Homenaje

La muerte prematura de “el Nene” del Real

Noticias destacadas de Música

Si usted bailó alguna vez “El Patacón Pisao”, seguram,ente fue el tema arreglado e interpretado por Del Real y su orquesta “El Nene Los Traviesos”. Murió la semana pasada por el nuevo coronavirus.

Víctor del Real, más conocido como “el Nene”, fue uno de esos músicos brillantes que, surgidos en los barrios populares de Cartagena e influidos por la riqueza sonora que llegaba de todas partes en los años sesenta y setenta, supo crear, casi que de manera natural, momentos inolvidables para todos los que gozamos esa música que nos ha acompañado en tantos momentos chéveres -y no tanto- de la vida. (Más de Petrit Baquero: El legado del Grupo Niche a propósito del Premio Grammy anglo).

Basta decir que se trata de quien impuso “El Patacón Pisao”, un súper éxito compuesto por el chocoano Ramón Chaverra y cantado por Juan Carlos Coronel, pero arreglado e interpretado por del Real y su orquesta “El Nene Los Traviesos”. Este tema, a mediados de los ochenta, sonó por todas partes, no solo por su letra jocosa, sino también por un swing Caribe bacanísimo que tenía de todo un poquito: merengue, salsa, kompa haitiano, chandé y quién sabe qué cosas más. Y ahí estaba “el Nene”, con ese tumbao único en el piano que varios intentaron imitar, pero no pudieron.

Además, vale decir algo importante y es que del Real también fue el pianista, durante muchos años, de Joe Arroyo, y si bien muchos se acuerdan del gran Chelito de Castro, no son pocas las canciones maravillosas y los grandes éxitos que “el Nene” grabó con el inmortal artista cartagenero: “Tal para cual”, “Mosaico de la Chula”, “Triste lamento”, “Mara Paola”, “Falta la plata”, “La Madera” y “Ella y tú”. Y, en toda esta trayectoria, “el Nene” también grabó con otros importantes artistas del Caribe como Juan Piña, The Latin Brothers y Gabino Pampini. (Recomendamos: La historia de la tensa relación de Willie Colón y Rubén Blades).

También es el padre de Cristian del Real, el peladito como de tres años que, a mediados de los noventa, tocaba el timbal como todo un profesional y que, incluso, llegó a alternar con Tito Puente (palabras mayores) convirtiéndose, con el tiempo, en un excelente artista. Mejor dicho, “el Nene”, como lo siguieron llamando, a pesar del paso de los años, fue un creador con todas las de la ley, quien siempre tuvo la inquietud de seguir presentando proyectos, acompañando a artistas nuevos y veteranos, y mostrando buena onda y cheveridad (eso transmitía en las entrevistas y eso dicen los que lo conocieron).

Según cuenta “El Universal” de Cartagena, Víctor, nacido el 19 de julio de 1954 en la emblemática calle de los Chivos, entre los barrios La Quinta y Lo Amado, heredó el talento musical de su madre Catalina Cantillo, quien era reconocida por cantar y tocar los tambores en las celebraciones populares. Con el tiempo, resultó tocando diferentes instrumentos con numerosos grupos, pues tenía la facilidad de sacarle sonido (y un sonido chévere) a cualquier cosa que le pusieran por delante. Por eso, se lucía con el piano, la guitarra, el bajo y era tronco de arreglista.

Víctor “el Nene” del Real murió por cuenta del nefasto covid-19, luego de varios días luchando por su vida. Tenía 67 años. Con su triste partida, se une a la lista de tantos otros a los que este virus se ha llevado y que, para mí, se van antes de tiempo. Así, los que amamos la música del Caribe lamentamos profundamente su partida.

Nos quedan los discos y los videos, pero también la nostalgia de pensar que “el Nene” podía habernos acompañado, al menos, un ratico más (y que suene “El Patacón”).

* Petrit Baquero es historiador y politólogo, músico y melómano. Es autor de El ABC de la Mafia. Radiografía del Cartel de Medellín (Planeta, 2012) y La Nueva Guerra Verde (Planeta, 2017)

Comparte en redes: