Kendall Messick y el instante irrepetible de una fotografía

El fotógrafo estadounidense presenta la exposición “Visión Ciega”, que estará hasta el 27 de septiembre en el Museo Casa Grau de Bogotá. La muestra incluye 25 imágenes misteriosas y audaces de algunos rincones de la capital colombiana.

Kendall Messick estudió en el Centro Internacional de Fotografía y en la Escuela de Artes Visuales de la ciudad de Nueva York. Cortesía

¿Cómo nace la muestra “Visión ciega”?

Llegué a Bogotá en 1985 como estudiante y gané una beca en la Universidad de Los Andes. En ese momento no sabía que sería artista, pero en esa época tuve la oportunidad de crear un cuento, fue una experiencia increíble. Después de 10 años se me ocurrió hacer este proyecto en el que exploré los temas de ese cuento, pero a través de la fotografía.

¿Por qué la llama “Visión ciega”?

En 2014 le di el nombre Visión ciega y las primeras fotos que aparecen en la exposición son de los años 80. Pienso sacar un libro, el cuento y unas cosas de mi diario, la idea es combinar las fotos del pasado con las que he tomado en estos últimos años. La exposición cuenta con 25 fotografías. Tengo más, pero tenía que elegir pocas por el espacio.

¿Qué tanto cambió su ojo de artista en todos estos años?

Suelo trabajar en proyectos de muchos años, en mi primer proyecto tardé siete años, el segundo duró seis y el tercero llevo más de quince años. En Visión ciega las fotos son de la calle, que son muy difícil de hacer, ya que un día puedes encontrar tres fotos espectaculares y al día sigueinte no encontrar nada. Hay que tener mucha paciencia.

¿Cómo seleccionó las fotografías de la exposición?

La elección de las fotos empezó con las de los años 80, que es algo del pasado y, después escogí unas fotografías en las que la gente no me está viendo y al final las imágenes son de personas que sí me tienen como punto de referencia.

¿Por qué decide dedicarse a la fotografía y al arte?

Todos mis proyectos empiezan por algo personal, pero a lo largo del tiempo me di cuenta de que todo parte de algo personal, y eso evoca emociones en otras personas. La fotografía para mí es algo mágico, es un instante que no se repite.

¿Cuándo y por qué llegó a Colombia?

Llegué a Colombia en 1985. Me pasaron cosas muy bonitas en el país con la familia con la que viví y mis amigos, aunque cuando estuve aquí por primera vez se vivía una época de violencia muy fuerte. Me fascina todo de Colombia y para mí es lo máximo.

¿Qué le aporta la literatura a su trabajo visual?

La literatura latinoamericana me atrae mucho y el realismo mágico mucho más, hay muchas fotos que tienen un cierto realismo mágico.

¿Cómo realizó su primera muestra fotográfica?

He realizado cinco proyectos. Uno de ellos no ha salido. Para el primer proyecto estuve en un pueblo de Estados Unidos, en el que retraté a muchas personas viejas e hice videos, de los que resultó una película y realicé una exposición con las fotos, así como un diario con las historias de las personas que retrataba. Ese trabajó ha estado en más de diez museos en Estados Unidos.

¿De dónde nació su segundo proyecto?

Mi segundo trabajo era de un señor que tenía un teatro en su sótano, lo conocí cuando era muy pequeño, porque era mi vecino. Fui a visitar a mi familia en Navidad y me contaron que la hija del señor había muerto, entonces fuimos a su casa para hablar con él y su esposa, tenía 85 años, es así como decido contar su historia y duré seis años en ese proyecto. Decidí hacer las fotos en blanco y negro, además de contar la vida real de los ancianos y descubrí que el señor había realizado diseños para teatros. Publiqué un libro con mis fotos y sus diseños.

¿Y el tercero?

Nace de una experiencia personal, se me incendió un estudio que tenía. Soy coleccionista y después de unos meses del incendio, decidí que tenía que hacer algo con eso, entonces pasé tres años tomando fotografías de las cosas que me quedaron y de mí vida quemada. La exposición la hice en el mismo estudio, después de su remodelación, aunque dejé algunas paredes como quedaron y tuvo mucho éxito, porque mucha gente la vio y era como un autorretrato.

¿Qué quiere que pase con la exposición "Visión ciega"?

Quiero publicar un libro con esas fotos y quiero llevar la exposición a otras ciudades de Colombia y de Estados Unidos, además amo mucho a Colombia, por eso quiero compartirlo en otros lugares del mundo.

¿Tiene otros proyectos?

Quiero viajar con esta exposición y la de mi autorretrato, de la que también he realizado esculturas en bronce de partes de mi casa.

 

 

882067

2019-09-20T12:21:05-05:00

article

2019-09-20T12:21:05-05:00

jpiedrahita_250613

none

El Espectador

Un chat con...

Kendall Messick y el instante irrepetible de una fotografía

60

4784

4844

 

Tomás Delfino, experto en el arte cervecero

Natali Ortiz, una mujer de retos constantes

Leticia Dolera y el relato audiovisual femenino