Los 14 cañonazos bailables, algo más que un disco

En esta oportunidad la compañía presenta el variado más importante de Colombia en una USB: una tarjeta troquelada en forma circular que simula un disco de vinilo.

Los "14 cañonazos bailables" ahora en digital.Cortesía

Es conocido por todos que la historia de la música popular en Colombia se vive en esta serie que ya es tradicional para las festividades decembrinas, al igual que las luces, los colores y el espíritu navideño. 14 Cañonazos Bailables, es el primer variado de Colombia. Ya es tradición en el país que cuando llegan las festividades del mes de diciembre, el disco es la compañía musical imprescindible; un álbum que Discos Fuentes publica sin interrupción desde 1960.

Año tras año esta producción es la número uno en el gusto de quienes celebran la Navidad con buena música bailable. La idea de 14 Cañonazos Bailables nació en 1960, en un año en que el ambiente musical de Colombia se encontraba liderado por Discos Fuentes y en el exterior ya empezaban a conocerse los aires tropicales, gracias a las producciones realizadas por la compañía. La inquietud de hacer un variado de inmediato fue acogida por don Antonio Fuentes.

Se empezó a buscar un nombre para esta serie y surgió la palabra que recordaba los cañones que defendieron a la ciudad de Cartagena, cuna del fundador y de la empresa. Se seleccionaron 14 temas de los que en las festividades anteriores habían sido éxito. Así nació el primer volumen de la famosa serie 14 Cañonazos Bailables, donde se incluyeron porros, cumbias, gaitas y el paseaíto, el ritmo de moda del momento.

 

Sus carátulas

 

Las carátulas de la serie siempre han causado gran impacto entre el público, que cada año está a la expectativa del lanzamiento. En el empaque de sus dos primeros volúmenes aparecen los cañones de Cartagena, donde nació la disquera en 1934. En la tercera, además de los cañones, se ubicó una pareja y luego empezó a prevalecer la figura femenina. La mujer conquistó el protagonismo de las futuras carátulas de la serie, algunas de ellas, bastante atrevidas para la época en que se publicaron. Por ejemplo, en 1966 apareció la primera modelo en bikini, rodeada de cañones de juguete apuntándole.

Fue fotografiada por el aviador Hugo Molina, que años después moriría en un accidente aéreo. Luego de Hugo Molina, las fotos fueron responsabilidad de la hija de don Antonio Fuentes, quien por más de 12 años proporcionó la imagen de 14 Cañonazos, usando modelos de Medellín. En el volumen 20, apareció una mujer totalmente desnuda dentro de una canasta de mimbre y la imagen del cañón había desaparecido por completo. En 1977, se recurrió a imágenes de modelos internacionales, ya que la familia Fuentes se radicó en Estados Unidos.

Se volvieron a contratar modelos colombianas en 1990, cuando apareció en la portada una fotografía de Alejandro Velásquez, y desde entonces han aparecido casi veinte modelos, entre las que se cuentan Sandra Posada (Vol. 33), Diana Mondragón (Vol. 35 y 36), Ana Carolina Da Fonseca (Vol. 40), María Patricia Montoya (Vol. 41 y 42) y la periodista Carolina Abad (Vol. 38). Como anécdota, no faltó quien se asombrara cuando vio la modelo en la realidad y como apareció en la carátula. Por ejemplo en el volumen 33, la División de Imagen de Discos Fuentes, contando con los avances tecnológicos, dio el retoque digital a la modelo aumentándole la cadera, el busto y organizándole el peinado. El traje de baño también fue cambiado en su color.

 

 

últimas noticias

P!nk lanza la canción "Walk me home"

Muere Peter Tork, bajista de The Monkees