“The Thrill of It All” (“La emoción de todo”)

Sam Smith: sincerarse en la música

El más reciente álbum del artista británico salió a la venta el 3 de noviembre y ahora dice que sus canciones son aún más honestas que las del primer disco.

Samuel Frederick Smith nació en Londres en 1992. Desde niño se interesó en la música, asistió a clases de canto y composición con Joanna Edén. Cortesía

La canción comienza solo con su voz, suave y nostálgica. Cuando termina la primera estrofa se escucha el piano y es como si el tema empezara nuevamente, ahora voz y piano juntos. Al minuto y 22 segundos canta la frase It’s like the fire replaced all the love, es como si el fuego hubiera reemplazado todo el amor.

Burning es uno de los sencillos que Sam Smith sacó al mercado antes del nuevo álbum, en sus redes sociales escribió: “quería compartir con todos ustedes la canción, que creo, es la más personal que he escrito. Al momento de escribirla [...] no me gustaba a mí mismo. No me respetaba a mí mismo”. Sin embargo, la música para él es una terapia y su álbum, The Thrill Of It All, es el espejo de la nueva persona que es.

Sam Smith desapareció de las redes sociales y de los tabloides después de la entrega de los Óscar en 2016. Esporádicamente hizo publicaciones para expresar su tristeza respecto al atentado terrorista en Orlando (junio de 2016), la muerte de George Michael (diciembre de 2016), la situación en Siria (marzo de 2017) y el atentado en el concierto de Ariana Grande (mayo de 2017). Sus fans se preguntaban cuándo volverían a escuchar una nueva canción de él y el 6 de junio se sorprendieron cuando el inicio de su Instagram se llenó de fotos del artista en el estudio de grabación.

Tres años después del primer álbum, finalmente llegó el anunció del segundo. Firmó con una S y un pequeño “xo” el comunicado que, el 31 de agosto, hizo llegar a sus fans. En él, les agradeció por la paciencia que tuvieron y por haberlo dejado escapar para escribir su música libremente. Decía: “la espera casi ha terminado. Algo vendrá muy muy muy pronto”.

Y no se demoró. Al día siguiente en Londres y Los Ángeles se pusieron unos carteles a blanco y negro, grandes pero simples, que solamente mostraban el logo de Spotify, la fecha 8 de septiembre, el nombre de Sam Smith y una fotografía de su cara.

Ese viernes 8 de septiembre, millones de personas escucharon por primera vez Too Good At Goodbyes. La canción trata sobre la transformación que ha tenido Sam Smith, después de tantas decepciones amorosas se ha vuelto más fácil no apegarse a las personas y simplemente decirles “adiós” cuando el momento es el indicado.

La pieza mostró algo que iba a tener este álbum. La inclusión de un coro con influencias góspel. Algo insólito para un hombre que casi siempre cantaba sin compañía y hablaba sobre lo solitario que se sentía.

Cuando Sam Smith tenía solo 4 años le dijo a su mamá:

-Mamá, soy gay.
-Ya lo sé –respondió ella.

Y ahí empezó una vida llena de soledad pero que llevaría un enorme proceso de aceptación. Estudió en una escuela católica y aunque acepta que cree en Dios, ser el único homosexual del colegio lo hizo ser muy introvertido y, por lo tanto, solitario. Pensó que al volverse famoso dejaría de serlo pero después de su primer álbum confesó sentirse igual de solo. Tal vez ahora sea diferente.

***

Samuel Frederick Smith nació en Londres en 1992, ahora tiene 25 años. Desde niño se interesó en la música, asistió a clases de canto y composición con Joanna Edén, una cantante de jazz de la ciudad. Ella lo llevaba a algunas de sus actuaciones para que hiciera de corista y se acostumbrara a los escenarios.

Imagino a un Sam Smith de 8 años, en su cuarto frente al espejo, con el cepillo del cabello en la mano haciendo de micrófono, cantando How Will I Know de Whitney Houston, en ese momento él no sabía que años después grabaría un cover de esa canción que encantaría a millones de personas.

Desde los 11 años, hizo presentaciones para su familia y los amigos de sus padres en cada una de las reuniones que se realizaron en su casa. Su mamá creía tanto en el talento de su hijo que fue despedida de su trabajo en un banco por pasar demasiado tiempo gestionando su carrera. El sueño de ser un gran artista se vio frustrado seis veces. Seis representantes diferentes intentaron lanzar su carrera al estrellato, pero no resultó.

El éxito llegaría en 2012, pero quién era Sam Smith sería un misterio para el público. Él conoció al dúo de electrónica Disclosure, sus integrantes escucharon algo de su música y lo invitaron a participar en su sencillo Latch. Lo lanzaron en octubre de 2012 y Smith sacaría su primer sencillo, Lay Me Down, en febrero de 2013.

Meses después grabó junto Naughty Boy el éxito La La La, y fue hasta 2014 que el mundo supo cómo era el rostro de este hombre. El 24 de marzo se publicó el video de la canción Stay With Me, una de las más populares en su trayectoria. Caminando por las calles de Londres con un pantalón café ajustado en las botas, camiseta marrón, zapatos negros, un abrigo negro y blanco a cuadros y el cabello perfectamente peinado, el mundo conoció al hombre de ojos azules y piel blanca que enamora con sus letras y voz.

Y finalmente, el 26 de mayo de 2014 salió a la veta In The Lonely Hour, su primer disco. Las canciones que escribió para este álbum estuvieron basadas en una historia de desamor, la peor, porque fue la primera vez que se enamoró. Cuenta que su amor no fue correspondido y a pesar de que ya lo superó, en ese momento sentía que se hundía.

Aunque nunca mintió sobre el sexo de la persona de la que se había enamorado, las canciones de ese álbum, que le hicieron merecedor de cuatro premios Grammy, podrían haber sido interpretadas, de igual manera, por un hombre en memoria de una mujer. La cúspide de este recorrido de éxitos se la dio Writing’s On The Wall. Esta canción la escribió para la vigésimo cuarta película de James Bond: Spectre. Ganó el premio Óscar y el Globo de Oro a mejor canción.

Después de esto, vino el periodo de alejamiento de Sam Smith. Ahora, con álbum nuevo y canciones con títulos como: Say It First; Baby, You Make Me Crazy y Him; y una gira por Norteamérica y Europa, con conciertos que ya tienen boletas agotadas, se puede decir que la felicidad ha llegado a su vida, una felicidad acompañada del amor.

Hace unos días, confirmó su relación con Brandon Flynn, el actor reconocido por hacer de Justin Foley en la serie 13 Reasons Why. En su más reciente entrevista con Ellen DeGeneres, ella le dijo:

-Ya no estás soltero, ¿verdad?
-No, no lo estoy, lo cual es una locura –respondió él con una pequeña sonrisa.

La primera vez que se les vio fue paseando por West Village, fueron fotografiados besándose y abrazándose. Sobre esto, Sam Smith dijo en una entrevista: “las cosas que he pasado en mis relaciones durante el año pasado me han hecho mucho más fuerte. Ahora siento que he aprendido algunas lecciones sobre eso”.

Pasar de escribir un disco entero por un amor no correspondido a componer otro con un novio al lado es un cambio muy significativo para él. “Es extraño lanzar un álbum y no estar soltero, porque cuando saqué In The Lonely Hour estaba tan solo. Ahora estoy cantando canciones sobre otro chico”.

El coro se une a Sam Smith y cantan “I’ve been burning, yes, I’ve been burning. Such a burden, this flame on my chest. No insurance to pay for the damage. Yeah, I’ve been burning up since you left” (“He estado ardiendo, sí, he estado ardiendo. Qué carga, esta llama en mi pecho. No hay seguro que pague este daño. Sí, he estado ardiendo desde que te fuiste”). Sam Smith repite dos veces la última frase y el piano es el encargado de terminar la canción con unas notas que se hacen cada vez más lentas y se acaban a pesar de que quisiéramos que nunca lo hicieran.

 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿Por qué Bogotá es tan metalera?

The Inspector Cluzo, la música entre dos mundos