La banda se presenta este viernes en el Festival Centro

Estados Alterados, 30 años alterando el rock

Fernando Sierra (Elvis) y Ricardo Restrepo (Ricky) comandan, de nuevo, la más reciente etapa de la agrupación, que tiene dos grandes desafíos: tocar su álbum debut en vivo en el mismo orden de la grabación y abrirle a Depeche Mode en su próximo concierto en Bogotá.

Fernando Sierra (Elvis), Natalia Valencia, Felipe Carmona y Ricardo Restrepo (Ricky) conforman hoy Estados Alterados.Cortesía

Estados Alterados es como un matrimonio. Para bien y para mal. La complicidad, la permanencia, el compromiso mutuo, la dependencia a veces, los cambios de ánimo y la convicción de que no se puede remar en la dirección contraria del compañero son, al mismo tiempo, las ventajas y las desventajas que ven, sienten y perciben Fernando Sierra (Elvis) y Ricardo Restrepo (Ricky) como fundadores de la banda.

Ellos dos nunca intentan ser una sola persona. Más bien, el mérito está en que han sabido escucharse y ya llevan tres décadas solucionando problemas juntos, creciendo de manera individual y colectiva, y asumiendo que el espectro sonoro es múltiple, así que la disputa por existir es cada vez más compleja.

En Medellín, algunos vecinos decían que ellos eran bichos raros. Otros, un poco más respetuosos, opinaban que se trataba de una especie de niños exploradores con fascinación por el mundo del arte. El caso es que, por no estar dentro del común de los jóvenes de la capital antioqueña y por querer ir un poco más allá de lo evidente, Elvis y Ricky, en compañía de otros personajes, como Gabriel Lopera (Tato), crearon a finales de la década del 80 un proyecto llamado Estados Alterados.

Dedicarse al metal en Medellín era algo muy normal para los integrantes de este colectivo. Inclinarse por la realización de covers de grupos famosos nunca llegó a satisfacer las expectativas de estos personajes que encontraron en las armonías electrónicas el núcleo para desarrollar la propuesta sonora que tanto los ha identificado en Colombia.

“Había muchos caminos que los jóvenes de ese entonces en Medellín podían tomar y nosotros preferimos enfocarnos en la parte creativa. Recuerdo que pasábamos horas enteras frente a un sampler, tal vez el único que había en Antioquia en ese entonces, y con un micrófono nos poníamos a experimentar. Por ejemplo, decíamos: quebremos esta madera, filtremos el sonido, y salían cosas muy chéveres”, cuentan Elvis y Ricky, quienes se conocieron en el bar New York, New York, muy cerca de Envigado.

En alguna oportunidad, Elvis llegó al estudio de grabación con un tubo de metal y sus compañeros pensaron que ese elemento podría ser un bajo excelente, y así lograron varias de esas canciones, que fueron muy exitosas en un primer momento. Para este matrimonio artístico, la gran apuesta de Estados Alterados siempre ha sido que no solamente se encargan de diseñar letra, melodía y ritmo, sino que se ocupan de crear el ambiente propicio para el sonido, ratificando la idea de un buen sector de su vecindad en Antioquia que los identificaba como “unos buenos arquitectos del sonido”.

“Mirando en retrospectiva, en la música de los Estados Alterados había algo de lo oscuro que nos tocó vivir en Medellín durante los 80, y esa creatividad disparada era una reacción en contra de lo que pasaba y una forma de exorcizar lo que estábamos viviendo durante esos períodos de crisis social, económica y cultural”, comenta Elvis, el responsable de proyectar la voz en este experimento ya consolidado.

Ninguno de los integrantes de esta banda tiene conciencia de que fue una de las pioneras en implementar elementos electrónicos en el rock colombiano. Sin embargo, su sonido sigue marcando el norte de muchas agrupaciones del mismo corte. Incluso el grupo Sexy Lucy realizó hace unos años una versión del clásico Muévete, una de las canciones más poderosas de Estados Alterados en toda su historia, porque fue la encargada de poner a saltar a varias generaciones en Colombia.

En la discografía de Estados Alterados figuran los discos: Estados Alterados (1991), Cuarto acto (1993), Rojo sobre rojo (1995), Romances científicos (2010), Intruso armónico (2014) y ya viene en camino Lumisphera (2018). Ahora la banda tiene dos grandes retos. Por un lado, es uno de los invitados de honor del Festival Centro en Bogotá y este viernes deberá tocar en el teatro La Candelaria las canciones del primer registro en el mismo orden en que fueron grabadas. Por otro, sus integrantes son el grupo comisionado para abrir el concierto de Depeche Mode, el 16 de marzo, en la capital.

Suena Elvis, suena Ricky, y con ellos se identifica el poder de Estados Alterados después de más de tres décadas de estar jugando con las posibilidades del sonido.