Lideró la banda chilena La Ley

“Fuera de mí”, de Beto Cuevas, dieciocho años después

El cantante chileno unió fuerzas con Ana Torroja para darle vida a una canción emblemática de su carrera, casi dos décadas después de su lanzamiento.

Beto Cuevas quiso rehacer de nuevo su canción “Fuera de mí” dándole otro aire junto a Ana Torroja./ Cortesía

¿Cómo sintió usted el reencuentro con “Fuera de mí”?

Para mí ha sido algo así como “retomar” una grabación que no continuaba desde hace mucho tiempo, pero no es tanto un reencuentro, porque esta canción siempre ha estado dentro de mi repertorio y lo digo porque desde que salió, en el año 2000, ha sido parte de mis conciertos. Fue un proceso gratificante, trabajé de nuevo con Humberto Gatica, y eso sí que fue un reencuentro porque él fue quien produjo la primera versión hace 18 años. Cuando comenzamos a grabar la canción con mi voz, nos dimos cuenta de que tenía una similitud con Mecano en el tono, así que decidimos llamar a Ana Torroja para mandarle la canción, y ella me confesó que de mi repertorio de música esa era justamente su canción preferida.

¿Cómo fue el reto más grande de replantear y rehacer la canción con Humberto como productor?

Lo que había que hacer, y en eso ambos estuvimos de acuerdo, era que la canción fuera parecida a la original, pero al mismo tiempo teníamos que hacer que fuera lo suficientemente diferente como para justificar que es una versión 2018. En este caso, si te pones a comparar la versión original con la nueva, te das cuenta de que hay una edición en ciertas partes que marcan la diferencia entre la una y la otra. Nos enfocamos en hacerla corta, porque yo personalmente he sufrido mucho con las emisoras, que cuando les pasas una canción que dura más de cuatro minutos, ellos mismos las recortan, y eso está mal porque se están metiendo con tu trabajo.

¿Esa labor de autoedición fue dolorosa o placentera para usted?

Al principio fue complejo porque me encantaba como sonaba así, pero sabía que tenía que cortar la canción, y obviamente me dolió, pero después comencé a cortar los lugares en los que sentía que lo podía hacer sin sufrir tanto, y llegamos a una versión de cuatro minutos con dieciséis segundos. Todavía estaba larga y yo ya no veía qué más quitarle, no había forma de cortarla más, entonces se me ocurrió que le podíamos subir dos puntos a la canción sin alterar el tono de la voz, y así terminó en tres minutos con dieciséis segundos. Fue muy lindo diseñarla y trabajarla de esa manera hasta llegar al objetivo.

Hace un rato mencionó el estilo de Mecano. ¿Cómo es ese estilo y qué lo diferencia del suyo con o sin La Ley?

Para mí el estilo de Beto Cuevas y La Ley son muy similares, si alguien escucha mi voz inmediatamente se va a devolver a la discografía de mi pasado. Una buena melodía es siempre bienvenida, y siento que finalmente el pop es lo que hace que tu melodía sea más accesible al oído popular, y esa es la idea, porque yo no hago música para músicos, yo hago música para la gente. En ese sentido, creo que Mecano tenía una musicalidad que por momentos era un poco sinfónica, generaba ambiente y armonía.

¿Cómo fue la construcción del videoclip?

Fue muy lindo, porque cuando volví a llamar a Humberto para esta producción, sabía que tanto él como yo habíamos evolucionado profesionalmente, y eso implicaba una adaptación a los medios digitales de hoy en día. Me parecía importante soltar todas las cosas tradicionales, y Gustavo Garzón, quien dirigió el video, captó muy rápido lo que yo quería hacer con las imágenes, y mostrar lo que yo pienso que sucede cuando una persona muere, cuando el cuerpo se muere, porque yo siempre he creído que uno en esencia no se muere. Me encantaba la idea de mostrar un espacio visual en el que se viera cómo es el otro lado del túnel, y ahí es cuando vemos las memorias del pasado, la imagen física de quienes éramos y que se van desvaneciendo. Es un concepto que quise mostrar desde el inicio.

¿Esa facilidad que tiene al expresarse en el formato visual tiene que ver con su facilidad para pintar?

Claro que sí. Siento que hay que tener cierta sensibilidad para poderse imaginar cómo podría ser un video, y yo siempre he participado en todos mis videos, ya sea haciendo collage, alguna cosa, pero es clave siempre saber y tener claro cómo uno va a comunicar lo que quiere decir visualmente; por eso yo quería para este video mucha superposición de imágenes.

Cuéntenos un poco sobre su nuevo álbum…

El disco en el que estará incluida esta canción se estrenará en el primer trimestre de 2019, y es la mitad de mis canciones inéditas, y la otra mitad de canciones ya conocidas que forman parte de mi carrera. La razón por la que hago esta retrospectiva es porque el próximo año cumplo 30 años de carrera, así que me pareció que era una buena ocasión para hacer como ese tbt a nivel musical.

¿Puede adelantar cuáles serán algunas de las colaboraciones?

Pues hace poco terminé de grabar el segundo sencillo, que es una canción nueva llamada Rosas en el lodo, y la estoy interpretando con Monsieur Periné, que además de ser excelentes seres humanos, son artistas increíbles y muy creativos. Lo que hicimos realmente va a pasar a la historia porque quedó muy bien hecho.

¿Qué ha sido lo más difícil para usted en estos 30 años de actividad musical?

En realidad, uno tiene que aceptar que los cambios musicales y los nuevos géneros no son algo que pasa únicamente en esta época; siempre, independientemente del año que sea, a los músicos nos ha tocado adaptarnos a eso. El ejemplo claro de eso fue cuando nació el rock n’ roll, esa mezcla entre la música blanca country y la música negra, que era el blues, y que logró encantar a la gente, sorprendiéndola con nuevos sonidos… Siempre estaremos en constante cambio, pero más que ser una dificultad, es una manera de crecer profesionalmente.

 

últimas noticias