Tiene el propósito de internacionalizar su forma de hacer rancheras

Mateo Castro muestra el lado más espiritual de su música

Noticias destacadas de Música

El artista bumangués lanzó el sencillo “Dime”, en el que hace una mezcla entre el pop y los elementos del regional mexicano.

¿Cómo ha sido el recibimiento de “Dime”, su más reciente lanzamiento?

Esa es una canción que tuve la dicha de hacer y lanzar, así como he tenido la maravillosa noticia de que ha sido un éxito en Colombia. A un mes de haberla lanzado ya obtuvo dos millones de vistas en YouTube y a nivel nacional la canción ya ha ocupado los primeros puestos en las emisoras. Al oyente le ha gustado mucho esta fusión que estoy haciendo con el regional mexicano, la ranchera colombiana y el pop. Además, en tan solo seis meses de haber lanzado mi carrera musical, ya las personas en Instagram me dejan mensajes que son muy positivos y que a uno como artista lo llenan y más a mí, que soy una persona que se deja llevar mucho por los sentimientos.

¿Por qué decidió fusionar el regional mexicano, la ranchera colombiana y el pop?

Ahora la ranchera está disparada en Colombia. Hay artistas de la talla de Yeison Jiménez o Jessi Uribe y muchos otros, entonces quería presentar algo a Colombia fresco y un poco diferente a lo que están haciendo mis colegas. A raíz de eso tuve la oportunidad de viajar a México y conocer a mi productor, quien también es compositor, tuvimos una empatía y eso dio como resultado el tema Dime.

¿Qué temas lo inspiran al componer?

Soy muy sensible y romántico, a veces paso por ser un poco cursi, pero eso me ha llevado a componer historias lindas. Por ahora me encuentro en Texas, porque estoy preparando mi siguiente sencillo, que será lanzado muy pronto y presentado al público colombiano. El amor es el tema que me gusta y que sobresale al crear una canción.

¿Ha pensado hacer colaboraciones con otros artistas?

Precisamente estamos trabajando en eso. Ya estoy haciendo contactos con un artista mexicano ya conocido en el medio. He tenido la bendición de sonar ya en algunos países como Ecuador y México, mientras que en Estados Unidos ya tenemos algunas presentaciones en Atlanta.

¿Cómo expresa la conexión con Dios en su carrera musical?

Así como soy sensible para lo romántico, también soy muy sensible para lo espiritual. Siempre he dicho que Dios es parte de mi proyecto y me he dejado llevar por la voluntad de él. Por ejemplo, el video de este sencillo fue realizado en Medellín. Se pudo contar una historia sobre las relaciones tóxicas. Sin embargo, al final del video ocurre algo gracias a la fe. Por eso siempre invito al público para que vaya a ver mis videos y conozcan las historias que contamos a través de ellos.

¿Le ha escrito canciones a Dios?

Las canciones las represento y las trato de unir algo con Dios y en general todo en mi vida. Cada vez que voy a escribir una canción le pido a Dios que me abra la mente y el alma para poder componer lo que siento en ese momento. Una de las canciones que he escrito prácticamente se la hice a Dios. La canción se llama Síntomas de amor, la compuse en una noche en la que me sentía melancólico, muy solo, no sé qué me estaba pasando, pero salió esa canción.

¿Siempre quiso dedicarse a la música?

Desde niño siempre quise la música, por eso participaba en los coros del colegio y de la iglesia. Mi sueño siempre ha sido ser un gran artista y poder representar a Colombia y a mi tierra, Santander.

¿Qué oportunidades ve para el género ranchero en Estados Unidos?

Veo oportunidades en California, porque es un estado muy latino, y ahora en Texas, donde me encuentro, están muy marcados por lo mexicano. Me pasó algo muy curioso y es que en un restaurante al que llegué en Estados Unidos alguien me preguntó si yo soy Mateo Castro y esa persona se paró, se tomó fotos conmigo y dijo que habían escuchado la canción en la radio y eso me llenó de alegría.

¿Cuáles son sus proyectos?

Estamos en plena gira promocional, virtual. Tenemos planeado comenzar a visitar otras ciudades a donde ya se puede ir presencialmente. No veo la hora de estar ya en Bogotá, porque es una ciudad que me ha apoyado desde que comencé.

Comparte en redes: