El concierto se realizará el 10 y 11 de agosto en el Teatro Lumière

El regreso de Ultrágeno

La banda cumple 20 años y los celebrará por partida doble con el reencuentro de sus cuatro integrantes. Recientemente publicaron una nueva canción que se espera pueda ser su retorno a la música.

La banda se reencontrará para celebrar los 20 años de Ultrágeno.A. F. Cortés

Si hay que hablar del rock capitalino, hay que hablar de Ultrágeno. Su rudeza, las letras inspiradas en experiencias personales pero con un toque de protesta a la realidad bogotana, conjugaban las melodías de un violín que se convirtió en un personaje más de los cuatro que componen esta banda.

Comenzaron en 1997, tras la disolución de Catedral, otra legendaria grupo de rock bogotano de la que hizo parte el vocalista Amos Piñeros. Su primer disco estuvo cargado de letras contestatarias que iban más allá de la protesta y narraban historias que tradicionalmente le podrían ocurrir a un cachaco y que podrían afectar directamente a cualquier capitalino.

Por ejemplo, en la canción Divino niño se cuenta la historia de cómo al vocalista le roban su violín, mientras que en Drulos, se hace referencia a los excesos, a la combinación de trago con rohypnol, una droga para epilépticos que utilizaban los jóvenes en la década de los noventa, para actuar sin remordimientos, para estar completamente "drulos".

Y ahí más. En cuanto a las alusiones religiosas como En voz confío o La piedra que salva, Piñeros asegura que la recodificación de los íconos religiosos era algo que le interesaba mucho. "Siempre me he cuestionado los temas de fe y de convicción y como eso se volvió un monopolio moral de unas instituciones muy arcaicas, entonces hablamos de cómo los jovenes nos desconectamos de unas instancias místicas y del empoderamiento con nuestro entorno porque la tradición católica no te ofrece nada".

En su segunda producción, Código fuente, quisieron dejar a un lado la parte panfletaria, pero continuando con la crónica urbana “se consolidó una doctrina personal, se exploraron cosas mucho más espirituales o genéricas sobre cómo apelar a la sensación más personal”, asegura Piñeros.

Quizás por esto mismo resaltaron canciones como la que lleva el mismo nombre del álbum, La gota La juega, que no es más que una referencia a la misma vida, a que no importa ganar o perderla sino seguirla jugando.  "Un poco el planteamiento de Código fuente era creer que podemos transformar nuestro ADN y nuestra manera de comportarnos y creer firmemente en eso posibilita que podamos cambiar nuestros rasgos sociales y un poco de segregación", agrega Piñeros.

Con la aparición de su segundo trabajo discográfico, en 2002, ya estaba más que entendido que Ultrágeno era una banda de culto capitalino. Su desaparición no fue clara. Hubo una serie de conciertos, la publicación del video de La juega y luego el silencio, cuando cada uno de los integrantes de la banda comenzaron a forjar otros caminos.

Para el vocalista fue algo muy banal, porque precisamente no hubo una despedida oficial. Volvieron para celebrar los diez años de la banda en Rock al parque 2007. “Así como ahora, pasaron muy pocas horas para que nos sintiéramos de nuevo como lo que siempre fuimos, como una banda a la que le tenemos un afecto muy grande. Pero no somos los amigos de estar todo el tiempo juntos”, manifiesta Piñeros.

Volvieron para despedirse. El cuatro de noviembre de 2007 tocaron en la tarima principal del festival capitalino que estaba a tope. Entre pogos y gritos que se daban cada vez que sonaba una partitura conocida del violín, se dio el concierto, el último porque al otro día cada uno siguió con su rumbo, alejados de las tarimas a excepción de Amos que ha seguido experimentando su faceta musical como solista. 

Andrés Barragán, el guitarrista, ahora trabaja con una editorial; por su parte Juan Camilo Osorio, el baterista, se fue a vivir a Nueva York, y Santiago Paredes, el bajista, conformó su familia en Europa. Para Piñeros, este reencuentro puede significar algo más. “Creo que había una inquietud desde hace diez años que hicimos el reencuentro. Supongo que ahí quedaron cosas que sentimos que podíamos hacer de más”.

Se reunieron hace unos cuantos meses, trabajaron a distancia para hacer la nueva canción y finalmente se encontraron en La Ñ, el estudio que creó Piñeros. Hicieron los arreglos a distancia, todo por correo y a través de las redes que permite comunicarse a través de internet. El trabajó fluyó, sin complicaciones aunque su único temor era no sonar a lo que en un principio fue Ultrágeno.

Volverán a tocar, después de diez años, los cuatro juntos. Es su reencuentro y esperan que sea la última parte de un documental que organizan sobre la historia de la icónica banda rola. No habrá invitados, serán solamente los cuatro con su música contestataria, su rudeza y sus historias capitalinas.

De acuerdo con Piñeros, con un sonido un poco más moderno, porque ahora cuentan con más recursos musicales que antes y con una voz más universal, porque ya son ciudadanos del mundo. Ojalá regresen, como dice su vocalista, “con la esencia de Ultrágeno, pero con un sonido que nos permita navegar en el futuro”.

El reencuentro con la “Razafuria”

La banda se presentará hoy y mañana en el Auditorio Lumière (carrera 9 # 80-45) para celebrar los 20 años de historia de la agrupación. El concierto es un reencuentro con la razafuria, como ellos llegaron a los seguidores de sus canciones, al  "sentimiento visceral acerca de nuestra raza, llena de fuerza tanto para construir como para destruir".

Tras el anuncio de su regreso las boletas de la primera fecha anunciada se agotaron el primer día que salieron a la venta, por lo que decidieron hacer un nuevo concierto el 11 de agosto, en el mismo lugar. "Queremos una puesta en escena muy simple. Nos queremos filmar y queremos que la gente vea una presentación muy analógica, de la era de la que viene la banda. No me imagino a Ultrágeno con un reguero de cosas tecnológicas, pero de todas maneras buscaremos la forma que la gente recuerde ese evento como algo especial porque para nosotros también lo es, es nuestra celebración de estar vivos", sostiene Piñeros.

 

últimas noticias

Noticias de Manu Chao y de su padre, Ramón