Es docente de las universidades Plymouth (Inglaterra) y Gante (Bélgica)

El mundo de robots de Tony Belpaeme

El británico, doctor en robótica, ha trabajado en este campo por más de 20 años. Comenzó construyendo máquinas que asemejaban un insecto, hasta involucrarse en el mundo de la inteligencia artificial y buscar la interacción de los humanos con los robots.

Tony Belpaeme estuvo a finales del año pasado en la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito. / Cristian Garavito - El Espectador

El diseño de algunos robots asemeja un rostro humano. ¿Qué piensa de esto?

Me parece muy emocionante, porque nosotros disfrutamos al interactuar con otros entes sociales, como animales o personas. Estos nuevos robots con características sociales pueden ser usados no sólo para entretenimiento, sino para áreas donde pueden ayudar a mejorar nuestro desempeño.

¿Cómo se comenzó a darles un rostro humano a los robots?

Siempre en la historia de la humanidad los hombres han buscado tener máquinas o entes artificiales que luzcan como un humano. Se utilizaron materiales artificiales para hacer estructuras que tenían la forma de una persona y alrededor de estas se construyeron mitos. Los robots con características humanas son simplemente la última tendencia de esto, ahora usamos la electrónica para hacer que estos entes artificiales tengan cierto tipo de vida.

¿Hacer robots con características humanas puede poner en riesgo la barrera entre la vida humana y la artificial?

Es normal que a los humanos nos atemorice pensar que una máquina puede ser más fuerte o inteligente e ir más rápido que nosotros, pero hay cierta diferencia. Un carro va más rápido de lo que un humano puede correr, pero no nos sentimos amenazados por un carro. Se trata del concepto de inteligencia, pensar que una máquina puede ser más inteligente que nosotros es algo que nos asusta, pero no debemos tener miedo de esto. Siempre hemos tenido máquinas que nos ayudan a mejorar nuestras habilidades, los robots son herramientas.

¿Existe una característica humana que los robots nunca vayan a tener o todas nuestras cualidades pueden ser reproducidas con la tecnología?

Teóricamente no hay ninguna limitación para las características que pueden tener. Le diría que los robots nunca podrán tener emociones, pero esto no es algo tan evidente. Cuando una persona se ve contenta, es porque algo en su interior hace que lo esté. Si hacemos que un robot tenga una apariencia de estar feliz es porque algo en su interior, por ejemplo, el programa computacional que tiene, está haciendo que tenga esa apariencia. Otros dirían que nosotros tenemos un alma y ellos nunca lo tendrán, pero esto sólo parte de que nosotros creemos tenerla.

Usted dice que sí puede haber una interacción entre humanos y robots. ¿Cómo funciona?

Funciona bajo el mismo principio de interacción entre nosotros mismos, los humanos, que lo hacemos sin ningún tipo de aprendizaje para hablarle a alguien y comunicarnos con otras personas. Nosotros empezamos a desarrollar competencias sociales como humanos y lo que buscamos en robótica para que se pueda dar una interacción de las personas con la vida artificial es replicar esas capacidades sociales en un robot.

¿Debería existir una barrera para las posibilidades de la tecnología en este ámbito?

Es complejo. En mi opinión, bajo ningún motivo deberían crearse robots que puedan herir, hacer daño o matar personas, ese podría ser uno de los límites. En este momento se pueden construir robots de bajo costo y enviarlos a la guerra en lugar de soldados, pero eso no sería correcto. Sí debería crearse una barrera.

Para los humanos, ¿qué ventajas o desventajas hay en la interacción con robots?

Hoy conocemos ventajas del uso de la robótica en terapias, aprendizaje y entretenimiento. Hacia el futuro hay que tener cuidado con la profundidad de la atención, por ejemplo, un teléfono móvil tiene mucha información y la gente pierde muchas horas en ellos. Como ingenieros y diseñadores de robots debemos tener en cuenta que estos no pueden robar el tiempo de los humanos. La interacción humano-humano es más importante que la interacción humano-robot.

Usted decía que un robot puede apoyar el proceso de aprendizaje. ¿Cómo?

Actualmente en un salón de clases un profesor enseña a 20 o 30 estudiantes, pero es posible que un alumno que esté por fuera del promedio necesite otro tipo de apoyo. Un robot podría crear sesiones de educación uno a uno, pero por ahora son limitados los que pueden hacerlo, porque tienen competencias específicas y carecen de otro tipo de cualidades que tienen los profesores para enseñar. Se está trabajando en proyectos de investigación donde se demuestra que son efectivos en la educación uno a uno.

¿Cómo ve el futuro de la robótica?

Cada vez habrá más robots. El primer paso será ver entes de inteligencia artificial apareciendo en pantallas o teléfonos móviles, pero luego veremos cómo estarán en la vida cotidiana. El futuro es que los robots estén en los hogares, puede ser simplemente un juguete, una aspiradora robótica, una máquina que cuide la casa. Es difícil predecir cómo la robótica aparecerá en la vida humana, pero es seguro que cada vez estarán más presentes y debemos estar preparados para esto.