La importancia de los archivos para construir la verdad del conflicto armado

hace 3 horas
Este domingo 28 de enero en el Teatro Mayor, en Bogotá

Ibeyi: música desde África hasta Cuba

El dúo integrado por las gemelas Lisa-Kaindé y Naomi Díaz presenta en un único concierto en Colombia “Ash”, su más reciente trabajo discográfico.

Lisa-Kaindé es la voz principal del grupo Ibeyi, mientras que Naomí Díaz toca la percusión norafricana.Cortesía

Ibeyi, banda de música electrónica formada en 2013 en París, está integrada por las gemelas Lisa-Kaindé y Naomi Díaz, hijas del famoso percusionista cubano Miguel Angá Díaz, integrante del Buena Vista Social Group. Ibeyi, palabra que le da nombre a la agrupación significa gemelos en yoruba, un dialecto de África Occidental.

Lisa-Kaindé es la voz principal e interpreta el piano, mientras que Naomí Díaz toca la percusión norafricana (cajón y batá) y hace los coros. A esto se le suman los sutiles samples, sintetizadores y beats de Richard Russell, productor de XL Recordings, que terminan de redondear la profundidad sonora del dúo, generando un encuentro entre el jazz, el pop, la música electrónica y el hip hop.

Antes de su concierto en el Teatro Mayor, en Bogotá, la agrupación habló sobre su propuesta musical.  

¿Cuál fue su primera presentación en público? 

Lisa Kaindé: La mía fue a los 15 años en un teatro grande de Paris (Le Bataclan). Me había invitado Raúl Paz, un cantante cubano, a cantar y tocar una de mis primeras canciones. Fue una experiencia increíble, a pesar de que me temblaban las piernas mientras tocaba el piano, sentí tanto placer en el escenario, tanta emoción y tanta libertad que quise volver a vivir esa experiencia y seguí componiendo esperando volver a tocar en público algún día.

Naomi: Nuestro primer concierto como Ibeyi fue en la cueva de un café parisino. Era muy chiquita, tenía cinco bancos y solo cabían nuestra familia y nuestros amigos. Cantamos nuestras primeras canciones a Piano y cajón, totalmente acústico. Parece que fuera hace diez años, pero han pasado únicamente cinco. Teníamos 18 y acabamos de cumplir 23.

¿En qué momento decidieron que iban a dedicar su vida a la música? ¿Hubo algún hecho en particular?

Hicimos una primera gira acústica por Francia a los 18 años, y también empezamos a tocar en primera parte de los conciertos de artistas reconocidos. Todo eso mientras seguíamos nuestros estudios. Ahí era por placer, sin tener disco ni pensar en la grabación de alguno. Durante uno de esos conciertos, un periódico francés grabo un video de la canción Mama Says’ y la puso en YouTube. Richard Russell, nuestro productor actualmente, vio ese vídeo y mando a la gente de XL Recordings a vernos tocar en París. Tres semanas después fuimos a verlo a Londres y dos meses después empezamos a grabar el primer disco en su estudio londinense. Ahí fue que empezamos a pensar en la música como profesión. 

¿Musicalmente qué creen que heredaron de su padre?

La libertad de mezclar todas nuestras influencias. Nuestro padre siempre nos decía “escuchen a los viejos”.  También nos transmitió la certeza de que la música es un arte espiritual, de que existe para unir, conectarse con uno mismo y unirse a los demás. 

¿Qué músicos, aparte de su padre, las han marcado e influenciado? 

Nina Simone, Meshell Ndegeocello, Amy Winehouse, Angelique Kidjo, John Coltrane, James Blake, Fink, Eminem y muchos otros. Escuchamos de todo, pero seguramente lo que más nos ha influenciado es el hip hop. Escuchamos muchísimo hip hop (nos encanta Kendrick Lamar), el dance hall, el reggaetón, y artistas como Prince y Erykah Badu.

¿Qué sonidos combinan?

Sonidos electrónicos con piano y percusiones orgánicas: cajón y bata-cajón. 

Ustedes son francocubanas, ¿en su música qué hay de Cuba y qué hay de Francia?

De Cuba toda la parte afro, el canto yoruba, las raíces ancestrales. De Francia, la apertura hacia el mundo entero. En París tuvimos la posibilidad de escuchar cualquier tipo de música, de ir a conciertos de todos géneros musicales, desde el jazz hasta el hip hop, del pop a la música clásica, de la música electrónica al rock y cualquier cantidad de músicas africanas, hindú, japonesa... hemos visto de todo.

El youruba es un dialecto en muchos lugares desconocidos, ¿Por qué decidieron cantar en yoruba? 

El yoruba se habla hoy en día en Nigeria y Benin. El antiguo reino del Dahomey. De allí deportaron los esclavos que llegaron a Cuba y a Brasil. El idioma, los cantos y la religión se transmitieron oralmente de generación en generación. En Cuba ya no se habla yoruba salvo en la santería, que es muy importante allá. Nosotras crecimos escuchando esos cantos. Son fascinantes, cuando los cantas, sabes que hay generaciones enteras de mujeres y hombres que durante varios siglos cantaron esos mismos cantos antes de ti. En África y en Cuba. Es muy poderoso ser un eslabón más de esa cadena.

¿Por qué decidieron comenzar la gira suramericana en Colombia?

Eso no lo decidimos nosotras, pero nos encanta empezar por Bogotá. Allí vive nuestro padrino.

¿Qué recuerdos tienen de Bogotá?

Muy buenos recuerdos. Estaba lleno el teatro, el público fue maravilloso a pesar de que cantábamos en inglés y en yoruba. Esta vez tenemos un tema en español, Me voy en el que invitamos a la maravillosa rapera española La Mala Rodriguez en el disco. Esperamos que el público de Bogotá lo cante con nosotras. 

¿Con qué se podrán encontrar los espectadores a su concierto?

Con ganas de compartir, con energía y con esperanza de pasar un momento de comunión.

¿Cuál es el mensaje para los jóvenes colombianos que quieren hacer música?

Crean en sí mismos, escriban y compongan mucho y siempre, escuchen mucha música de todo tipo de géneros y cuando tengan muchas canciones listas, busquen un buen abogado (risas).

Domigno 28 de enero, 5:00 p.m. Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo (Bogotá). Información y boletería: www.primerafila.com.co

 

últimas noticias

Trending Tropics, ¿el futuro ya pasó?

Sting y Shaggy en Bogotá: sonó la amistad