Antes se conocía como Andiarios

AMI, por una renovación de los medios

Werner Zitzman es el director ejecutivo de la Asociación de Medios de Información (AMI), que pretende agrupar a los medios del país presentes en diferentes plataformas, trabajar por contenidos de calidad y fortalecer las empresas periodísticas.

Werner Zitzman ha recorrido el país estudiando la situación de los medios de comunicación. / Cristian Garavito - El Espectador

¿Qué pasó con Andiarios?

Evolucionó. Después de cincuenta y cinco años de valiosa gestión alrededor de la defensa de la libertad de prensa y del derecho a la información como gremio de los periódicos, ha entendido que el activo no es la plataforma, sino los contenidos. Estamos migrando a ser el gremio de las empresas periodísticas que generan esos contenidos de calidad y que están experimentando para hacerse sostenibles, independientes y rentables.

Decidieron llamarse AMI.

Asociación de Medios de Información, eso es lo que somos ahora. Queremos aglutinar a las empresas periodísticas con los medios de información más reconocidos y líderes en el país.

¿Era necesario cambiar su nombre para una transformación en la mentalidad?

Sí, pero lo de fondo no está en que tengamos una nueva forma de llamarnos, sino en el nuevo pensamiento que tenemos. Había que empezar por alguna parte. Ahora ya no sólo tenemos veintidós casas de periódicos afiliadas, sino una nativa digital como KienyKe, emisoras, medios de televisión y revistas.

¿En qué consiste ese nuevo pensamiento?

Innovación y evolución. Entendemos que tenemos que profundizar en la generación de contenidos de calidad, creíbles y relevantes para todas las audiencias, indistintamente de su edad, generación y región. Queremos ser un referente en buenos contenidos y tenemos que contribuir con la visión hacia el futuro de una industria viable.

¿Cuáles son los pilares de AMI?

Debemos ocuparnos del análisis, la innovación y la creatividad en relación con nuestro negocio. Tenemos a Apogeo, un proyecto académico para la formación de periodistas, y también queremos educar a las audiencias para que reconozcan cuáles son los contenidos de calidad.

¿Qué está pasando con los contenidos?

Hay más competencia. Los contenidos como negocio estuvieron siempre asociados al mercado de la publicidad y eso ya cambió, porque no van de la mano ni en paralelo. Los contenidos están teniendo que explorar cómo sostenerse. La publicidad también está en proceso de transformación, porque hay nuevos actores ofreciendo nuevas formas de hacerla y los anunciantes buscan las más efectivas.

¿Cómo debe ser la relación entre la publicidad y el contenido?

El contenido tiene que innovar, ser mucho más agresivo para estar dirigido a muchas más audiencias. Tal vez no estamos haciendo los contenidos que ciertos públicos precisan, sobre todo los jóvenes.

En las cifras, los medios digitales crecen y los demás medios bajan.

Es fácil de explicar. El que viene de ceros crece mucho más rápido. La publicidad digital, como la de Google y la de Facebook, empezó hace poco y tiene una cobertura mundial. Están apostando por unos modelos de volumen donde con tarifas bajas ofrecen publicidad inteligente dirigida a sus audiencias a un precio muy bajo.

¿Qué está pasando con los contenidos tradicionales?

Creo que es equivocada la aproximación de decir que los contenidos tradicionales están siendo desplazados, lo que pasa es que hay mucha más oferta y cuando hay más oferta, la inversión publicitaria se reparte entre muchos más actores. Esa es la razón de que los tradicionales estén experimentando una caída en sus ingresos y los digitales no.