El Pentagrama

Julio Victoria, el pulso de la electrónica en un festival de música clásica

Con marimba, arpa, bajo y sintetizador, el DJ colombiano se presentará en el Cartagena Festival de Música. Su show es uno de los que producen más expectativa. Un accidente del que poco habla y su amor por la música house y techno lo llevaron, en 2005, a cambiar las raquetas de tenis por un sintetizador. Esta es su historia.

Julio Victoria era tenista profesional. El deporte blanco lo llevó a recorrer varios países, le dio la oportunidad de conocer diferentes tradiciones, experimentar con diversas culturas y, por supuesto, escuchar los ritmos que ponían a bailar al mundo. Cortesía

Julio Victoria es inquieto todo el tiempo. En su cabeza va mezclando diferentes ritmos. Es atento a lo que escucha, le encanta percibir los sonidos de las ciudades, ensamblar las melodías de las conversaciones pasajeras y reinventar una a una sus puestas musicales. No le gusta conformarse, prefiere estar en un constante estado de aprendizaje, de redescubrir cómo construir nuevas piezas con otras herramientas diferentes a los sintetizadores.

En esa nueva búsqueda descubrió que el sonido romántico del arpa, la batería, el bajo y las melodías de la marimba, características del Pacífico, pueden combinarse perfectamente con las mezclas de los sintetizadores y el show de luces. Una fusión que es el epicentro de Live, su nueva puesta en escena, un espectáculo que por primera vez llegará al Cartagena Festival de Música.

Con Live, un formato que tuvo su génesis en 2014, Victoria busca trascender la pista de baile y resaltar la instrumentación colombiana con fusión electrónica. Para conseguirlo, se desligó por completo de los tornamesas y de las luces de las discotecas y encontró en el ensamble de los ritmos del Pacífico y de los Llanos Orientales un aliado perfecto para aproximarse a un lenguaje musical mucho más orgánico.

“No suena al Pacífico o a los Llanos, directamente, pero se nutre de la esencia de sus melodías. Mezclamos ritmos electrónicos con instrumentos indígenas, creando nuevos sonidos experimentales. Esta puesta en escena, que es bastante versátil, la defino como un paseo sónico que va de 80 pulsaciones por minuto a 126, a través de múltiples géneros y culturas musicales”, señala el DJ nacido en Armenia.

Tras una gira exitosa en tarimas como Lollapalooza, en Chile y Argentina; el Lotte World Tower, en Seúl; el Festival Estéreo Picnic 2018, en Colombia, y el Black Box Musiikkitalo, en Finlandia, la visión del techno y del house de Victoria cautivó a Antonio Miscenà, director del Festival. El italiano acompañó durante varios ensayos a Victoria y quedó cautivado con su puesta en escena, la catalogó como una presentación “moderna y única que, en definitiva, rompía todos los esquemas que ha presentado el Festival en sus trece años”.

Las expectativas de su presentación son altas, sobre todo porque, pocas veces en Colombia, la música clásica se mezclará con los sonidos de la electrónica, el house y el techno en el auditorio Getsemaní, del Centro de Convenciones de Cartagena. “Es la primera vez que voy al Festival, pese a que lo llevo escuchando varios años. Es un evento que me llama la atención”, apunta el productor.

El 11 de enero, Victoria y su banda saldrán a escena junto con 20 músicos de la Filarmónica. Están motivados y esperan que de este show arriesgado e inspirador se construya un ensamble muy sólido que pueda ser parte de sus presentaciones del otro año. “Llevamos preparándonos desde diciembre para este festival con Pedro Sarmiento, que es el compositor y arreglista de mis tracks. Yo le paso a él la música y los ritmos y él se encarga de realizar todos los arreglos para la orquesta”, señala. Confiesa, además, que uno de sus intereses es investigar ritmos tradicionales del país.

Del tenis, a los sintetizadores

Julio Victoria era tenista profesional. El deporte blanco lo llevó a recorrer varios países, le dio la oportunidad de conocer diferentes tradiciones, experimentar con diversas culturas y, por supuesto, escuchar los ritmos que ponían a bailar al mundo. En ese ir y venir descubrió la música electrónica, esa melodía impresa en los discos de vinilo que compró en Plattentasche, una tienda en Alemania, lo atrapó. Desde 2005 encontró que entre el house y el techno iba a pasar sus días.

Un accidente, del que poco habla, y su amor por mezclar ritmos lo llevaron a cambiar las raquetas por los sintetizadores. Desde entonces no se ha separado de la electrónica. A su regreso a Bogotá, junto a sus amigos, alquiló una antigua sala de billar para fundar Billaire Londres, un club en el centro de la ciudad que es donde Victoria muestra en exclusiva sus tracks antes de llevarlos a las tarimas del mundo. Uno de ellos es Left, quizás, una de sus piezas más emblemáticas, la que describe como un trabajo hipnótico y una evolución de los anteriores.

La armonía, equilibrio y movimiento que tienen los tracks de Julio Victoria lo han convertido en uno de los grandes exponentes de la música electrónica en Colombia. Ha brillado en tarimas de Estados Unidos, Sudáfrica, Reino Unido y México, y ahora, con Live, su proyecto instrumental, quiere deslumbrar el escenario del Cartagena Festival de Música. Con su presentación, Julio espera conseguir la Victoria de la electrónica en un evento consagrado a la música clásica.

899190

2020-01-10T21:00:00-05:00

article

2020-01-10T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Paula Casas Mogollón

Música

Julio Victoria, el pulso de la electrónica en un festival de música clásica

78

5102

5180