaztro, Fazeta y Gambeta son los integrantes de Alcolirykoz, el grupo de rap que, casado con un estilo, lidera el posicionamiento del hip hop en Colombia.Julián Gaviria - @Eldelasfotos

Se criaron en uno de los barrios más tradicionales de Medellín entre charlas de esquina, fútbol callejero, música popular colombiana, rap extranjero y coletazos de la violencia de los años 80. Hoy llevan más de dos décadas plasmando de manera cruda, genuina y jocosa la cotidianidad de su barrio natal: Aranjuez, pero también la de todo un país que cada vez es menos ajeno a la rebelión del rap. No querían reconocimiento, ni siquiera les preocupaba que su música estuviera en YouTube, y mucho menos en la radio. Hoy son el grupo de rap más notable y escuchado del país.

Ellos son Alcolirykoz, y si considera que su nombre es difícil de escribir o pronunciar, quizá le parezca mucho más complejo entender cómo en su propuesta musical confluyen la fiesta, la política, la oda al barrio, el nadaísmo, la innovación y el clamor de independencia. Sin embargo, esta banda de rap no solo logró condensar dichos elementos, sino traducir esa combinación de materias primas en las rimas más finas y los beats más potentes del rap local.

Alcolirykoz es una familia. De forma literal. La banda está compuesta por Juan Carlos y Carlos Andrés Fonnegra, primos que rapean bajos los seudónimos de Gambeta y Kaztro, respectivamente, y Gustavo Pérez, un vecino del barrio a quien llaman Fazeta. El bicho de la música los picó desde que eran muy jóvenes, atraído por la jugosa carga sonora que se percibía en las calles del Aranjuez de los años 90: salsa, boleros, jazz, música popular, de plancha y, sobre todo, mucho rap norteamericano y algo del boricua.

Durante años estudiaron ese rap que provenía de diferentes latitudes. En un momento sintieron que sus cabezas estaban tan copadas de música que era necesario dar un paso al frente y fue así que se lanzaron a hacer su propio rap, bajo sus reglas. La batuta la tomó Gambeta, quien convenció a Kaztro, un asiduo escritor de rimas, para que cogiera el micrófono y entonara eso que escribía. Luego sumaron a Fazeta, apasionado por la selección musical, para que se adueñara de los tornamesas de Alcolirykoz .

El camino del rap pronto los puso en una vía disyuntiva. Cumplir horarios, tener jefes y ganar dinero, o dedicarse a la música con la satisfacción como única recompensa. “Tuvimos trabajos en varias empresas, sobre todo de estampado, pero lo primero que preguntábamos al llegar era sobre los permisos. Luego había problemas cuando pedíamos autorización para ir a ensayar o a tocar y así supimos que ese no era nuestro lugar”, cuentan.

Todo lo que ganaban lo reinvertían en equipos y herramientas para hacer cada vez más profesional su música. Claro que no solo se preocupaban por sonar mejor, sino por hacer más interesante su mensaje y consolidar un estilo de convertirlo en poemas callejeros. De a poco le agregaron literatura, vivencias claroscuras de barrio y posturas políticas. Y, sin que fuera el objetivo, cuando menos imaginaron ya tenían cómo sostenerse a punta de sus canciones. “Es libertad por elevación / maté las empresas, ya soy mi patrón”, canta Gambeta en “Equipo de carretera”, una canción fija de su repertorio.

También, sin esperarlo, el creciente reconocimiento los llevó al siguiente nivel: asumir todo lo que acompaña al rap de estos tiempos, como presencia en plataformas digitales, redes sociales, emisoras comerciales y festivales, y la producción de videoclips. Todos, elementos que no tenían presupuestados cuando emprendieron este camino. Según dicen, tal era su resistencia a sumarse a esta tendencia que casi deben obligarlos a abrir una página de Facebook e incluso fue desde un perfil no oficial que se subió la primera canción de la agrupación a YouTube.

Pese a todo, Alcolirykoz fue una de las primeras bandas de rap en pisar tarimas de festivales locales. Lo hicieron en Altavoz (2010 y 2012), en el Concierto Radiónica (2012) y en el Estéreo Picnic (2013). También completaron su conexión con el público paisa y conquistaron Bogotá. Llegaron a emisoras como La X, Radiónica y 40 Principales, extendiéndose a rincones de todo el país. Grabaron sus primeros videoclips, muchos de los cuales ya ostentan cifras de millones. Conocieron el mar, salieron del país a grabar y ofrecer conciertos. Todo esto, para ellos, es la evidencia de una naciente industria paralela que crece bajo la conducción de las grandes bandas de rap que tiene el país.

“El rap lo está haciendo solo, está creando una industria alterna en la que no es necesario pagar payola, ni prefabricar artistas para vender. Es una industria más sincera y sostenida por los mismos raperos, pues hoy existen colectivos audiovisuales o de conciertos que solo quieren producirle a raperos. El público también responde y ayuda a que esto crezca, porque reconocen que así estemos en el lugar más farándula no es porque lo buscamos, sino porque nos lo ganamos”, afirman.

El camino no fue fácil, pero ya sortearon lo más difícil. Dicen que no saben cuánto tiempo más sigan debiéndose a la música y a Aranjuez, y que lo único que tienen claro es que seguirán siendo leales al rap que les gusta hacer. “Nuestra música no tiene pretensiones de nada, ni con esto esperábamos ganar plata. Siempre haremos la música que nos gusta, y no lo que esté vendiéndose o en tendencia”.

Alcolirykoz se presenta este sábado a las 8:00 p.m. en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán (Bogotá).

841267

2019-02-22T21:00:00-05:00

article

2019-02-22T21:00:02-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar / [email protected] / @FelipeAltamar

Música

“El rap va solo y está creando una industria alterna”: Alcolirykoz

71

5601

5672