Publicidad
29 Apr 2022 - 5:42 p. m.

¿Quiénes son los ‘Rey de Reyes’ del Festival de la Leyenda Vallenata?

Este año se celebra esta edición especial, creada en 1987, que premia al mejor de los mejores acordeoneros. Ha coronado a cuatro en la historia del Festival: ‘Colacho’ Mendoza en 1987, ‘El Cocha’ Molina en 1997, Hugo Carlos Granados en 2007 y Álvaro López en 2017. Aquí un breviario de cada uno de ellos.

Alberto González Martínez

A la izquierda Hugo Carlos Granados (2007) y a la derecha Álvaro López (2017). / Cortesía de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata
A la izquierda Hugo Carlos Granados (2007) y a la derecha Álvaro López (2017). / Cortesía de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata
Foto: Cortesía de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata

Nicolás ‘Colacho’ Mendoza, el rey de la élite

‘Colacho’ fue el primer ‘Rey de Reyes’ y el primero de ellos en morir. Fue en 2003. Dieciséis años después de llevarse la corona más importante en el vallenato, cuando el Festival de la Leyenda se hacía en la Plaza Alfonso López Pumarejo. Una plaza de arena y piedras. Aquella noche no llovieron los aplausos y arengas. Llovieron piedras.

‘Colacho’ no era el favorito del pueblo. Tampoco era la primera vez que pasaba. El precedente era el primer Fesstival de la Leyenda que ganó en 1969. Era la segunda edición y tampoco era el favorito. La gente prefería a Lizandro Meza. Cuando anuncian el veredicto a Lizandro lo sacan en hombros a pesar de no ser el ganador. Y ‘Colacho’ a piedra.

El resentimiento del pueblo con este acordeonero no era por sus virtudes con el acordeón. Que sí las tenía. Argumentaban que él solo tocaba acordeón en las parrandas que la élite hacía en el Club Valledupar, donde antes no permitían tocar el acordeón. ‘Colacho’ solo tocaba para la gente rica de la ciudad a pesar de ser un hombre de pueblo.

(Le recomendamos: Paseo histórico por el Festival de la Leyenda Vallenata)

Conoció a Escalona con quién luego grabó algunos discos. Antes de llegar a Valledupar. ‘Colacho’ llegó al municipio de San Diego gracias a su ejecución con el acordeón que gustó a alguien del pueblo, quien luego le presentó a la familia Pavajeau, una de las familias ricas de Valledupar. ‘Colacho’ dijo que con ellos “se le apareció la virgen”.

Gonzalo ‘El Cocha’ Molina, de ‘pollo’ a gallo fino

Unos dicen que es el Cocha / otros dicen que es el Diablito / no se olvidan que al Pollito / también le pesa la nota.

Así decía la pulla de “El Pollito Herrera”. Uno de los favoritos a ganar la corona ‘Rey de Reyes’ en 1997. Aunque el del público era Omar Geles. ‘El Cocha’ no tanto. Los asistentes lo terminaron respaldando cuando finalizó su presentación. Así se quedó con la corona más importante del Festival de la Leyenda.

No es lo único grande que ha hecho. Estuvo al lado de los más grandes del vallenato: Diomedes Díaz, Iván Villazón, Jorge Oñate y actualmente está con Poncho Zuleta. No le ha bastado el vallenato y ha grabado con Guayacán Orquesta, Juan Manuel Serrat y con Gloria Estefan, que le mereció un Grammy Latino.

A sus 31 años ganó el Rey de Reyes. Ahí dejó de ser un “pollo”, como le dicen a los jóvenes que están aprendiendo a tocar acordeón. Se convirtió en un gallo y de los más finos. No fue producto de la suerte sino de la preparación. Ya había ganado la categoría Infantil (1978), Aficionado (1982) y Profesional (1990).

