A Sison Beats todos los caminos lo llevan al rap

Después de siete años de trabajo, Sison Beats (Isaac Iglesias Ramírez) presenta, por fin, su primer disco como solista: "Welcome To The World Of Nemesis".

El rap para Sison Beats es una enfermedad, una obsesión. Por eso su música está lejos de ser pegajosa y literal, las letras son una infinidad de referencias que van y vienen. Alejandro Lopera @lopvisual

—El rap para mí es como algo enfermo. Desde que comencé fui muy rapero y cada vez me vuelvo más rapero, por eso de pronto mi disco, para la gente del común… no sé, no me puedo adelantar a eso, pero creo que se van a estrellar, no les va a gustar. (Le puede interesar: Sr Pablo, va a su manera)

—¿Pero le importa?

­ —No me importa. No me tiene que importar. La obra tiene que primero satisfacer al artista, que tratar de hacer un tema con fórmula para que le guste a todo el mundo. Yo creo que eso es lo que diferencia más al rap del reguetón y de cualquier otra vuelta. Pero también creo que el disco va a poner a estudiar a mucha gente.

 

 

Sison Beats (Isaac Iglesias Ramírez), se enamoró del rap cuando escuchó N 2 Gether Now, una canción de Limp Bizkit con Method Man. Más por Method Man que por Limp Bizkit, pero sobre todo por Dj Premier, el productor de la canción, que entonces ya era para muchos, el mejor productor de rap de la historia. 

El CD de Limp Bizkit que contenía la canción se lo regaló su tía Margarita, quien trabajaba en la Feria del Disco. Sison ni siquiera había cumplido los 10 años, pero desde entonces no dejó de escuchar rap.

—Fue indescriptible. La estética, esa actitud agresiva, de hacer mala cara, de hacer muy sollada la música, no sé cómo explicarlo.

Antes del rap, Sison escuchaba sobre todo punk. Y como muchos en Medellín, no fue ajeno a la invasión de reguetón, y mucho menos a las fiestas, que pronto se vieron dominadas por ese género de acento puertorriqueño. Pero a Sison, todos los caminos lo llevan al rap, hasta el reguetón.

—Incluso de ahí [de las fiestas] me di cuenta que los boricuas antes hacían rap. Y por ahí también me llegó mucho rap, como por Lito y Polaco, que sacaban un disco y tenían temas de rap y de reguetón. Y ya de ahí comencé de para atrás, ¿está gente por qué hace reguetón? Que chimba el rap. Eran muy tesos.  

Así, el rap se fue convirtiendo para Sison casi en una enfermedad, una obsesión que lo llevó a estudiarlo todo, a escucharlo casi todo y a repasarlo una y otra vez. A saber que era lo que tenía el rap que lo hacía tan atractivo y potente para ser capaz de trascender lo musical hasta convertirse en un estilo de vida diseminado por todo el mundo.

A punta de dulces Mini Boom consiguió lo suficiente para comprar un teclado y empezar a producir. Luego vinieron maratónicas jornadas de estudio, escribiendo y rapeando, practicando hasta ser más que un alumno promedio, de ahí salío Rap Nativo (2012), el primer disco publicado con su grupo No Rules Clan, del que también hacen parte Anyone/Cualkiera y Dj Kario One.

Rap Nativo le dio a No Rules Clan un reconocimiento significativo y los convirtió en protagonista de la escena rapera, que empezaba a consolidar el buen momento que vive estos días. Su música fue bastante valorada sobre todo por ser una apuesta de rap con identidad, abundante en parlache y referencias locales, y que priorizaba samples de música latinoamericana.

Rap Nativo, además, les dio el impulso suficiente a Sison y a Anyone/Cualkiera, para lanzar sus carreras como solistas. Ambos empezaron a trabajar a la par en sus propios proyectos. Apenas dos años después apareció el primer trabajo de Anyone/Cualkiera, Tiempo Libre (2014), y luego Un día menos (2017). Lo de Sison fue un proceso mucho más lento. Tuvieron que pasar siete años para que su disco estuviera completo. Fue tanta la parsimonia, que hasta el segundo disco de No Rules Clan, Pantone (2019), que también se tomó sus años, se publicó primero.

—Entonces pasa lo que ya hemos hablado, que nos abrimos de ese estudio (donde grabaron sus primeras producciones) y en ese momento yo estaba pasando por momentos duros en la vida y frené un poco, y viví esos problemas. Pero la vida me fue presentando a grandes parceros y grandes productores y gente que me abría las puertas de los estudios.

Al final, Welcome To The World Of Nemesis, condensa los últimos siete años de la vida de Isaac Iglesias Ramírez en media hora. Pero es, sobre todo, un llamado al frente de los suyos, de su escuela, entre los que se cuentan DJH, AvenRec, El Arkeólogo, Vic Deal y Bizar, quienes se encargaron de la producción. Y un capricho de Sison de hacer el rap que le gusta: colorido, provocador, irreverente, despreocupado y muy codificado.

— Es rap pa raperos. Ultra raperos. Está más pensado para el rap que para representar esto por acá, así sea muy de por acá.

El rap para Sison es una enfermedad, una obsesión. Por eso su música está lejos de ser pegajosa y literal, las letras son una infinidad de referencias que van y vienen y se entrelazan unas con otras  como obras de M C Escher, el maestro de las figuras imposibles, de los juegos visuales y los espacios paradójicos que desafían los modos tradicionales de representación. Y los sonidos, creados meticulosamente para recrear con fidelidad los últimos siete años de Sison, entre la fiesta, el amor, el dolor, la rudeza y la estridencia.

—Nunca me deja de sorprender del rap que más de lo mismo sea cada vez más chimba. Porque lo mismo se vuelve más hijueputa y más codificado. Y cada vez me gusta que cierra el círculo. Nos dirán cerrados: que la unidad, o que este man solo habla de gente, o que parecen enojados a toda hora, pero parce, el rap es de actitud, de rudeza, de competencia.

Al final a Sison no le importa si su rap gusta mucho o poco. El hace rap por el rap y no le importa mucho más que eso. Además, esa tendencia a ir contracorriente y aislarse de la mayoría no lo intimida, no es el primero de su familia en hacerlo. Desde pequeño su abuela le contó historias así de otros familiares que él no alcanzó a conocer: la más importante y transgresora de las artistas colombianas, Débora Arango (hoy inmortalizada en el billete de dos mil pesos) y el  maestro, filósofo y pensador envigadeño, Fernando González.

 

894780

2019-12-07T14:06:41-05:00

article

2019-12-07T14:06:41-05:00

jpiedrahita_250613

none

Sara Kapkin

Música

A Sison Beats todos los caminos lo llevan al rap

48

6623

6671

 

ICON, conquistando la industria musical