Desde el 25 de febrero dictará seminarios sobre superación de la adicción

“El obstáculo que hay que superar es la propia mente”

Alexánder Torres empezó a aplicar la hipnosis clínica en su consultorio en Inglaterra. Considera que la terapia psicológica y la voluntad de un cambio son centrales para superar cualquier tipo de dependencia.

Tuvo su propio consultorio en Inglaterra. ¿Qué aprendió de esa experiencia?

Después de estudiar psicología me entrené en hipnosis clínica en Londres. Allí abrí mi propio consultorio, al que llegaban muchos pacientes con problemas de alcohol. Ellos tenían muchas recaídas y poco a poco me di cuenta de que era mejor ir más lento en el tratamiento y empezar con terapia tradicional antes de llegar a utilizar la hipnosis.

¿Por qué se interesó en este tipo de tratamiento?

Estudié psicología en Colombia y mientras lo hacía llegaron a mis manos un par de libros sobre el tema. Me quedó una gran curiosidad, porque sabía que esas técnicas podían ser muy útiles, y me puse a investigar por mi cuenta. Al final de mi carrera supe que en Inglaterra se podía estudiar hipnosis de manera profesional y me fui a estudiar para complementar mis habilidades como psicólogo.

¿Cuáles son las posibilidades terapéuticas de la hipnosis clínica?

Con la hipnosis se puede tratar cualquier tipo de problema emocional y psicológico. También es una muy buena herramienta para controlar adicciones que van desde el cigarrillo, que por lo general es una de las más simples, hasta alcohol y las drogas, que suelen estar relacionadas con el pasado de la gente y con experiencias dolorosas.

¿Cómo funciona su método?

La mente consciente, que es la que analiza situaciones e interviene en nuestro día a día mientras estamos despiertos, suele ser muy terca. Con la hipnosis, mediante una relajación profunda, accedemos al subconsciente, la parte de la mente que no se encarga de analizar sino que ejecuta acciones. La idea es llegar allí y ayudarle a la gente a reprogramar sus hábitos de comportamiento.

La hipnosis también es utilizada en el mundo del entretenimiento…

El problema con la hipnosis de show es que pone a la gente a hacer el ridículo en beneficio del hipnotizador. Eso hace que no la podamos ver como lo que es: un recurso clínico y terapéutico. En Colombia, por ejemplo, ninguna universidad enseña hipnosis, como sí sucede en países como Inglaterra, donde el entrenamiento en hipnosis hace parte de la formación de psicólogos, médicos y odontólogos.

¿La hipnosis sirve para superar adicciones?

Para las personas que tienen ansiedad, fobias, adicciones o cualquier tipo de dependencia, el obstáculo que hay que superar es la propia mente. Usando toda una serie de recursos, entre los cuales la hipnosis es uno más, la mente se puede volver un recurso para alcanzar metas y no una fuente de obstáculos.

¿Por qué cree que no se enseña la hipnosis en el país?

Hasta el día de hoy, la psicología que se enseña en el país tiene muchos rasgos de lo que se enseñaba en los 40 y 50. Somos muy clásicos y conservadores en cuanto a la teoría y la práctica, y creo que deberíamos estar más abiertos a la innovación que está sustentada por investigaciones serias.

¿Cómo funcionan sus seminarios para dejar de fumar?

Los seminarios para dejar de fumar tienen tres partes. En la primera nos enfocamos en conocer bien las causas y las consecuencias de la adicción para poder derrotarla. En la segunda enseño técnicas para controlar la ansiedad sin necesidad de fumar y, finalmente, en un tercer momento usamos la hipnosis para desprogramar el hábito de la adicción.

¿Qué viene después de la hipnosis?

Lo ideal es que después se pueda hacer un seguimiento, al menos durante seis semanas. Hay personas para las que dejar una adicción como el cigarrillo es como superar una ruptura amorosa, y se necesita apoyo para no recaer. La hipnosis no es un recurso mágico que da resultados inmediatos y es necesario tiempo para ver los resultados.

¿Hay algún requisito para que una persona supere la adicción?

El único es querer dejarla. Muchas veces los padres fuerzan a sus hijos a ir a terapia, pero es muy complicado lograr resultados en contra de la voluntad de una persona. Cuando llega gente que quiere dejar la adicción y no ha podido, aunque tiene motivaciones para dar la pelea contra la adicción, es mucho más sencillo.