Sus contrincantes frecuentes en los concursos y las parrandas eran Omar Geles y Navín López. A Geles lo buscaba para ‘picarlo’ y a le gente le gustaba. Lo mismo pasaba con López. Hasta el día en que Iván Villazón, que también era el guacharaquero de ‘El Cocha’, le pegó en la cabeza con el instrumento a un cajero de López porque no estaban de acuerdo con el fallo del jurado.

(Le puede interesar: Voces femeninas protagonizarán el festival español Womad Cáceres 2022)

Hugo Carlos Granados, el pentacampeón

Cuando Hugo Carlos ganó el Rey de Reyes tuvo que enfrentarse con su hermano Juan José. Dos acordeoneros del mismo peso y de la misma sangre. La familia se dividió. Unos apoyaban a uno y otros al otro. Pero ese día la balanza se inclinó al ganador de las cuatro coronas anteriores.

No solo fue eso. La ejecución también pesó. Hugo Carlos interpretó con maestría su acordeón. Mezcló estilos. El de Luis Enrique Martínez, ‘Colacho’ Mendoza y Emiliano Zuleta. Eso convenció al jurado. Al público no tanto. Ellos estaban con Omar Geles y Saúl Lallemand. Eran exitosos en sus carreras comerciales y querían que también lo fuesen en esa edición.

El Festival de la Leyenda tiene otras lógicas. Prevalece la calidad en la ejecución y el toque tradicional. Eso lo tiene de sobra Hugo Carlos. Pertenece a una dinastía de cinco generaciones. Cinco. El mismo número de sus coronas. Y uno de los principales responsables es Ovidio. Su padre. Le enseñó a tocar el acordeón.

Defiende su dinastía con la convicción de que el vallenato tradicional es verdadera música y no como la de ahora. No le gusta que le llamen vallenato a esta nueva generación. Propone algo así como ‘música alternativa de acordeón’.

Hugo Carlos ha hecho historia. No solo por ser uno de los cuatro ‘Rey de Reyes’ en los 55 años de historia del festival de la Leyenda Vallenata. No solo por ostentar el mayor número de coronas. No solo por grabar con grandes cantantes como Iván Villazón. También ha llevado la música vallenata a lugares recónditos. De esos pocos se pueden dar el lujo. Gabo a Estocolmo. Hugo Carlos a Medio Oriente.

Álvaro, el rey de reyes de los López

Es el más reciente ‘Rey de Reyes’. Ganó en 2017. Tampoco era favorito. Cristian Camilo Peña sí lo era. Quedó en el segundo puesto y público protestó. Pero al final, cuando lo coronaron a Álvaro López lo aplaudieron. Lo aceptaron o se resignaron a que fuera el cuarto ‘Rey de Reyes’ del Festival de la Leyenda Vallenata.

Pero la dinastía pesa en este Festival. Una dinastía de reyes que carga a cuestas tres generaciones. El primer rey fue ‘Miguel’ López. El segundo ‘El Debe’ López, el tercero el mismo Álvaro y Navín el cuarto. Los dos últimos eran los vigentes para llevarse el premio gordo. Así que la competencia no solo era con los otros acordeoneros sino con la misma familia.

Navín y Álvaro se presentaron en 2007 para llevarse el Rey de Reyes, pero el peso de otra dinastía lo opacó. La corona se la llevó Hugo Carlos Granados. Álvaro quedó de cuarto su primo quedó en el segundo. Quedó más cerca de la corona. La final de la próxima edición ya estaba cantada, Quedaría en mano de uno de los López

(Puede leer: Lady Gaga anuncia “Hold My Hand” como parte de la BSO de “Top Gun: Maverick”)

En 2017 Álvaro no se dejó opacar de los rumores de que Carlos Vives había movido influencias para que Cristian Camilo se llevara la corona. Así que Álvaro lo opacó a él, Wilber Mendoza, a Almes Granados y a su propio primo. Aun asó. Más que la corona de López es la corona de los López.

Fundación Color de Colombia*

Síguenos en Google Noticias