Júpiter & Okwess, el pasado y el presente de la música congolesa

A través de su propuesta artística, el colectivo invita a repensar la historia de la República del Congo y sus canciones estimulan la reflexión sobre las motivaciones de los gobernantes. La banda se presentó en Bogotá y Cali.

Jean Pierre Bokondi es el nombre real de Júpiter, quien lidera su banda desde 1983. Guillermo Camacho

El pasado 16 y 17 de mayo se presento en el Teatro Colsubsidio de Bogotá y en el Cali Music hall la agrupación congolesa Júpiter & Okwess. Estas dos ciudades vibraron con la energía y el sonido electrizante que va desde el Soul, y el R&B hasta el rock y funk fusionado con sonidos ancestrales congoleños gracias al trabajo de la agencia AfroPicks, que promueve artistas de África y su diáspora en América Latina.

La agrupación, que visitó por primera vez Colombia en la pasada edición de Rock al Parque 2018, trajo la vibración desde el continente africano. Este colectivo ha sido reseñado y destaco en los portales más importantes de música en el mundo, no solo por su maestría interpretativa y musical, sino por el mensaje de sus canciones, pues su música es una hibridación de las tradiciones congolesa fusionada con sonidos más contemporáneos que vienen directamente desde los barrios marginados de Kinshasa, capital del Congo.

A través de su propuesta, el colectivo invita a repensar la historia de su país y estimula la reflexión sobre las motivaciones de quienes gobiernan. Cuando comenzó el proyecto Júpiter & Okwess, la gente sentía que estaba reproduciendo música occidental, pero treinta años después ese mismo público se dio cuenta de que se trata de la música del Congo. Júpiter manifiesta la importancia de la música como herramienta pedagógica para la educación de los niños en su país.

No es extraño identificar las similitudes con las músicas afrocolombianas y sus contextos, una relación que siempre va de la mano junto a las músicas tradicionales. Júpiter & Okwess el pasado 11 de mayo visitaron las instalaciones de la Fundación Canalón dirigida por la maestra Nidia Góngora en el distrito de Agua Blanca, al oriente de Cali, en donde intercambiaron ritmos y saberes. De esa unión surgió un puente esencial para el fortalecimiento cultural de las manifestaciones tradicionales de Colombia.

En su visita a Colombia, Júpiter & Okwess presentó su más reciente álbum “Kin Sonic” (2017) en el que se destaca la fiesta congolesa con la capacidad de las voces y unos coros que, con el sonido del grito remezclado de los antepasados, recuerda el poder transformador y sanador de la música. En el registro participaron destacados músicos como Warren Ellis, en el violín; y Damon Albarn en los teclados.

Producido por Marc Antoine Moreau (Amadou & Mariam, Songhoy Blues) y François Gouverneur, “Kin Sonic” encuentra su esencia en el legado musical que ha permanecido oculto, recreando la unión de mundos que se perciben como diferentes y a través de la música se comparten y trascienden fronteras.

Okwess. que traduce “comida” en el idioma Kibunda, es la mezcla de muchos sonidos, viajes y encuentros. En las propias palabras de su líder, se trata de los ingredientes de la música, y a través de ellos, los públicos se han acercado cada vez al renacer de la esencia del Congo.

Jean Pierre Bokondi, más conocido como Júpiter, nació tres años después de la independencia del Congo, un acontecimiento que marcó la historia de este país, convirtiéndose en la primera nación socialista del continente africano.

La nueva alineación de músicos es la tercera generación, en la que desde 1983 siempre se ha mantenido como líder. La nueva alineación está conformada por Júpiter en la voz principal y percusión, en la batería Montana Kinunu, en las guitarras Eric Malu y Richard Kabanga, en los coros e instrumentos tradicionales Blaise Sewika; y en el bajo Yende Balamba.

Júpiter decidió crear su propio modo de expresión musical al que llama Bofenia Rock un género tradicional que suena en Lemba, barrio de Kinshasa donde actualmente vive.

Estos sonidos, que fusiona con músicas contemporáneas, son herencia que adquirió de su abuela quien conservaba los saberes ancestrales. Júpiter comenta que en Kinshasa existen más de quince agrupaciones que están haciendo lo mismo, es una nueva generación que está rescatando la música tradicional congolesa y él ha sido una inspiración para todos ellos.

“En todos los ritmos de paso o de transición hay música, al nacer, al casarse, en la guerra o la muerte hay música, hay sonidos que representan nuestro paso por la vida”, comenta con toda seguridad, siempre llevando un mensaje positivo a los jóvenes que viven las realidades más duras de su país.

Preservar y conservar esa tradición, un elemento esencial en este proyecto musical que cree y quiere que la gente tenga conciencia de la importancia de las músicas tradicionales en el surgimiento de nuevas propuestas sonoras. En un mundo con grandes problemas sociales, la música de Júpiter & Okwess busca trascender las fronteras y abrir nuevos caminos en busca de políticas culturales que beneficien a las nuevas generaciones de congoleños.

 

 

últimas noticias