Participó en Miss Mundo Colombia

Elisa Berdugo busca triunfar en Los Ángeles

Es una abogada que jamás ejerció la carrera porque algún día, estando en una oficina, la invitaron a participar de un concurso de belleza que cambió sus planes.

Elisa Berdugo representó a Cesar en Miss Mundo Colombia, en 2015. Cortesía

Ahora es actriz, pero comenzó estudiando Derecho cuando estaba en Colombia.

Soy egresada de la Universidad del Atlántico. Fue una experiencia muy chévere estudiar en una universidad pública y logré entrar por concurso. Allí conseguí buenos amigos y fue una gran experiencia, pero en realidad nunca ejercí. Me imagino que Dios planeó un camino diferente para mí, porque en los dos últimos años de Derecho ya estaba participando en Miss Mundo Colombia, estuve viviendo en Bogotá y participaba de lleno en el modelaje. Logré llegar a la meta, que era graduarme de abogada.

¿Cómo llegó a Miss Mundo Colombia?

Miss Mundo Colombia fue en el 2005. Representé a Cesar, a pesar de que soy de Barranquilla. Fue una experiencia muy bonita.

¿Alguna vez pensó que terminaría en la actuación?

Empecé en el modelaje por el Derecho. Había una persona que organizaba un concurso de belleza local y me dijo que por qué no me animaba a participar. En ese momento no tenía entrenamiento ni tacones. Era al día siguiente, tuve que alquilar un vestido y unos zapatos y gané. Eso me dio una beca para estudiar modelaje y de ahí empezó todo el proceso. Estuve en el Reinado del Arroz, el del Frío (en Tunja) y el del Joropo. Ahora estoy enamorada de la actuación, llevo cuatro años buscando las mejores agencias y representantes.

Todo fue una cadena. El Derecho la llevó al modelaje y el modelaje a la actuación.

Totalmente. Las cosas se dieron así. Es algo que no se debe solo a cómo luce uno físicamente, por eso respeto muchísimo la actuación, y he estudiado en diferentes lugares porque quiero hacer un trabajo de verdad artístico. Es importante entrenarse.

¿Cómo logró su primer papel en una producción en Estados Unidos?

A través de la agencia. Todo es un proceso y trabajo. He entrenado los castings con profesores actorales, cuando les gustas te ponen en un período de prueba. A medida que la agencia es mejor, son más las posibilidades para ciertos castings. Ahora acabo de entrar a otra agencia, es un trabajo largo, pero significa seguir los sueños.

Tiene una pequeña hija.

Victoria tiene seis años. Es mi refugio y soy feliz de llevarla a Colombia, porque quiero que conozca el país, que hable español, que se vista de carnaval y coma todas las cosas que yo comí.

¿Su esposo fue uno de los motivos para quedarse en Estados Unidos?

Cuando estaba terminando la carrera quería viajar a hacer una especialización en Bogotá, pero lo conocí. Decidí casarme con él en lugar de viajar al Reinado del Café, me vine para Estados Unidos y comencé a trabajar. Nunca pensé en terminar acá.

Ha vivido en Barranquilla, Bogotá y Miami, ¿con qué ciudad se queda?

Depende. En Barranquilla me quedo para estar con mis amigos y mi familia, disfrutar, bailar y sentir ese calor. Bogotá me gusta para trabajar, allí hay personas muy emprendedoras. Miami es ahora mi hogar, cómo no amar el lugar donde vivo. Cada lugar es especial y tiene un espacio en mi corazón.