Además, estudia Psiquiatría

Luis7Lunes, otro mundo posible

Noticias destacadas de Música

Antes de terminar el año 2020, Luis7Lunes presentó “Audio descriptivo”, un disco particularmente mordaz, que reúne a varios de los raperos más valorados del país.

Luis rapea con la serenidad que da enfrentar la muerte sabiéndose inmortal. Porque para Luis, el médico —con una especialización en Psiquiatría en curso—, el hombre para el que todos los días parecen lunes, más conocido por eso como Luis7Lunes, pasar del hospital al estudio es también pasar de la realidad a la posibilidad, de lo que está dado o lo que podría ser, la vida de otro modo, otro mundo posible, ese mundo que dibuja con los versos que lo harán eterno.

Un dibujo libre como regla fundamental que se vale de todo sin perder el sentido, que ha sido transversal en los trabajos que ha publicado hasta ahora, Ruidos en Hamelin (2015); El armador del sol (2018); Un EP de Maat (2019) a dúo con Maco Maat, y Audio descriptivo (2020), que toma su nombre precisamente de ahí.

“Me gusta darle a la persona que está escuchando como una imagen en particular, entregar frases o incluso la canción entera que sean muy visuales, que te pongan en una película, por así decirlo. Y sentía, a medida que lo iba haciendo, que este álbum era eso, y creo que cogió ese tinte visual sobre todo cuando se fueron agregando las otras personas que participaron en él”, dice Luis.

El álbum, cuya elaboración empezó antes de que el mundo se encerrara por la pandemia, partió de un capricho: la idea de colaborar con sus amigos, aquellos que entienden el rap como él, como un asunto casi espiritual y lo viven como una obsesión. Con la llegada de la pandemia, se encerró a escribir. En octubre de 2020, cuando fue posible volver a salir, se juntaron todos: Luis, Gambeta, N. Hardem, Vic Deal, Maco Maat, Sison y Anyone de No Rules Clan, Daniel Restrepo el Ruso y AvenRec, y en un fin de semana grabaron todo.

“El rap nos fue uniendo y haciendo amigos, es el punto de encuentro de historias de vida muy distintas. Yo toda la vida he estado tocado por el rap. El rap abarca todas mis posturas, mis maneras de entender la existencia y entenderme a mí mismo. Llevo toda la vida enamorado del rap y me veía haciendo rap desde siempre, pero no obligando al rap a darme la comida, porque siempre he tenido la idea de que obligar a un proceso creativo a dar dinero es como un salto al vacío… yo no pensaba que eso pudiera suceder, y tomé la decisión de estudiar Medicina”.

A la medicina llegó guiado por preguntas que empezó a hacerse desde niño. Quería saber sobre sí mismo, por qué pensaba de determinada manera y no de otra. Por qué los otros pensaban distinto. Quería saber del cerebro, lo que contenía, lo que hacía. Quería saber de la mente. En la medicina, además de las respuestas, también se ha encontrado con otros y en ellos se ha visto, se ha encontrado a sí mismo.

“Desde el trabajo, siempre he estado muy conectado con la muerte, no directamente de salvar vidas o que se me mueran pacientes, sino desde la mortalidad, de saber que uno se va a morir y de las secuelas que deja la muerte, del dolor del que se queda. Y haber conectado con personas que sufren de algún tipo de problema mental o están pasando por una situación muy difícil me ha conectado conmigo mismo, sobre todo con la manera de ver la vida, porque a pesar de todo ese sufrimiento siempre hay esperanza, alguna luz de que esto puede estar mejor, de que las cosas hay que lucharlas, hay que seguir yendo a pesar de las dificultades”, dice Luis7Lunes.

La medicina ha hecho que su rap sea posible, pues ha permitido que la música no sea un trabajo, sino, simplemente, que sea... Y el rap ha hecho otro mundo posible, ese mundo que ha ido dibujando Luis con sus letras desde que estaba en el colegio. Un mundo desde donde mirar críticamente la rutina, el trabajo, la existencia... Porque la posibilidad es, como dijo Estanislao Zuleta, otro tipo de vida desde la cual miramos y juzgamos esta. Una vida donde matar no sea más barato que la vida misma, porque la muerte es solo una; la vida, en cambio, son posibilidades infinitas.

De ahí su rap atípico, y el de su sello, Afterclass; del que también hacen parte Vic Deal y Maco Maat. Un rap que se sale de las categorías establecidas, de lo que se supone, pero sobre todo honesto. Otra escuela. Y Audio descriptivo es, de alguna manera, la consolidación de esa apuesta, un disco que no busca demostrar nada, pues se siente confiado de su rap y del lugar que le dado. Un disco atizado por el combustible que fue la pandemia y que volvió a Luis7Lunes sobre sí mismo.

“Todo el mundo tiene que tener una postura del amor, de la política, de la religión, de los amigos, de lo que quiere hacer en su vida... Este disco sacó muchas de esas cosas. Finalmente, esto soy yo, no solo ese pedazo que se ve en otra canción de competencia o de alegrías. También esto, los miedos las preocupaciones, la rabia, no sé… y este disco es mío, más allá de que haya gente que se lo disfrute, más allá de que haya gente que se identifique, que se lo ‘solle’ y que lo tome y lo valore y lo quiera, esto es un disco de mí para mí”, concluye enérgico el rapero.

Comparte en redes: