Santiago Muñoz, el hombre detrás de las Sesiones Barcú

Noticias destacadas de Música

El productor y curador habla acerca de su plataforma de música en vivo, una apuesta de Barcú para apoyar proyectos de artistas emergentes colombianos.

¿Qué son las Sesiones Barcú?

Es una plataforma de música en vivo. Es la apuesta de Barcú para apoyar proyectos de artistas emergentes colombianos. A través de un montaje sencillo, sobrio, centrado en el sonido y no en la escenografía, buscamos capturar con fidelidad la presentación de cada una de las diez bandas invitadas.

¿Qué artistas van a estar en las Sesiones Barcú?

Este año contaremos con la presencia de Pedrina, Julio Victoria, Amantina, Miguel Rico, Duplat, El Sonar de Telembí, Todo Copas, Sr Pablo, Papá Kumbé y Tribu Baharú. Es una selección heterogénea de proyectos musicales colombianos de distintos géneros, de gran calidad, y con proyección internacional.

¿Cuál es su labor dentro de este proyecto?

Como curador y productor musical, me encargo de la escogencia y selección de los artistas según los criterios de Barcú y de la producción en vivo de los conciertos.

¿Qué son las Conversaciones Barcú?

Es un espacio de entrevistas con algunos de los personajes más importantes de la escena musical del momento como Eduardo Cabra (Visitante) de Calle 13; la banda bogotana Distrito Especial; Diamante Eléctrico, múltiples ganadores de los Grammys Latinos; Esteman; una conversación entre Carolina Cuervo y Fonseca; el productor musical argentino Tweety González y Superlitio, entre otros artistas. La gente puede ver la programación en barcu.com.

Usted formó parte de la banda de Fonseca ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con uno de los artistas colombianos más importantes?

Soy amigo de Fonseca desde niño. Ambos estudiamos en el Gimnasio Campestre y luego en la Javeriana. Hace 25 años lo acompañé en sus inicios hasta que viajé a Estados Unidos buscando seguir mi carrera de productor. Haber trabajado con él fue fabuloso pues tuve la oportunidad de ir a giras por todo el mundo, conocer a muchos artistas y aprender como productor. Todo eso se lo debo a Fonseca.

¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo de ser productor?

Lo bueno es la satisfacción de crear una experiencia única para quien asiste a un concierto, lo malo son las larguísimas jornadas laborales y lo feo es tener que lidiar en ocasiones con ciertos empresarios que no cumplen su palabra y no son éticos. Pero un buen productor se sobrepone a todo y hace su trabajo.

¿Cuál es el mejor concierto al que ha ido como espectador y a cuál concierto le gustaría ir?

Pregunta muy difícil, pero en mi top 5 están los conciertos de Roger Waters, Khruangbin, una banda texana muy buena, Radiohead, Massive Attack y David Byrne. Todos ellos tienen una gran puesta en escena, son muy visuales y su música tiene mensajes positivos y progresistas. Y en cuanto a conciertos a los que me gustaría ir está el Festival Petronio Álvarez en Cali por su experiencia cultural.

¿Cuándo va a un concierto como espectador, lo disfruta como cualquier persona o lo ve con ojos de productor?

Soy muy crítico y creo que me pasa lo mismo que a muchos chefs cuando van a comer a un restaurante. Para mí un concierto es toda una experiencia que empieza desde elegir qué ropa se va a llevar, cómo me traslado hasta ese lugar, si la entrada es fácil o difícil. Ya en el concierto me fijo en la programación de luces, en el sonido y hasta en el tipo de público que asiste.

¿Cuál es el nivel de la producción de conciertos en Colombia comparados con otros países?

A nivel latinoamericano, en materia de producción de espectáculos en vivo, Colombia ha superado a Venezuela y a la Argentina, dos países que dominaron la escena musical. Venezuela quedó atrás por su situación política y a la Argentina la afectó la inestabilidad económica. Colombia ha mejorado muchísimo en infraestructura de aeropuertos y hoteles. Hoy es posible que una ciudad intermedia, diferente a Bogotá o Medellín, pueda tener un gran concierto o pueda alojar la convención de una multinacional.

¿Qué música escucha a diario y cuáles son sus discos clásicos a los que siempre vuelve?

Me gusta mucho oír rock, electrónica contemporánea y bandas como Gorillaz. En estos días estoy escuchando los playlist de artistas de las Sesiones Barcú como Daniel Sorzano de Amantina y Julio Victoria. Creo que el Álbum Blanco de los Beatles es de esos discos que jamás pasaran de moda. Como crecí con el rock en español en los años ochenta y noventa, mis referentes son Soda Stereo y Gustavo Cerati a cuyos discos como Bocanada vuelvo siempre.

Usted vive en Nueva York desde 2015 ¿a qué se dedica?

Divido mi vida entre Nueva York y Bogotá pues regreso con frecuencia por motivos de trabajo. Debido a la pandemia estoy desde marzo en Bogotá y me vuelvo a ir en noviembre para trabajar en un tema de eventos virtuales para empresas, y en un proyecto con Barcú de una plataforma para apoyar a la cultura colombiana.

¿Cómo se ve el panorama musical colombiano desde Nueva York?

Debido al éxito y la popularidad de artistas del género urbano como J Balvin y Maluma, que se codean con gigantes como Madonna, Colombia y su escena musical ha tenido una gran proyección en Estados Unidos desde hace unos dos años. Parte de este éxito está respaldado por la creciente influencia de la comunidad latina y del hecho que el español es ya el segundo idioma de Estados Unidos.

¿Cuál cree que va a ser el futuro de los conciertos en la post pandemia?

Creo que esta situación que ha afectado a todos, artistas consagrados y emergentes, ha generado, con los músicos encerrados en sus casas, un gran estímulo creativo. Cuando la situación se normalice con protocolos o con vacuna, esta explosión creativa represada va a salir y todos los artistas, tanto los famosos como los desconocidos, van a estar en la misma línea de partida.

Comparte en redes: