Han grabado seis álbumes de estudio

Estados Alterados: 30 años creando a través del rock electrónico

Noticias destacadas de Música

La banda de Medellín, integrada por Fernando Sierra (Elvis), Natalia Valencia (Nati), Felipe Carmona (Pipe) y Ricardo Restrepo (Ricky), celebra tres décadas de ser pionera de una propuesta sonora en Colombia.

El panorama no podía ser más adverso: en un lugar como Medellín, sumido en desafortunados actos de violencia en el último tramo de los 80, años muy difíciles para esta ciudad, en medio de ese ambiente convulso para los jóvenes y en general para toda la población civil, se había comenzado a gestar un movimiento cultural que incluía, entre otras manifestaciones, bandas musicales, sobre todo ligadas al rock. Dentro de estos colectivos, uno se destacaba por su sonido vanguardista, que representaba una especie de subgénero conocido en muchos lugares del mundo, pero cuyo posicionamiento en Colombia era más bien discreto en ese momento: el rock electrónico.

Se trataba de un movimiento sonoro y estético atípico para la escena musical nacional. Ricardo Restrepo, baterista de la banda Estados Alterados, lo dice con total tranquilidad, pero muy enfático: “Los Estados Alterados siempre han sido atípicos, siempre. Desde nuestros comienzos, cuando muy poca gente creía en el proyecto electrónico en un país y en una ciudad “rockanrolera”, pero con los instrumentos clásicos -batería, bajo y guitarra-, de pronto, nosotros empezamos con sintetizadores, con elementos electrónicos, con la batería electrónica, es decir, toda una propuesta innovadora”.

Efectivamente, no fue fácil iniciar un proyecto musical sin el apoyo ni el convencimiento más que de sus integrantes, que desde un primer momento supieron que nada les iba a ser sencillo. Ante esto, sólo quedaba confiar y perseverar en el sueño de tener su propia banda con una sonoridad audaz y arriesgada.

“Todo empezó en Medellín, dentro de esa atmósfera tensa que ya se vivía a finales de la década del 80, algo que nos marcó, pues tuvimos un tiempo de dos o tres años en que todavía no se podía salir en la ciudad, todavía no se podía interactuar. No obstante, en ese momento había un bar que reunió, digámoslo así, a unos seres de la noche muy especiales del entorno subterráneo de Medellín, un bar en Envigado llamado New York, New York, donde traían música del crow rock, de la movida española, y allí confluimos Tato, Elvis y yo”, comentó el músico, en entrevista con El Espectador.

La historia, pues, de Estados Alterados está marcada por la capacidad de enfrentar la dificultad, de avanzar en un camino poco conocido, de sobreponerse a los golpes inesperados de la vida. Así lo recuerda Ricardo Restrepo: “Tato (Gabriel Lopera) se reúne con Elvis (Fernando Sierra) y con un gran amigo –y baterista fantástico–, que se llamaba Carlos Guillermo (Uribe), Mana, y así se empezó a gestar el proyecto. Sin embargo, antes de nuestro primer concierto, en 1990, Mana muere en un accidente de tránsito terrible. Tato y Elvis se acercan a mí y me dicen: ‘Ricky, ¿qué vamos a hacer?’, y yo les respondí: ‘Frescos, que esto lo vamos a sacar a delante’. Y así unimos esa fuerza y esa mística que ya existía en la banda para sacar adelante este proyecto”.

No era fácil, sin duda, pero lo lograron, y desde entonces comenzaron a forjar un carácter que los ha mantenido incólumes ante las embestidas de cualquier tipo. “Básicamente, la música fue una contra respuesta a esa violencia que, hoy por hoy, sigue siendo la misma en otros contextos; la música siempre fue el vehículo de expresión de esa contracultura a la guerra, a la violencia y a los políticos que quieren sumarse y tomar ventaja de todo esto. Así, creo yo, se gestó Estados Alterados”, puntualizó Restrepo.

Han pasado tres décadas desde esos primeros tiempos y como es natural muchas cosas han ido cambiando. Lo cierto es que no solo las calamidades penosas o los momentos de incertidumbre han estado presentes en el camino de esta agrupación, también los ha acompañado la buena estrella del éxito, entendiéndolo como la aceptación con la que una propuesta artística haya calado en un público significativo.

Y eso fue lo que ocurrió con su primera producción discográfica, titulada de igual forma que la banda, Estados Alterados. Un disco que, sorpresivamente si se tiene en cuenta todo el ambiente underground en el que se concibió, resultó ser una primera batalla ganada en un mercado esquivo con este tipo de propuestas, un primer escaño nada simple de conquistar.

“Definitivamente este primer álbum marcó un derrotero, pero de este hecho nos dimos cuenta después, no en el momento de hacerlo. Estábamos convencidos, eso sí, de que Estados Alterados tenía un sonido particular, un sonido electrónico. Muchos grupos para entrar en el nicho de circuitos hacían covers de otras bandas, nosotros jamás nos metimos por ese lado para dar ciertos pasos. Incluso, antes del álbum habíamos sacado (al mercado) uno de 45 revoluciones por minuto, que tenía por un lado Muévete, y por el otro El velo, y eso fue, digamos, el abrebocas de lo que fue este disco que tantos años después uno como músico recuerda gratamente”, comenta Ricardo Restrepo (más conocido como Ricky).

Otro evento importante de este lanzamiento tuvo que ver con la parte audiovisual, un aspecto en el que este colectivo tiene el crédito de ser uno de los precursores en la industria del rock nacional.

“Ese álbum también estuvo ligado a aquel famoso encuentro con Simón Brand (director de cine colombiano) para lograr ese video de El velo, que en parte comenzó lo que llamaríamos la internacionalización de una banda de rock de nuestro país. Ahora la gente lo da por hecho, pero en esos momentos, abrir la puerta de un canal como MTV era algo que marcaba definitivamente”.

Mantener el motor de la creatividad encendido, poner en sintonía los egos, las creencias y los intereses de cada integrante, ha sido un gran logro, no solo a nivel profesional, sino humano. Así se refirió el baterista a lo que él estima como puntos clave para seguir vigentes como una de las bandas más importantes del rock electrónico nacional y latinoamericano. “Sabíamos que necesitábamos poner el ego a un lado y saber escuchar a los demás. Más allá de eso, yo creo que en Estados Alterados ha existido algo que hasta el día de hoy tenemos y es la curiosidad. No sólo la curiosidad a nivel musical, sino la curiosidad a nivel tecnológico, científico, literario, todo esto nos enriquece muchísimo. Si tú ves, el equipo de Estados Alterados es muy diverso y nutrido: Elvis es diseñador, profesor universitario, con maestría en arquitectura; por otro lado, está nuestra teclista, Nati (Natalia) Valencia, compositora clásica; además, está Pipe (Felipe) Carmona, guitarrista y productor”.

Sin duda, 30 años de trayectoria musical, con altos y bajos, pero con la misma pasión por mantener un proyecto vivo, es a todas luces admirable: “Lo que estamos haciendo lo hacemos con la convicción de estar creando algo. Más allá de la música, que es a lo que hemos venido apostándole desde hace muchísimos años, creemos y trabajamos como artistas independientes por abrir un abanico de posibilidades: es muy importante no sólo quedarse viendo a través de un lente, sino abrirlo y poder así descubrir muchos lentes más”.

Comparte en redes: