Juan Luis Guerra en la Tómbola

Antes de presentarse en Bogotá el 2 y 4 de mayo, el intérprete y compositor dominicano le contó a Cromos aspectos íntimos de su "Travesía" por la vida.

¿De qué está compuesto?

De música.

¿Dónde guarda la llave de su corazón?

En mi esposa.

Una pócima para la tristeza.

La Biblia.

Su canción favorita.

The long and winding road, de los Beatles.

¿Qué le parte el alma?

La injusticia.

Un recuerdo de su infancia.

La Bolívar II, la calle donde nací.

¿Dónde está Dios?

Vive dentro de cada cual que lo acepta.

¿Para qué sirve la fama?

Para darle honra a Dios.

Un talismán.

No creo en talismanes.

¿A qué le tiene miedo?

A nada: "Si Él está conmigo, ¿quién contra mí?".

Lo último que compró.

Un libro de música, en Amazon.

Un capricho.

Cantar una bachata con Paul McCartney.

Su mayor pecado.

Muchísimos, el primero: No amar a Dios sobre todas las cosas.

¿A qué personaje de la historia le hubiera gustado conocer?

A Martin Luther King.

¿Qué les envidia a las mujeres?

La belleza.

¿Qué quiere hacer antes de morir?

Quisiera decir todo lo que un compositor puede.

¿Qué es lo primero que le mira a una mujer?

Los ojos.

¿Qué le sube la bilirrubina?

El amor de mi esposa.

Un animal para admirar.

El perro. Es fiel, da un amor sin fronteras.

Una ciudad a la que siempre vuelve.

Nueva York. Es una ciudad amplia culturalmente, tiene los mejores conciertos, obras y museos.

El libro que ha leído más de una vez.

El libro de las preguntas, de Pablo Neruda.

¿Qué enseñanza les deja a sus hijos?

Que la sabiduría más grande se encuentra en honrar a Dios.

¿Qué superpoder le gustaría tener?

Volar, como Superman. No estaría mal.

¿Cuándo miente?

Muy raras veces, y cuando lo hago me arrepiento inmediatamente.

¿Cómo le gustaría morir?

Saber el momento en que voy a ir y estar en paz con Dios.

Un sonido que lo inspire.

El agua en las rocas.

¿Cuál parte de su cuerpo es la que más le gusta?

Mi nariz, porque se parece a la de mi mamá.

Un genio de la música.

Juan Sebastián Bach.

¿Cuál es su estado de ánimo actual?

Alegre.

Un sueño recurrente.

Que lo mejor está por venir.

¿A quién no le daría su teléfono?

Soy muy reservado, sólo las personas muy íntimas lo saben.

¿En qué escenario sueña presentarse?

En Japón. Tengo la ilusión de ver a los japoneses bailando La bilirrubina.

¿De qué se arrepiente?

De no haber conocido a Dios antes.

El mejor público.

El que se entrega. Colombia es uno de los mejores.

Una noche inolvidable.

La cena de cumpleaños de mi esposa, la celebramos en familia.

¿Boleros o bachata?

La bachata, que es un bolero antillano y la forma de expresión más dominicana.

¿Hasta qué edad vivió en la casa paterna?

Hasta que me casé, a los ‘veintitantos'.

¿Cuál mandamiento le gustaría cambiar?

Ninguno. Sólo tenemos dos que resumen todos: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

Lo que más le gusta de Colombia.

La gente, son los más cordiales y amables.

¿Qué tienen las mujeres colombianas?

Hermosura.

El músico colombiano que más admira.

Juanes. Es una persona de sentimientos especiales y muy buen amigo.

Una rumba inolvidable en Colombia.

Cuando me invitan a cenar comida típica, me hace feliz.

El mejor momento del día.

Cuando veo a mi familia.

¿Hasta dónde iría en bicicleta?

Hasta donde me dé el cuerpo.

¿Quién es el amor de su vida?

Mi esposa Nora.

 

últimas noticias