Una alianza de El Espectador y Mutante.org

hace 2 horas
Ganador del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabo 2017

Jorge Ramos: “Los colombianos me llenan de esperanza”

El presentador estrella de Univisión recibirá el galardón el 29 de septiembre en Medellín, durante el V Festival Gabriel García Márquez. Habla de la paz con las Farc y de su pulso con Donald Trump.

Jorge Ramos nació en México, vive en Miami, es autor de doce libros sobre América Latina y cree en el periodismo como servicio público y arma para desinflar poderosos. / Cortesía TED

¿Qué significa para usted recibir el Reconocimiento a la Excelencia del Festival Gabo 2017?

Significa que no estamos solos. Significa que los periodistas podemos ser solidarios. Y por eso le dedico este premio a los periodistas que han muerto por confrontar a los poderosos. No es ninguna sorpresa para nadie que para mí sea más fácil criticar y cuestionar desde mi trinchera en Miami. Pero los verdaderos héroes del periodismo en este momento están en pequeñas ciudades de México peleando con el alcalde, con los policías cómplices y con los narcos que saben dónde estudian sus hijos.

¿Qué le aporta a su visión y formación periodística ser inmigrante en Estados Unidos?

Soy un inmigrante y soy un periodista. Eso significa que soy el otro, el de afuera, el último en llegar. Como periodistas, creo que nuestro lugar es del otro lado del poder. Los periodistas debemos ser contrapoder. Así es como veo mi trabajo. Si tengo que escoger entre ser amigo o enemigo del presidente, prefiero ser su enemigo.

Donald Trump lo expulsó de una rueda de prensa. ¿Cuál es su balance hasta ahora del nuevo presidente de Estados Unidos?

Eso ocurrió en agosto del 2015. Los latinos en Estados Unidos nos dimos cuenta de que estábamos frente a una persona con ideas racistas. Pero pocos nos hicieron caso. Cuando trataron de corregir, ya fue muy tarde. Trump es un bully, que miente en promedio cuatro veces al día (según el New York Times), que ha hecho comentarios racistas, sexistas y xenofóbicos. Ese es el presidente de Estados Unidos. Nuestra labor es ver qué es verdad y qué es mentira. Y cuestionarlo día y noche. Yo me estoy preparando para cuatro años con él en el poder.

Desde Univisión, a usted se le considera el periodista más influyente entre el público hispano. ¿Cómo asume esa responsabilidad en esta época de posverdades?

Mi trabajo es darles voz a los que no tienen voz en Estados Unidos. Los inmigrantes indocumentados son casi invisibles. Trump y su tropa los critican todo el tiempo, los llaman criminales y violadores, pero nadie los oye. Creo en el periodismo como servicio público. Y para mí eso consiste en reflejar la realidad tal y como es, no como quisiera que fuera, en darles voz a los que no la tienen y cuestionar al poder.

¿Qué futuro cree que le espera al continente con mandatos como los de Trump o Maduro?

Maduro es un dictador. Trump es un líder autoritario. La democracia es algo por lo que se tiene que luchar todos los días. ¿Quién hubiera pensado en 1998 que Venezuela se iba a convertir en una dictadura? La realidad es que a los presidentes, una vez que son elegidos, se les sube el poder a la cabeza y a veces se sienten todopoderosos. Bueno, nuestro trabajo como reporteros es desinflarlos y bajarlos al piso.

La libertad de prensa en México está más que amenazada por los narcos. ¿Qué debería hacer el gobierno de México para defenderla?

México es uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, particularmente en provincia. Han muerto decenas de periodistas en la última década y la impunidad es casi total. Al Gobierno le gusta decir que sus muertes no tuvieron nada que ver con su profesión. Yo creo exactamente lo opuesto. No, no confío en el gobierno mexicano para proteger a los periodistas. ¿Cómo confiar en el gobierno de Peña Nieto cuando espía periodistas y no persigue a quienes los matan?

Usted ha cubierto guerras como Irak y Afganistán. ¿Qué opina de que se haya firmado la paz en Colombia con la principal guerrilla y cómo cree que se consolida un proceso de paz?

Sé que este es un tema muy delicado en su país y quiero ser muy respetuoso. Pero, desde lejos, es mejor pelearse en paz que en guerra. Es mejor que debatan en televisión y en los periódicos que en campos de batalla. Casi todos mis amigos colombianos han pasado toda su vida en guerra. Hoy, por primera vez, viven en paz. Prefiero una paz imperfecta que una guerra implacable. La guerra es el fracaso. Por eso ustedes los colombianos me llenan de esperanza. Miren lo que han logrado. Son un ejemplo para el mundo.

¿Cómo se definía Jorge Ramos al empezar su carrera periodística y cómo se define hoy?

Antes me definía como un preguntón. Y ahora soy sólo un inmigrante preguntón frente a una cámara de televisión.

¿En qué tema trabaja para su siguiente libro?

En el desafío de ser un inmigrante Latino en la era de Trump.

¿Y para su columna del “New York Times”?

En la enorme tristeza que me da que mi hijo Nicolás se vaya a la universidad. No sé qué voy a hacer.

 

últimas noticias

Juan Pablo Llano y la cultura de la forja

Pedro Mar, de Colombia para el mundo