[sin titulo]

Sus compañeros le muestran la mitad del círculo y le esconden la otra mitad; le dicen verdades a medias. Insiste en no someter a los demás a detectores de mentiras, pero algunos piensan que usted es un tonto de capirote. Hará preguntas que nunca hace, repasará las versiones que le dan sobre los hechos hasta asegurarse de que son veraces y no se dejará engañar con juegos de palabras. Parte de la difícil situación nacional son tantos comportamientos mentirosos. Velas blancas, muchísimas velas blancas.

LIBRA

Sus compañeros le muestran la mitad del círculo y le esconden la otra mitad; le dicen verdades a medias. Insiste en no someter a los demás a detectores de mentiras, pero algunos piensan que usted es un tonto de capirote. Hará preguntas que nunca hace, repasará las versiones que le dan sobre los hechos hasta asegurarse de que son veraces y no se dejará engañar con juegos de palabras. Parte de la difícil situación nacional son tantos comportamientos mentirosos. Velas blancas, muchísimas velas blancas.

ESCORPIÓN

Es categórico. Según sus propias palabras, lo hace para no confundir: está desesperado de que en su trabajo nadie diga lo que piensa. Es el juego de las adivinanzas, uno adivina lo que piensa el otro y así sucesivamente. En las ideas su firmeza es bienvenida, pero en cuanto a las relaciones personales, varios se sienten heridos por su impulsividad. Las personas que se paran del asiento e interrumpen la conversación lo hacen para huir de sus palabras, que cortan como el filo de las espadas… Dos velas blancas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

SAGITARIO

Aparecen imágenes que dormían en el fondo de la memoria, conversaciones que repite entre comillas, con fidelidad, y arrebatos pasionales que lo obligaron a hacer locuras, con un sabor dulce que recuerda para recuperar la fuerza. Su Tarot se refiere a un viejo amor que ni se olvida, ni se aleja. Aprendió a su lado que los rayos del sol queman pero también le ponen color al mundo. Dos velas rosadas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

CAPRICORNIO

Su capacidad de convencimiento despierta a los indiferentes con el fin de que reaccionen y se preocupen por el bienestar general. Usted no puede ignorar el sufrimiento de tantas personas cercadas por el hambre y asustadas por la continua amenaza de la guerra, a pesar de que quiere taparse los ojos para no ver más y ponerse las manos en los oídos para no oír más. Algunos aseguran que con su ejemplo puede mover montañas. Velas azules, muchas velas azules.

ACUARIO

Los dolores afectivos echan raíces en su cuerpo. Son “dolores en el alma”, lo cual no es una afirmación poética, sino una realidad. Usted reconoce dolores de cabeza, en las articulaciones y en la espalda; son tan fuertes como si le clavaran cuchillos. Pero sus dolores emocionales son difíciles de percibir. De acuerdo con el As de copas del Tarot, todas las emociones, buenas, regulares y malas, se graban en su cuerpo con intensidad. Y lo enferman… Velas moradas, muchas velas moradas.

PISCIS

A pesar de que la mayoría de los últimos cambios son positivos, necesita tiempo, más del que piensa, para digerirlos. Ha estado varias noches al pie de la ventana añorando el pasado, con ganas de volver a los paisajes conocidos y de que regresen las personas que se fueron. En medio de su adaptación a lo nuevo, confía en que seguirán sucediendo milagros entre piedra y piedra. En definitiva, tiene ganas de regresar al pasado que tenía el tamaño exacto de sus deseos… Velas de todos los colores, muchísimas velas de todos los colores.

ARIES

Lo intranquiliza reconocer que no pertenece al grupo de seres superiores que sobresalen entre sus congéneres por sus virtudes. Su intranquilidad es desproporcionada: nada la justifica, ni siquiera sentir que está muy lejos de alcanzar la Santidad. Usted no comete pecados mortales y esta conciencia de sí mismo debe prevalecer. El cuatro de copas del Tarot pregunta qué piensa. Dos velas blancas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

TAURO

No puede seguir aplazando decisiones; el tiempo pasa velozmente sin que empiece la tarea. Le preocupa lo que puedan pensar las personas cercanas: que no compartan sus elecciones o se asusten con su proceder. De acuerdo con el Juicio, el arcano número XX del Tarot, lo que resuelva debe ser en principio bueno para usted. Prima la responsabilidad que tiene consigo mismo. Velas azules, muchas velas azules.

GÉMINIS

Los cambios lo harán agradecer la posibilidad de abandonar la costumbre que lo estaba aniquilando en el amor y en el trabajo. Había llegado –hay que decirlo– a resignarse, había perdido la pasión. Y le estaba pareciendo terrible enfrentarse a un panorama gris. Se abrirá el telón, aparecerán nuevos escenarios con usted en el centro. Y sabrá cómo moverse, de acuerdo con su único arcano, el As de bastos del Tarot. Velas de todos los colores, muchísimas velas de todos los colores.

CÁNCER

En el trabajo sus compañeros esperan que usted dé el primer paso y le caigan rayos y centellas, mientras ellos se camuflan detrás de su valentía, con el objeto de pasar desapercibidos, para evitar las consecuencias de acciones temerarias. Sus compañeros son muy cómodos, no dan la cara. Su objetivo esta semana es que no se escabullan y asuman su cuota de responsabilidad. Han huido infinidad de veces. Velas azules, muchísimas velas azules.

LEO

Lo que se le viene a la cabeza, al galope, es aprovechar la vida: ir y venir, viajar a distintos lugares y aprender con el fin de que su aventura vital sea plena. Usted no aspira a la conformidad que abraza la mayoría, que de acuerdo con su buen saber y entender, es una “camisa de fuerza” para muchas personas que no se atreven a pegar un grito de libertad. Dos velas rojas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

VIRGO

Varias personas pasan la mayor parte del tiempo hablando tonterías… No tocan lo verdaderamente importante por temor, por no saber qué hacer o con la esperanza de que el destino arregle las cosas sin necesidad de intervenir. Usted justificaba la trivialidad sobre la base de que es un grado de evasión, necesario frente a la dura realidad. Pero tanta superficialidad lo está haciendo cambiar de opinión. Una vela azul durante los siete días de la semana.