"Circulart es más que un evento": Octavio Arbeláez

El gestor principal del Mercado Musical Circulart 2019, en Medellín, hace un balance después de una década de actividad y cuenta que durante el evento se realizan negocios por más de 1.2 millones de dólares anuales.

Octavio Arbeláez expone sus puntos de vista durante una de las actividades de Circulart 2019, en Medellín. Cortesía

¿Cuáles son las características de Circulart?

Frente a uno de los cuellos de botella que enfrenta la producción cultural, que es la circulación y distribución de los bienes y servicios culturales, nos propusimos realizar un Mercado Cultural que busca difundir y divulgar la escena musical Latinoamérica, a través de una plataforma de negocios para productos artísticos que respondan a criterios de internacionalización y que encuentren en el mercado oportunidades de circulación en las redes y circuitos culturales del mundo, brindando una serie de herramientas de gestión efectivas que puedan desarrollarse, consolidarse y generar sinergias en el sector.

¿Cuál es el balance de estos diez años del evento?

Diez años más tarde entendemos que siempre hay que estar pendientes de cómo se mueve el sector, tanto desde la dimensión cultural, como desde la dimensión de la industria; desde las políticas públicas hasta el estímulo emocional del día a día del sector, desde los procesos que se desencadenan hasta los resultados posteriores y sus seguimientos. Somos conscientes de nuestro carácter pionero e inspirador de una serie de mercados culturales en el continente y en el espacio cultural iberoamericano y hemos sido generosos en la transferencia de experiencias, promoviendo el trabajo en red y las escenas nacionales. Hoy podemos decir con orgullo que somos una referencia de lo que podemos denominar como una cultura empresarial para las artes.

¿Por qué escogió Medellín para la realización de Circulart?

La ciudad ha acogido generosamente, desde siempre, los sonidos de la diversidad. Desde el periodo dorado en la década de los 70 en que el cluster productivo de la música tenía en Medellín a Codiscos, Fuentes y Sonolux, como disqueras líderes en el continente, hasta este siglo en el que los sonidos urbanos se toman el mundo con músicas que, aunque a muchos les suene a lo efímero, está instalado en los imaginarios creativos del mundo. Las músicas tienen la capacidad de renovarse permanentemente, los nuevos sonidos y las poéticas creativas generan esa escena emergente que ahora potencia, en la reconfiguración de la escena musical mundial, un espacio para la independencia. La ciudad toma un papel protagónico gracias a esta apuesta que hemos hecho y que la han situado en el mundo como una de las ciudades creativas de la música.

¿Cuándo empezó su lucha en la gestión cultural y cuáles han sido los retos más importantes?

Hace más de 45 años estamos trabajando en el sector, apostando por lo que hoy es conocido como emprendimiento. Salas de cine independiente, eventos creativos sostenibles, y, en general, la generación de espacios incluyentes, plurales y diversos han sido nuestros espacios de acción especialmente en el mundo de las artes escénicas y la música. Desde Manizales, Medellín, y Bogotá, hasta diversos países de Iberoamérica hemos estado presentes dignificando el sector, proponiendo que la cultura y las artes fuesen más allá de un pasatiempo y se tornara una profesión de la que se viva con solvencia. Uno se los principales retos fue Instalar un discurso que hablara de innovación, tanto en lo creativo como en los modelos de gestión, proponer la renovación de los procesos de circulación de la producción cultural iberoamericana tanto al interior de este espacio cultural común, como alrededor del mundo. Esos han sido los retos, y hoy, al mirar este panorama en perspectiva, encontramos que las semillas están germinando y que esta proliferación de mercados culturales y de la circulación de la vibrante escena creativa de nuestras artes escénicas y musicales en el mundo nos hace sentir que estamos en el camino correcto.

¿Considera usted que las políticas públicas actuales favorecen este tipo de eventos? 

Circulart es más que un evento, nos asumimos en función de proceso. No es únicamente la coyuntura del mercado como encuentro, sino el espacio mercado el que nos interesa, y por eso participamos de esta especie de mercado cultural común iberoamericano que genera dinámicas permanentes en todos nuestros países y que sacuden la escena en la actualidad. Hoy Colombia es líder en las políticas públicas a través de la instalación de la economía naranja como eje transversal de una política de estado para el sector creativo, más allá de cualquier discusión creemos que genera oportunidades desde la apropiación crítica de esta visión y su desarrollo sin olvidar que la cultura y las artes son derechos de la ciudadanía, y que el Estado debe mantener su inversión en el sector, e incluso incrementarla.

¿Cuáles son las cifras de Circulart en cuanto a negocios concretados durante su realización?

Anualmente se consiguen cifras importantes, tenemos evaluadores externos y estamos instalando un observatorio para la evaluación y seguimiento de lo realizado. Creemos que se han movido cifras importantes para un mercado emergente, en el que se hacen negocios por un promedio de 1.2 millones de dólares anuales.

¿Qué sueña para Circulart en la próxima edición?

Circulart se consolidará como líder del sector de las industrias creativas en Iberoamérica, tanto como espacio de reflexión, como de la capacidad de renovación de sus modelos de gestión de los negocios de la cultura. Vendrán sorpresas a partir del próximo año.

891154

2019-11-15T06:09:05-05:00

article

2019-11-15T06:09:05-05:00

jpiedrahita_250613

none

El Espectador

Un chat con...

"Circulart es más que un evento": Octavio Arbeláez

52

5661

5713