Vetusta Morla, dos décadas de música en concierto

La banda de rock madrileña estará en Bogotá y Medellín presentando su cuarto álbum "Mismo sitio, distinto lugar". En la capital antioqueña harán talleres de música con artistas locales.

Jerónimo Álvarez

La Vetusta Morla, un personaje fantástico de la novela La historia sin fin de Michael Ende, inspiró el nombre de la banda que se inició en 1998, año en el que un verano madrileño los juntó en un salón de ensayo de la ciudad de Tres Cantos, cuando sus integrantes - Juan Pedro "Pucho" Martí, David "el Indio", Álvaro B. Baglietto, Jorge González, Guillermo Galván y Juanma Latorre -  tenían 17 años.  Allí comenzó la historia del grupo que ahora cumple dos décadas en la escena del rock español: Vetusta Morla.

En noviembre de 2017 presentaron su cuarto trabajo discográfico – Mismo sitio, distinto lugar – diez nuevas canciones que la banda reconoce como una invitación al epicentro de su música, que ha sido su forma de representar la realidad, y una reafirmación de su esencia. El nombre del álbum fue idea de Guillermo Galván, guitarrista. De ese disco han salido dos sencillos, Te lo digo a ti – una canción que Jorge González describe como corta, intensa, salvaje y un poco agresiva – y Deséame suerte. El deseo: que la música rompiera con los discos anteriores.

Lea también: Aleks Syntec, un niño marcado por el rock de los 80's

Estos dos sencillos hacen parte del repertorio que presentará Vetusta Morla durante sus presentaciones en Colombia. El viernes 9 de marzo estarán en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá y el sábado 10 en el Teatro Pablo Tobón Uribe de Medellín, ciudades que el grupo español visitó en otras ocasiones para los festivales Altavoz, Estéreo Picnic y Rock al Parque. Además, se quedarán unos días más en Medellín para realizar talleres con bandas locales con los que esperan compartir su conocimiento “en una ciudad que ha tenido un nivel grande en términos de cultura y juventud en los últimos años”.

La historia de Vetusta Morla

El fútbol unió a los integrantes de Vetusta Morla, quienes se conocieron en un partido al norte de Madrid, un territorio que para ellos estaba un poco aislado del resto de dinámicas del país, y que, según cuenta el percusionista Jorge González, había formado su propia “microcultura” a través de expresiones como la música. El ocio, las ganas de tocar y hacer algo juntos los unió, sin la intención de hacer una banda.

Verano de 1998. Pudieron entrar por primera vez a una sala de ensayos cuando estaban terminando sus clases en el instituto, lo que en Colombia sería el bachillerato, y se acercaba el momento de entrar a la universidad. A pesar de que parecían tomar rumbos diferentes por su carreras profesionales, el nombre de Vetusta Morla siempre los unió, una banda que cada vez requería más tiempo.

Lea también: The cranberries publicará reedición del primer disco que lanzaron

Después de lanzar su primer disco en España, en 2008, responder al éxito que habían tenido implicó más tiempo de sus agendas. Según González, “más allá del sacrificio individual siempre hemos funcionado como un colectivo. Son seis vidas muy diferentes, pero nunca nos hemos alzado en la individualidad”. Dejaron cosas que podrían darles un futuro laboral estable para seguir el deseo de hacer música juntos.

A diferencia de otros grupos que conocieron en el camino, lograron mantenerse durante ya dos décadas. “Somos unos afortunados”, afirman unidos. Esos veinte años de experiencia en el rock los trajeron nuevamente a Colombia para presentar el cuarto álbum de estudio, disco que ya llevaron a Lima y Santiago de Chile y que esperan seguir expandiendo en una gira por Europa y, posiblemente, Estados Unidos. 

 

 

 

últimas noticias

"The Zoo", mucho más que un festival