El grupo se presentó el sábado en Colombia al Parque

Guarura: el poder del sonido femenino

Desde 2008 cinco jóvenes se han dedicado a explorar las posibilidades del folclor llanero. Pronto se presentarán en México y Argentina.

Las integrantes de Guarura resultaron ganadoras de la convocatoria Portafolio Artístico para agrupaciones destacadas del Ministerio de Cultura, en 2015. Juan Santacruz

El sábado 26 de agosto de 2017 será una fecha que pasará a la historia para Diana Paola Castañeda Vera, Katherin Johana Romero Callejas, Lizeth Viviana Vega Mejía y para las hermanas Zaira y Jennifer Noguera Cárdenas, integrantes de la agrupación Guarura, que por primera vez se subieron a las tarimas de Colombia al Parque; un festival emblemático que celebra los sonidos nacionales.

Los vientos de agosto soplaban en el centro de Bogotá ese día, meciendo fuertemente los árboles de los cerros orientales como preámbulo al gran espectáculo que se viviría esa tarde en el Teatro Al Aire Libre La Media Torta.  En alguna parte de la capital colombiana estas cinco mujeres, tres de ellas bogotanas, una maraquera boyacense y una cantante llanera, que tiene sabor criollo en su voz, se estaban preparando para lo que sería una de las más importantes presentaciones de su carrera musical.

La ansiedad de subirse al escenario de Colombia al Parque no les permitió tener un sueño conciliador, pero la noche les sirvió para hacer remembranza de esas raíces que las llevarían a cantarle a Bogotá desde ese emblemático escenario. “El amor por la música llanera en la mayoría de las integrantes es por herencia familiar. Mi papá Simeón Noguera también es músico, toca cuatro, bandola llanera, canta y es compositor y a pesar de no ser llanero (él es santandereano) ama la música llanera y la ha difundido por más de 40 años. Desde que somos unas niñas nos ha inculcado el amor por éste folclor y fue nuestro primer maestro, recuerda una Zaira Noguera.

Como las hermanas Noguera Cárdenas, la boyacense Diana Castañeda, maraquera de corazón, es hija del cantautor Inaín Castañeda, una gran figura de la música llanera, quien fue sumergiendo a su hija en los sonidos llaneros despertándole la fascinación por aquella cultura musical, los paisajes majestuosos de la región y, por supuesto, la mamona, su plato típico; estos fueron los detonantes que la llevaron a acogerlos como propios y a dedicarse a tocarle a los Llanos Orientales.

Las integrantes de Guarura realizan su ritual antes de iniciar cualquier presentación y hacen una oración. “Encomendándonos a Dios para que todo salga bien y nuestra música llegue a los corazones de los espectadores”, afirma Zaira, quien interpreta el cuatro. Y al parecer los rezos y oraciones han funcionado, desde el 2008 estas jóvenes han cosechado una carrera musical en la que cada logro obtenido es mejor que el anterior. Da cuenta de ello su paso por el Mercado cultural Bomm, de la Cámara de Comercio de Bogotá, además son ganadoras de la convocatoria Portafolio Artístico para agrupaciones destacadas del Ministerio de Cultura - Bogotá 2015, entro otros reconocimientos destacados.

Katherin Romero, su bajista, recuerda que los nervios que la acompañan son similares a los que sentía cuando participó con el grupo en el torneo Internacional de Joropo 2011 de Villavicencio. “Fuimos el primer y único grupo femenino en subirse a la tarima de este torneo, es el festival más importante de música llanera. Hicimos historia, concursando con solo grupos masculinos llaneros propios de la región. Mientras nosotras nos presentamos en formato instrumental y sin ser de la región, fuimos finalistas del festival”, señala.

A las 4:45 de la tarde se inició la presentación de Guarura, vestidas de negro, chaqueta blanca con pintas de colores y un adorno en sus cabezas, se subieron empoderadas al escenario y fueron recibidas con un fuerte aplauso. Con instrumentos en mano comenzó un concierto desbordado de belleza, alegría y mucho talento interpretativo. La temperatura aumentaba a medida que transcurría la presentación; aplausos y bailes colmaban las gradas de la Media Torta, los asistentes movían sus cuerpos con canciones como La Potra Zaina, La caimana que ronca, Tierra majestuosa y Guayabo negro.

Guarura es un grupo de jóvenes que refleja, no solo la belleza colombiana, sino el talento femenino, que se ha abierto paso en un género que por décadas ha sido considerado masculino. Ellas rompen paradigmas y se suben a cualquier escenario con el poder de una Guarura, ese cacho de toro que emite un sonido fuerte y enérgico que puede escucharse a gran distancia.

Las integrantes del grupo tienen el poder de trasportar, a quienes las escuchan hasta los Llanos Orientales, con sus bellos atardeceres, su olor a campo y sus auténticos joropos. Ellas son música, belleza, paisaje y esplendor.

Les llegó el momento de bajarse del escenario de la Media Torta, lo hicieron con una sonrisa y con la tranquilidad del deber cumplido. Los asistentes disfrutaron del arpa, las maracas, el bajo, la guitarra y la voz de Guarura. Desde ya, esta gran familia musical empieza a empacar maletas para llevar su poderoso joropo a México, donde se presentará en septiembre, y a Argentina, a donde estarán en octubre.

 

Temas relacionados
últimas noticias

Las estrellas de Fania 50 años de salsa

Scorpions, el dulce sonido del metal

Viaje a la memoria de Leandro Díaz