Polémica en Francia porque concierto de Madonna sólo duró 45 minutos

Los fanáticos de la 'reina del pop' se quejan porque pagaron 200 euros.

Madonna se convirtió en el blanco de las críticas de sus admiradores en Francia, que expresaron su disgusto en Twitter y Youtube, tras pagar 200 euros por presenciar un concierto que sólo duró 45 minutos en la prestigiosa sala de conciertos del Olympia en París, y que los usuarios de Elespectador.com pudieron ver gracias a la transmisión de Youtube.

Insultos y tweets como "Solo 45 minutos de concierto y 200 euros por la entrada", podían leerse en la red social.

"Cuando pienso que los hay que acamparon durante una semana #MDNA", afirmaban otros tweets, sin explicar si los autores acudieron o no al concierto y durante el cual el público, sobreexcitado, no cesó de ovacionar a la estrella.

En YouTube, videos mostraban a las personas que permanecieron en el lugar tras el final de la actuación lanzando insultos.

Cuando la 'reina del pop' abandonó el escenario, al cabo de poco más de 45 minutos, tras la última canción "Je t'aime moi non plus" de Serge Gainsbourg, los seguidores aplaudieron ruidosamente.

Después, al ver que Madonna no regresaba y que las luces fueron encendidas para que los técnicos desmontaran los equipos, muchos permanecieron en la sala, de piedra, mientras otros gritaban "¡Devuelvan el dinero!".

Los 2.700 elegidos que pudieron asistir al concierto gastaron grandes cantidades (desde 90 a 276 euros por entrada) para acabar en algunos minutos con las entradas a la venta en internet.

Rémy y Tony, dos treintañeros de Angers y Nantes (oeste), se quejaron de una "actuación verdaderamente muy corta", aunque reconocieron su calidad.

"Ni diez canciones, ni siquiera gracias. Hemos venido de Montpellier y hemos pagado 180 euros por las entradas, esto es demasiado", se lamentaban otros admiradores.

Otros no escondían su satisfacción y hablaban de un "espectáculo breve, pero excepcional", el de una "diva del pop, la mejor".

Madonna, cuyo concierto se esperaba para las 21H00, no comenzó su actuación en la mítica sala de conciertos parisina hasta las 22H45 del jueves por la noche.

Madonna dio las gracias a sus fans, "especialmente a los que durmieron en la calle". Los espectadores estaban excitados debido al intenso calor que reinaba en la calle y porque en algunos casos esperaron durante horas, e incluso días.
 

Madonna, por la tolerancia francesa
 

Sin contar la duración, Madonna evocó en el Olympia de París la polémica que le opone a la presidenta del ultraderechista Frente Nacional francés rindiendo homenaje a una Francia tolerante y acogedora con los artistas extranjeros.

"Sé que he enojado a una tal Marine Le Pen. No es mi intención hacerme enemigos", dijo desde el escenario poco después del inicio del concierto.

El Frente Nacional anunció su intenciçon de querellarse por "injuria" contra Madonna, que volvió a proyectar el 14 de julio en el Stade de France el videoclip que muestra fugazmente a Marine Le Pen con una cruz gamada en la frente. (Ver video de esa presentación).

La artista estadounidense, de negro y con boina, no incluyó esa imagen en su concierto del Olympia, pero alabó la tradición de tolerancia y acogida de Francia con los artistas.

"Antes del movimiento de los derechos cívicos en estados Unidos, los artistas afroamericano no estaban autorizados a actuar en Estados Unidos (...) pero Francia les abrió los brazos, dijo, y citó a Josephine Baker y Charlie Parker".

"La gente de color, la gente diferente, las minorías se sentían bien recibidas en Francia" y "todo el mundo venía a Francia para crear", exclamó ante unos 2.700 espectadores.

Hoy en día, "el mundo está entrando en un periodo que da miedo. Las economías se desploman, la tienen nada de comer en Grecia, la gente sufre en todo el mundo y tiene miedo. ¿Y qué pasa cuando la gente tiene miedo? Se vuelve intolerante", deploró, en una crítica apenas velada a las tesis del Frente Nacional.

Entre los espectadores del concierto, el actor irlandés Pierce Brosnan, protagonista de "The Ghost Writer" (El escritor), de Roman Polanski, y ex agente James Bond.

"La conocemos, mi esposa quería venir y compramos las entradas", explicó Brosnan.

El actor se encuentra en París para participar en "Love Punch", película que comparte con Emma Thompson y ha empezado a rodarse en la capital francesa.

Temas relacionados

 

últimas noticias