Estrenó “Indignados Social Club” en el Teatro de Bellas Artes

Diego Camargo: humor en sintonía con las buenas causas

El comediante de origen samario llegó al “stand up” porque sentía que no era bueno comunicándose con los demás. Considera que, además de hacer reír, su trabajo debe contribuir con causas sociales.

Archivo

Lleva casi diez años haciendo humor, ¿a qué se dedicaba antes?

Estudié comunicación y antes de terminar hice un taller de guion cinematográfico en Cuba. Cuando terminé, me fui a España a seguir estudiando cine y después gané una beca para ir a Argentina. Fui periodista, escribí sobre cine, trabajé como asesor del gobierno y he dirigido y escrito para televisión.

Antes de la comedia también fue cuentero, ¿cómo fue ese tránsito?

Fue difícil. La gente piensa que hacer stand up es pararse a contar anécdotas, pero hay que partir de una premisa que necesitas demostrar con anécdotas, historias o actuando para luego llegar a una conclusión. El stand up tiene una estructura muy exigente y para la que los trucos de la cuentería ya no funcionan bien.

¿Cuál es el proceso para preparar un espectáculo de “stand up”?

Todas las líneas se escriben y se registran porque, por desgracia, no es raro que haya comediantes que se apropian de tu material. De cada espectáculo hay escritas tres o cuatro versiones: la inicial, que es la que aparece en la primera temporada; la segunda, en la que se hacen ajustes, y después, con el tiempo, hacen otras versiones hasta llegar a la definitiva.

¿Es difícil escribir “stand up”?

A diferencia del teatro, el cine o los libros, uno no se sienta a escribir, sino que van llegando líneas y uno se demora meses en pulirlas. Al final, la mayoría del material queda olvidado o perdido porque no dice mucho o va caducando.

¿Qué le aportan la madurez y la experiencia a un comediante?

Uno sabe si un comediante lleva poco tiempo porque habla de su mamá, su tía o Transmilenio. Al principio la gente no se arriesga mucho, pero mientras más escriben y más se comprometen, es más probable que aparezcan temas mucho más complejos. Admiro a Richard Pryor, que fue un comediante gringo que murió a una edad muy avanzada y al final hacía presentaciones muy filosóficas.

Ha escrito tres espectáculos. ¿Cómo ha sido su evolución?

En el primero hablé sobre las cosas que hacía para disimular mi estupidez. En el segundo, mostré lo que me dolía: era sobre por qué no era una persona socialmente funcional. En el último, que fue sobre fútbol, hablé sobre la pasión, sobre cómo no nos merecemos lo que tenemos porque, en Colombia, con cada triunfo que alcanzamos creemos que ya lo hemos logrado todo.

¿Cuál es el prejuicio más común que se tiene sobre los comediantes?

Que son chistosos en todos lados, que somos el alma de la fiesta o que una mesa con nosotros al almuerzo es una dicha. De hecho, todos los comediantes que conozco son bastante tímidos. Llegué a la comedia porque no era muy bueno para comunicarme con la gente y encontré en el escenario mi propia voz.

¿Cuál ha sido su peor presentación?

En Sincelejo, hace seis años. Me había intoxicado con un jugo de corozo y empecé la presentación. Tuve que salir del escenario unas tres o cuatro veces. Estuve pálido y con una sensación horrible todo el tiempo. Aprendí que uno no come ciertas cosas antes de subirse al escenario.

¿Por qué dedica parte de su trabajo a apoyar causas sociales?

Trato de que el 10% de mis montajes sean colaboraciones a una fundaciones o que sirvan para apoyar el trabajo de gente que busca cambiarles la vida a los otros. Creo que si lo único que uno sabe hacer bien es lograr que la gente se burle de uno, lo mejor que se puede hacer es poner eso al servicio de gente que trabaja para ayudar.

Desde que Teletón regresó ha trabajado con ellos ¿cómo lo hará este año?

Este año estoy vinculado muy a fondo. Estaré en las centrales telefónicas de principio a fin para atender a las personas que llaman a donar porque quieren cambiarles la vida a personas con discapacidad. Estoy en un entrenamiento, porque soy muy malo para eso. A mí me angustia mucho hablar por teléfono. También voy a presentar la franja de programación del sábado de 2 a 4 de la mañana.

¿En qué consiste “Piyamatón”, la sección que va a presentar?

Es un espacio en el que tendremos muchos invitados en pijama y en el que vamos a hacer pruebas ridículas y muy divertidas. Hace tiempo lo presenté con Jorge Alfredo Vargas. Además de eso, también recorreré varias ciudades de Colombia para explicarle a la gente que Teletón es importante, transparente y para mostrarles qué se hace con el dinero que se recolecta.

 

últimas noticias

Alan Ramírez, voz valiente y popular