La real fuerza de la diversidad: segundo día de Rock al Parque 2012

Los protagonistas esta vez fueron los sonidos del reggae, el roots, dub y hasta hip hop, sin olvidarnos de los alternativos y experimentales.

Así fue el segundo día de Rock al Parque 2012, en donde los protagonistas esta vez fueron los sonidos del reggae, el roots, dub y hasta hip hop, sin olvidarnos de los alternativos y experimentales.

3 p.m. cielo parcialmente nublado y el Parque Metropolitano Simón Bolívar abría sus puertas para recibir a la gente que este domingo fue la encargada de adornar el panorama con colores, energías, sonidos y espíritus disímiles, pero todos con una misma misión: dejarse llevar por la música y celebrar, quizá hoy más que otro día la diversidad. A medida que el tiempo corría, el cielo se abría y la gente llegaba a cumplir esa cita anual.

En el segundo día del Festival, confluyeron en un mismo espacio personas que llegaban con objetivos distintos, pero que, sin pensarlo, se unían alrededor de un mismo latir. Estuvieron aquellos que llegaron dispuestos a saltar al ritmo de reggae, roots, dub y hasta hip hop; otros sabían a lo que venían: a levantar la tierra del Parque a punta de pogos bestiales, y otros tantos que venían a dejarse seducir por nuevos sonidos, por nuevas propuestas pero todos en general a disfrutar de las virtudes, que por derecha, vienen ancladas a la música.

Una asistencia de más de 50.000 personas, demostró que el camino a la tolerancia no es tan complicado de lograr, que seguimos cimentando la trocha que nos llevará a ser la casa de grandes festivales y a disfrutar sin prejuicios de grandes espectáculos. Hoy fue el día en que tanto como los asistentes supieron disfrutar de la diversidad, hasta las bandas, que sin miedo, mostraron propuestas abiertas, sin pensar en un solo género, sino en el poder de la música. La real fuerza de la diversidad cumplió la cita.

Escenario Plaza

Desde Pereira, Sativa Reggae, fue la agrupación encargada de dar inicio, con poder sobre el escenario, la jornada en el escenario principal, seguido por Ras Jahonnan y Natural Selection que inundó de buena vibra la gente y que preparaba los motores para las descargas sonoras que venían en camino, igual que Vía Rústica que puso sobre la mesa su nueva propuesta, un reggae nutrido con ritmos que van desde el dubstep hasta la cumbia y el porro y, que además, fueron los encargados de anteceder el primer show internacional del día: Dub Incorporation, la banda francesa, que puso a vibrar el suelo con tonadas perfectamente construidas a punta de reggae, ska y hip hop, demostrando a lo largo del concierto, el porqué fueron claves en la renovación del reggae francés.

La noche cayó y en escena un pikó demencial hizo su aparición, desde la zona estelar verbenaútika, el Systema Solar, desencadenando un exorcismo general a punta de electrochampeta y psicodelia de sobra. La hora esperada, el cierre de la noche, en manos de Steel Pulse, una agrupación de vieja data (1975) conocida por haber sido la predilecta de Bob Marley, una banda que supo llevar al público en un viaje por el lado más raizal del reggae y que cerró acompañada por los gritos de un público fiel.

Escenario Bio

Una agrupación con génesis en Cali, Don Palabra y otra de Bogotá, Profetas, fueron las encargadas de calibrar al público con rock, hip hop y hasta dance hall, que apenas se empezaba a asomar. Luego, Blonde Redhead la agrupación conformada por una japonesa con una voz celestial y dos gemelos italianos emanaron una capa experimental de guitarras disonantes y ecos de partículas sintetizadas sobre el Parque, con un paisaje perfecto de fondo.

El turno para Saul Williams, un maestro de la palabra, un poeta real que desde New York, destiló bocanadas de hip hop surreal, secuencias delirantes y oscuridad, acompañado por un master en las máquinas y un baterista; era el llamado para que Malalma demostrara de que estaba hecho, y así fue, con experiencia de sobra y sabor pusieron al público a moverse, mientras preparaban a cientos de almas para uno de los shows más potentes del día: Skindread, una banda comandada por un gigante que supo emanar potencia con una mezcla envenenada: reggae y metal y que puso a los asistentes a alzar los puños e incluso a burlarse de ‘Single Lady’, tema de Beyoncé. Contundencia y el cierre perfecto para una tarima caracterizada por propuestas experimentales y con potencia de sobra.

Panamerikana Red Bull

Un escenario que este domingo tuvo una sola misión, poner a todos los que pisaran ese perímetro a adornar el ambiente con capas de tierra. Una tarima que fue testigo de pogos feroces, contagiados de la energía que cada una de las bandas supo transmitir: desde Benjamín, con un rock abstracto acompañado por un performance teatral, pasando por Las Robertas, la banda de dos recias chicas y un baterista bestial desde Costa Rica; Resina Lalá, la banda bogotana que hipnotizo y prendió la tarima con su punk post nuclear y el surf envenenado de Los Malditos, hasta R.A.Z.A, Desarme y Chite, tres agrupaciones que supieron rematar el día con arengas, crítica social y fuerza de sobra en el escenario demostrando que el punk no muere.

Vea el especial de Rock al Parque en Shock.com.co.

Temas relacionados