Gerente general de Artesanías de Colombia

Ana María Fries, en la mente de los artesanos

Del 17 al 20 de mayo, la sede de Artesanías de Colombia de Colombia del claustro de Las Aguas, en Bogotá, abrirá sus puertas para el mercado artesanal dedicado a las denominaciones de origen.

Ana María Fries dice que las artesanías de las etnias narran el origen porque empiezan desde el centro, desde la tierra.Cortesía

¿Por qué la invitación a descubrir “la belleza de nuestro origen”?

Los artesanos son el ADN creativo de nuestro país; cada comunidad habla de su región. En cada uno de los 32 departamentos de Colombia hay comunidades campesinas y etnias que hablan a través de las artesanías, que son el primer diseño, son artes naturales. Las materias primas hablan de la región de los artesanos, son una identificación con la geografía, la temperatura, el clima, los colores. Y su manufactura está ligada a un tema de pensamiento, de la cosmovisión de estas culturas.

Nos puede dar un ejemplo de artesanías que cuenten nuestro origen.

Todas las artesanías de las etnias narran el origen porque empiezan desde el centro, desde la tierra. Hablan de la creación, de la madre tierra, de la fertilidad y de la maternidad. Esto se ve en una mochila, en un chumbe, en un sombrero; todas hablan de donde vienen. Las gráficas son abstracciones de la naturaleza donde las comunidades plasman su conocimiento y lo transcriben. Nosotros debemos aprender a leerlos porque detrás de estas artesanías hay narraciones ancestrales.

¿Cómo se aprende a leer las narraciones ancestrales en las artesanías?

Hablando con los artesanos. Expoartesanos, una feria que realizaremos en junio en Medellín, abrirá el espacio para que ellos puedan contar las historias a través de este evento cultural que tiene como objetivo la preservación del patrimonio, de los oficios y del conocimiento. Además de crear un escenario comercial para que los artesanos puedan contactarse con los compradores y consumidores. De este evento comercial depende la supervivencia de miles de familias del país. Beneficiar a un artesano es beneficiar a una familia de cinco, seis o nueve personas, porque están organizadas como unidades productivas familiares.

¿A los colombianos nos falta conocer nuestro origen?

Sí. Esta es una invitación a entender la sabiduría de las comunidades y de las etnias. Hay varias lecciones que podemos aprender: son emprendedores; son los verdaderos artistas, porque el conocimiento lo han adquirido de la tierra, de la observación de la naturaleza y de sus ancestros, la preservación de la cultura, el respeto por la naturaleza, porque cada artesanía le rinde un homenaje al entorno de donde proviene, el respeto por el ser humano. Los artesanos le piden permiso a la naturaleza para cortar una fibra y son conscientes de los ciclos del medio ambiente que pueden alterar esta acción, son resilientes porque han perseverado en sus oficios a pesar del conflicto armado y trabajan con sus manos objetos utilitarios, únicos, bellos, ancestrales y con la carga del conocimiento propio de su región.

¿Qué es la “vida sostenible” para los artesanos?

La feria hace parte de la vida sostenible de los oficios. Este proceso comienza con la preservación del conocimiento, con rescatar la memoria de los oficios, y sigue el trabajo para que los artesanos tengan las fibras disponibles para tejer y transformar las materias primas. Luego de esto, en Artesanías de Colombia hacemos capacitaciones integrales al sector e iniciamos con levantamiento de línea base, una caracterización de la población; entendemos sus necesidades, el nivel de su técnica; les enseñamos emprendimiento y a ver su oficio como un modelo de negocio, porque las artesanías son una industria creativa que hace parte de la economía naranja. En el momento en que un artesano se formaliza y encuentra que a través de la artesanía puede garantizar el sustento de su vida, estamos cerrando un ciclo de sostenibilidad en donde se hacen proyectos con impacto cultural por la preservación, pero también con impacto económico, social, familiar y personal. Un desarrollo económico para la nación.

¿A qué se refieren cuando hablan de “denominación de origen”?

Es una herramienta de propiedad intelectual para las artesanías. Con el apoyo de la Superintendencia de Industria y Comercio hemos otorgado once denominaciones de origen a once artesanías que provienen de diferentes comunidades, como la wayuu en La Guajira, y de El Carmen de Viboral, en Antioquia. Tienen denominación de origen, por ejemplo, el sombrero vueltiao de Tuchín, en Córdoba, la cerámica de Ráquira, en Boyacá, o los sombreros de Sandoná, en Nariño. Son muy importantes porque la denominación de origen habla de la región, de donde provienen, de la cultura, y es la forma en que los artesanos pueden protegerse de las copias y que digan wayuu hecho en la China.

 

últimas noticias