La bogotana que apuesta por la moda sostenible

Paula Maldonado es una diseñadora animalista que busca hacer un cambio en la industria creando prendas sostenibles, cuyo proceso de producción tenga los menores impactos posibles con el medio ambiente. Estudió Diseño Industrial en Nueva York.

Paula Maldonado ha exportado “chaquetas veganas” a Alemania, Francia y México. / Cortesía Dauntless

¿Cómo llegó al mundo de la moda?

Siempre me había gustado, sobre todo las tendencias y cómo estas influyen en el diseño y la mentalidad del consumidor. Viví ocho años en Nueva York, una de las principales capitales de la moda, y comencé a involucrarme indirectamente con el tema. Era curadora y directora de arte en una compañía de lujo; en mi tiempo libre trabajé como directora de fotografía con varias publicaciones en Vogue.

Empezó en la moda sostenible como una idea personal. ¿Por qué?

Con estos proyectos editoriales de moda conocí sobre la crueldad con los animales y la falta de sostenibilidad de la industria. Quise hacer algo al respecto y reuní ideas para crear una marca ideal que fuera amigable con los otros seres vivos.

La industria ha sido muy contaminante. ¿Es necesario repensar la forma de producir prendas?

Absolutamente. Las marcas que llevan muchos años en el mercado ya están obligadas por el público a hacer algún cambio positivo y de impacto, por ejemplo, ser más sostenibles, cuidar el medio ambiente o tener algún tipo causa. Sin estos cambios sus ventas comienzan a bajar, como es el caso de Gucci - que ya no va a vender piel ‘fur’ de animal – o Armani y Net-a-Porter.

Usted hace moda sostenible, ¿cómo lo logra?

Dauntless por ahora sólo vende chaquetas tipo biker. No tiene temporada y su tiempo de vida de vida alcanza los diez años. Como no apoyamos las colecciones, reducimos los desechos de inventario. También tratamos de usar los materiales más sostenibles posibles y el mismo patrón para todos los estilos, reduciendo el impacto al medio ambiente.

¿Qué hace falta para poder poner la etiqueta de “sostenible” a una prenda?

Reducir el impacto al medio ambiente. Usar los materiales orgánicos y naturales para la confección, que ahora son posibles gracias a la tecnología, como los algodones, los hongos o el cuero de piña o usar menos agua en el proceso de confección. Hay muchas áreas donde una marca puede reducir su impacto y volver esa mejoría algo bueno para nuestro planeta. Que esa sea la misión de una marca, hacer cambios que se traduzcan en impactos positivos para el medio ambiente, es la meta.

¿Cuáles son esos materiales que la moda debe dejar a un lado por sus impactos al medio ambiente?

Desafortunadamente uno de los que más generan impactos al medio ambiente es el cuero, porque requiere una gran cantidad de agua en su proceso de realización. No estoy diciendo que la gente se vuelva vegana, pero sí que tenga conocimiento de que el cuero viene de las vacas y tener a estos animales para generar el material es una de las actividades que más impactos generan en el ambiente.

¿Considera que es posible crear un manifiesto de sostenibilidad a través de la moda?

Totalmente. El comprador empieza a entender el porqué algunas marcas como Gucci, Armani, Tesla o Dauntless le dan prioridad al cuidado del planeta trazándose una misión: ser sostenibles. El siguiente paso es que las personas, hombres y mujeres, compren moda consciente.

¿Qué la motiva a trabajar por la moda sostenible?

El amor por el planeta.

 

Temas relacionados
últimas noticias