11 Mar 2018 - 12:34 a. m.

Taylor Hickson, la actriz que terminó desfigurada en rodaje de película de terror

La canadiense, que ha actuado en "Todo, todo" y "Deadpool", demandó a la productora de la película "Ghostland" porque, según ella, son los culpables de las lesiones en su rostro.

Redacción Entrenimiento

En 2016, la actriz canadiense Taylor Hickson sufrió un terrible accidente en la grabación de Ghostland. Todo sucedió en pleno rodaje en una de las locaciones ubicada en Winnipeg, Canadá. Hickson iba conduciendo un carro y, según la actriz, el director Pascal Laugier le dijo que debía golpear muy fuerte una de las ventanillas del vehículo con su cara a centímetros del vidrio.

Este año, la actriz demandó a la productora de la cinta, Incident Productions, por daños y perjuicios y espera ser indemnizada por sus lesiones. En la demanda, la actriz señala que “durante la filmación de la escena, el director le pidió que golpeara muy fuerte el vidrio. En un punto, y después de que le pidieran que aumentara la fuerza con la que golpeaba, ella preguntó a uno de los productores y al director si era seguro hacerlo. Ambos respondieron de forma afirmativa”.

Mientras hacía otra toma, el vidrio se rompió, causando que la cabeza y la parte superior del cuerpo cayeran a través de la puerta. Como resultado del incidente, Hickson se cortó gravemente el lado izquierdo de su rostro y fue llevada de urgencia al hospital, donde recibió alrededor de 70 puntos.

El documento también explica que la actriz tuvo que someterse a un tratamiento láser y con silicona, aunque un año después del accidente aún sigue teniendo la cicatriz en el lado izquierdo de su cara. Al momento, no se conoce si otra intervención, como una cirugía plástica, logrará atenuar la marca.

"Se sabía o debería haber sabido que era una situación peligrosa y que la lesión era razonablemente previsible y fue causada únicamente por la negligencia y/o incumplimiento de contrato por parte del demandado que falló en su deber de cuidar al demandante", termina el texto.

Hickson asegura que este accidente ha tenido repercusiones en su vida personal y laboral. La actriz, reconocida por su papel en Deadpool, contó en su cuenta de Instagram que la cicatriz le ha producido enojo, tristeza, inseguridad y que le es muy difícil encontrar trabajo como actriz nuevamente.

A pesar de que Ghostland se grabó hace más de dos años apenas se estrenará este año. La película es la historia de Paulina, una chica que hereda la casa de su tía. Durante la primera noche en su nuevo hogar, unos asesinos irrumpen en la propiedad y se llevan a Paulina.

Temas relacionados

Taylor HicksonGhostland
Comparte: