"Queremos cambiar el mundo y divertirnos al mismo tiempo. ¿Qué hay de malo en ello?": Bono

El vocalista de U2, Bono, asegura que el grupo está dispuesto a seguir trabajando durante los próximos años: "Esa es nuestra oración familiar. No es la oración más grandiosa. Es solo que estamos disponibles para el trabajo. Esa es la oración de U2. Queremos ser útiles, pero queremos cambiar el mundo. Y queremos divertirnos al mismo tiempo. ¿Qué hay de malo con eso?".

El músico irlandés de 57 años habla de su reciente disco, Songs of Experience, número 1 de Billboard y secuela de aquel Songs of Innocence de 2014.AFP

En una entrevista con Rolling Stone publicada este miércoles, Bono explica que actualmente está aferrado a la idea de que "a través de la experiencia de alguna manera importante se puede recoperar la inocencia". El músico irlandés de 57 años hace así un juego de palabras con el título de su reciente disco, Songs of Experience, número 1 de Billboard y secuela de aquel Songs of Innocence de 2014.

"Quiero ser juguetón, quiero ser experimental. Quiero mantener la disciplina de la composición de canciones en el futuro, que es algo que creo que hemos dejado ir por un tiempo", reflexiona en una entrevista en la que también habla sobre el sentimiento de mortalidad que recorre todo el álbum Songs of Experience.

Según apunta, se debe a la situación mundial pero también a una reciente etapa personal en la que problemas de salud le han enfrentado severamente con su propia mortalidad. Sin querer hablar de ello ni entrar en detalles concretos, admite: "Las personas tienen estos eventos de extinción en sus vidas; podría ser psicológico o podría ser físico. Y, sí, fue físico para mi".

"Pero creo que me he ahorrado toda esa telenovela. Especialmente con este tipo de obsesión de las celebridades con las minucias de las vidas de las personas: he salido de eso. Quiero hablar sobre el tema de una manera que permita a las personas completar los espacios en blanco de lo que han pasado", señala.

Sí explica Bono que su experiencia personal ha llevado a que las canciones, aún hablando algunas sobre mortalidad, tengan un ritmo rápido e incluso alegre, sin perder el sentido del humor: "No rendirse a la melancolía es lo más importante si vas a luchar para salir del rincón en el que te encuentres. Y nunca quise rendirme a eso, así que el punk rock, el tempo de algunas canciones, de repente se volvió realmente importante".

Este momento personal también le llevó al cantante a aferrarse al poder del amor, no solo romántico o pasional, sino también diario y ordinario. "Una de las cosas que me pregunté a mi mismo en este álbum fue 'si tuvieras una única cosa que decir, ¿cuál sería?' Si esto es todo lo que nos queda, estoy contento con ello: el amor", reflexiona.

Por último, se muestra convencido de que hay esperanza para el mundo en el futuro, a pesar de estar en una etapa que le disgusta tanto como la de Donald Trump en la presidencia de los Estados Unidos. "Hay esperanza, pienso que el momento sencillamente tiene que ser recuperado. Esta es seguramente la era más sombría desde Nixon", resalta.

"Seguramente socava la idea de Estados Unidos lo que está sucediendo ahora. Y los republicanos lo saben, los demócratas lo saben. Sabemos que algunos que deberían saberlo mejor han tratado de aprovechar la fama -de Trump- para hacer las cosas. Vivirán para arrepentirse. Estados Unidos es la mejor idea que el mundo haya tenido, y esta es potencialmente la peor idea que le haya pasado a Estados Unidos", concluye.

Temas relacionados