[sin titulo]

Varios se le recuestan para no asumir sus responsabilidades y le piden cuentas. A pesar de su recio carácter, ha tenido que pasar al tablero para dar explicaciones. Trata de entender a todos sus familiares, pero es justo reconocer que se les va la mano. Y si no los hace caer en cuenta de su descaro, no harán nada para cambiar las cosas ¿ Por qué lo harían? Están muy cómodos. Velas de todos los colores, muchísimas velas de todos los colores.

SAGITARIO

Varios se le recuestan para no asumir sus responsabilidades y le piden cuentas. A pesar de su recio carácter, ha tenido que pasar al tablero para dar explicaciones. Trata de entender a todos sus familiares, pero es justo reconocer que se les va la mano. Y si no los hace caer en cuenta de su descaro, no harán nada para cambiar las cosas ¿ Por qué lo harían? Están muy cómodos. Velas de todos los colores, muchísimas velas de todos los colores.

CAPRICORNIO

En esta época nostálgica, usted recuerda un viejo amor. Sus recuerdos confirman que le despertó bellos sentimientos y lo animó a ser mejor persona. Sus recuerdos evocan las rutas del deseo, las palabras solemnes que prometieron la eternidad y el ruido de campanas que se quedó en sus oídos. Al lado de estos recuerdos, el círculo de la culpa lo encierra: no entiende por qué dejó escapar este viejo amor. Una vela rosada durante los siete días de la semana.

ACUARIO

Sigue haciendo fuerza para que las cosas en este país resulten por el bien de todos. Reflexiona sobre lo importante que es abandonar la soberbia. Que no haya tantos insolentes, los mismos de siempre, que siguen por ahí, enceguecidos por la furia, haciendo lo que sea para torcer el camino. Usted espera que no logren su propósito, alentados por bajos instintos. Una vela blanca durante los siete días de la semana.

PISCIS

Reflexiona sobre este año que fue como una pendiente azarosa. Usted cambió el rumbo varias veces ante la imposibilidad, por fuerza mayor, de realizar sus planes, cuidadosamente concebidos. Al principio se empeñó con terquedad en dominar el destino, pero después, consciente de que se enfrentaba a una fuerza demasiado grande, en una pelea desigual, se adaptó. En definitiva, no se dejó vencer por las circunstancias, lo que merece palmaditas en la espalda como reconocimiento a su valor. Velas de todos los colores, muchísimas velas de todos los colores.

ARIES

Por su disciplina estricta, no puede abandonar nada a mitad de camino, debe ir hasta el final, así el agua le llegue al cuello. Huir es sinónimo de cobardía imperdonable. Y más vale que se saque estas ideas de la cabeza y dé por terminados esos proyectos que no van para ninguna parte: están mal formulados y a su alrededor circulan avispados que piensan siempre en cómo sacar ventaja… Dos velas rojas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

TAURO

Se queja porque el mundo y la ciudad contravienen su sentido del orden, en el que todo debe funcionar a la perfección. Con esta idea se estrella contra el piso, máxime en esta época de fin de año, cuando el caos alcanza su pico más alto. Es cierto que todo debiera funcionar: las instituciones, las altas jerarquías, las personas del común, etcétera. Pero también es cierto que su crispación es tremenda. Velas blancas, muchísimas velas blancas.

GÉMINIS

Insiste en que le digan las cosas como son, pero quienes lo hacen quedan con la sensación de que no es así. Usted sostiene que no lo entienden, no se ponen en sus zapatos y lo juzgan. Su hipersensibilidad obra en contra: en sus compañeros hay más objetividad que señalamientos; ellos no quieren ponerlo contra las cuerdas. Y más vale que sigan diciendo lo que piensan. Dos velas rojas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

CÁNCER

Su papel es buscar el entendimiento entre unos y otros. Lleva semanas tranquilizando a los exaltados, insistiendo en que no hagan juicios a priori, no tergiversen las palabras y jueguen limpio. Lleva semanas registrando con buen juicio lo que ve y oye. En varias ocasiones ha querido abandonar su papel de mediador, dejando que vuelvan los gritos de todos contra todos, en una representación clásica del infierno. Su mediación es definitiva. Dos velas blancas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

LEO

Usted agradece el día que ya pasó y la noche que llega. Les levanta la moral a sus compañeros de trabajo que confiesan sus ganas de no hacer nada ¿Para qué, si lo malo puede empeorar? Usted se esfuerza por mantener el empeño. De acuerdo con el As de copas del Tarot, su tercer arcano, no está seguro de que pueda cambiar el mundo tan alrevesado, pero está seguro de que vale la pena intentarlo. Y en eso está. Velas rojas, muchísimas velas rojas.

VIRGO

Se alejará de quienes siempre estaban buscando la manera de criticarlo. También le hacían chistes —bromas inofensivas según ellos—, que usted recibía como golpes en el estómago por el sarcasmo que encerraban. El tiempo de los primeros años de colegio, cuando estuvo a merced del más bravucón, ya pasó. Es tiempo de encontrar compañías más afectuosas. Dos velas rosadas durante los siete días de la semana, una por la mañana y otra por la noche.

LIBRA

Recibe los agradecimientos de quienes valoran sus consejos oportunos, sus palabras estimulantes y su resolución de ver qué puede hacer por ellos. Le agradecen también su sentido del humor que acaba con la solemnidad, con tanto culto al ego y formalidad, con la bobería y las apariencias. Esta vez, contrario a la modestia que lo caracteriza, aceptará los reconocimientos. Usted sí tiene en cuenta a los otros. Velas blancas, muchísimas velas blancas.

ESCORPIÓN

Está disfrutando la Navidad con tiempo entre las manos, lo cual podría despistar a sus seres queridos, quienes pensarán que será así para siempre, que usted no volverá a tener días que se juntan con las noches, absorto en su trabajo, sólo en su trabajo. Resolvió tomar las cosas con calma a pesar de los sobresaltos de la realidad que no paran, porque siente desde ya que el próximo año tendrá la velocidad de la luz y se entregará al vértigo en cuerpo y alma. Como dice el refranero: “genio y figura hasta la sepultura”. Velas rojas, muchísimas velas rojas.