Nuevo Rey Vallenato, un abogado de profesión

El ganador de 2015 del Festival de Leyenda Vallenata, Mauricio de Santis, ya había triunfado como Rey Juvenil y Rey Aficionado.

El actual Rey Vallenato, Mauricio de Santis Villadiego.Cortesía Adamis Guerra

El Rey Vallenato del 48 Festival de la Leyenda Vallenata, Mauricio Andrés de Santis Villadiego, dio a conocer el trayecto que tuvo que recorrer para llegar a esta instancia real, la escogencia del repertorio musical y todos sus planes, lo que representa el evento del vallenato en Colombia.

Santis es un joven de 25 años, sencillo y conversador. Convencido del valor que tiene la música vallenata y orgulloso de representarla, más ahora, con el título máximo que puede ostentar un acordeonero en el Festival de la Leyenda Vallenata. Además, resaltó el acompañamiento de Álvaro ‘El Ñame’ Mendoza, en la guacharaca y Adelmo ‘Memo’ Granados, en la caja.

¿Quién es Mauricio Andrés de Santis Villadiego?
Yo soy abogado de la Universidad del Rosario, especialista en Derecho de la Seguridad Social. Me dedico a ejercer mi profesión. He logrado alternar mis estudios académicos con la música, de pronto por eso aún no me he inclinado por el vallenato comercial, he estado enfocado en culminar mi etapa profesional académica. A raíz del triunfo han llegado varias propuestas que vamos a analizar y dependiendo de su conveniencia para mí y si cumple con las expectativas que tengo, entraremos al mundo comercial, seguramente habrá noticias mías pronto.

¿Qué siente ahora que eres Rey Vallenato?
Siento mucha satisfacción, primero por el deber cumplido, porque tuvimos una preparación bastante exigente con miras a ganar el Festival Vallenato. Gracias a Dios todo nos salió muy bien y aquí estamos, dispuestos y disponibles para los compromisos con la Fundación de la Leyenda Vallenata y con la mayor seriedad del mundo y la responsabilidad de desarrollar nuestra labor.

¿Cuánto tiempo lleva participando en el Festival de la Leyenda Vallenata?
Llevo trece años participando en el Festival de la Leyenda Vallenata, pasando por todas las categorías, soy de los pocos que actualmente puede decir que he hecho el curso completo. Fui Rey Juvenil en el 2005, en el 2008 fui Rey Aficionado y este año se me dio la posibilidad de ser Rey Profesional, lo que me compromete a difundir el vallenato tradicional y a poner todo de mi parte para seguir salvaguardando el vallenato autóctono, que es el que nos caracteriza y es la esencia de un evento como este.

¿Cómo fue el proceso para ganar, cómo vio a los competidores a lo largo de la contienda?
Esta fue la sexta participación en la categoría Profesional, fue mi cuarta final consecutiva. En las tres versiones anteriores desafortunadamente no se había logrado el objetivo, este año se nos da en una final bastante reñida, con excelentes compañeros y colegas. Fue una final donde primó la cadencia, la veteranía de notas. Aunque hubo finalistas que para ellos fue la primera vez en subir a la tarima ‘Colacho’ Mendoza, fue como dice el dicho, no hay enemigo pequeño.

Fue una final reñida, pero gracias a Dios logramos imponernos e imponer tantas prácticas que hicimos, logramos demostrar la compenetración que teníamos. Álvaro ‘El Ñame’ Mendoza y Adelmo ’Memo’ Granados, dos históricos del festival, personajes que me dieron mucha confianza y seguridad. Eso fue lo que demostramos en la tarima y el jurado en su idoneidad nos otorgó el título, me siento muy contento y satisfecho por ello.

¿Con cuántas canciones se preparó y que lo hizo escoger las cuatro para coronarse como Rey Vallenato?
Teníamos preparadas cuatro canciones por aire, porque por ronda había que cambiar, no se pueden repetir según los estatutos y nos apegamos a las leyes del concurso. Teníamos canciones grabadas por la dinastía López, hicimos un estudio bastante profundo de las canciones de ellos, de eso se encargó ‘El Ñame’ Mendoza. Luego de que recopiló un banco grande de canciones, nos pusimos de acuerdo en las que más nos gustaban y elegimos las que tocamos en el concurso. Las de la final, las decidimos en la misma tarde del sábado, creo que son las canciones con las que mejor nos sentimos a lo largo de toda la competencia y así lo demostramos.

¿Qué es para usted el Festival de la Leyenda Vallenata?
El Festival de la Leyenda Vallenata es un patrimonio cultural de nuestra nación. Es una de las fiestas más importantes y representativas, ya no solo a nivel local, ni regional, sino a nivel nacional e internacional. Eso se demuestra con la afluencia y concurrencia de público. Creo que ha sido de los festivales donde más gente vino. El Festival de la Leyenda Vallenata es un evento tan magno que ya es de los mejores de Colombia, el folclor vallenato hoy en día es la bandera colombiana de la cultura en el exterior, así que para mí ganar este certamen es de gran satisfacción, que me compromete a trabajar de la mejor forma posible y haré todo lo que esté a mi alcance para seguir aportando un granito de arena en cuanto al fortalecimiento y la salvaguarda del vallenato tradicional.

¿Qué se siente estar en la tarima ‘Colacho’ Mendoza ante miles y miles de personas, donde se le vio muy tranquilo en la presentación?
Creo que fue una tranquilidad reflejo de la preparación que tuve, además que mis compañeros son unos ‘veteranazos’ en estas lides del festival. Ellos, me transmitieron esa confianza y esa fortaleza y yo hice lo que mejor sé, que es tocar el acordeón. El resultado fue satisfactorio, nos desenvolvimos muy bien en la tarima, estábamos tan compenetrados que simplemente con una mirada ya sabíamos para dónde íbamos.

Cada Rey Vallenato tiene su marca para trabajar por la auténtica música vallenata, ¿Cuál es la suya?
Mi misión fundamental es de ahora en adelante difundir el vallenato tradicional y aportar en la salvaguarda del mismo, porque el vallenato ha ido perdiendo un poco por la comercialización del mismo. En ese sentido radica la importancia de un evento como este y en mi cabeza como Rey Profesional del Festival de la Leyenda Vallenata, está el llevar por todas partes del país y en el exterior cuando se presente la oportunidad, al vallenato tradicional conservando nuestras bases y cimientos.

¿De los cuatro aires vallenatos, cuál es su fuerte?
En lo personal pienso que interpreto bien los cuatro aires, pero conocedores me encasillan con el merengue. Este es un aire en el que me siento muy bien.

¿Qué les aconsejas a los niños y jóvenes que se están iniciando en el mundo del vallenato?

Dos consejos. El primero recurrir siempre al vallenato autóctono, al vallenato tradicional, a las bases, a los cimientos, a los juglares, que ahí es donde está toda la esencia de nuestro folclor. Y un segundo consejo, siempre perseverar, no desfallecer ante las dificultades, sobre todo en concursos donde por supuesto siempre hay un ganador y los demás tienen que perder. El que persevera alcanza, fue mi caso, fue mi sexta vez en la categoría profesional, fueron tres finales consecutivas donde no estuve ni siquiera en el podio.

¿Cuál es la canción vallenata que más le gusta?
La que más me gusta es ‘La cachucha bacana’ de Alejo Durán, porque fue de las primeras que me aprendí, con la que comencé a interactuar con la gente, en todas las parrandas que me llevaban la tocaba dos y tres veces. Es una canción que siempre cantaba en las fiestas familiares porque tengo un hermano que se llama Jaime, como dice la canción.

¿Tiene algún alumno?
En Barranquilla tengo un alumno. Se llama Juan Núñez de nueve años, a quien le he dado todos los conocimientos que he adquirido a los largo de tantos años de experiencia. Por supuesto, siendo respetuoso de los verdaderos maestros. Hago lo mejor que puedo y estoy a disposición de quien necesite de mí algún consejo o alguna colaboración.

¿Y el Rey Vallenato tiene novia?
Claro que sí, me acompañó en todo el Festival Vallenato. Si uno está bien en la parte sentimental se puede lograr cualquier cosa. Su nombre es María Heliana Mendoza, y es oriunda de San Juan del Cesar, La Guajira.

¿A quién le dedica este triunfo del 48 Festival de la Leyenda Vallenata?
En primer lugar a Dios, por supuesto a mi familia que siempre ha estado conmigo a lo largo de tanto tiempo y de tanto trajinar en festivales, de igual manera a toda la gente que se vinculó directa o indirectamente con nosotros. Claro, que no podría faltar Montería, tierra que me vio nacer y a la que amo; Momil, Córdoba, donde tengo mi familia materna. A Barranquilla donde resido y que me ha dado muchas cosas en la vida.