Rafael Castro trajo a Colombia a Wong Chun Nga, heredero de la tradición shaolín

La búsqueda del equilibrio a partir de la energía

El bogotano invita a personas de diferentes tradiciones espirituales a compartir sus conocimientos en el país. Practica el shi kung, una técnica legendaria para equilibrar la energía, y se reconoce a sí mismo como un shifu (maestro).

Desde 2001, Rafael Castro practica la tradición Shaolin y es discípulo de Wong Chun Nga. / Gustavo Torrijos - El Espectador

¿Qué es un shifu?

Es una palabra para reconocer a alguien que es un conocedor de un tema y lo enseña. Se refiere más al aspecto espiritual y su traducción podría ser “maestro”. Hay maestros de diferentes tradiciones, en mi caso, de la shaolin, un legado milenario que viene de las costumbres budistas desde la India, pero que se asentó en los templos shaolines de China hace mil quinientos años.

¿Quién la creó?

La tradición busca facilitarle a la persona que quiere entrenarse alcanzar su máximo potencial o su realización. El patriarca Bodhidharma llegó al monasterio shaolín en China, que era el lugar para las élites imperiales, los altos mandatarios del gobierno, guerreros y los monjes, quienes se formaban para que su cuerpo y su mente estuvieran equilibrados. Viene del shi kung.

¿Qué es el shi kung?

Shi es energía; kung, arte. Traduce el arte de aprender a manejar la energía. Su práctica lleva por el camino de la realización, que tiene que ver también con un recorrido de limpieza o purificación de aquellas cosas que impiden alcanzar el máximo potencial. Eso es lo que yo enseño a través de la energía.

¿Cómo llegó al shi kung?

Dentro de la tradición budista e hinduista se trata de un camino que ya traemos. Conocí a mi maestro y a práctica porque durante muchos años me dediqué a invitar a personas de diferentes tradiciones espirituales a compartir sus enseñanzas en Colombia. A través de un amigo conocí a mi maestro Wong Chun Nga, lo traje varias veces y me formé con él como instructor de la tradición.

¿Por qué lo llaman shifu?

Con el tiempo y la práctica ya los alumnos te comienzan a llamar shifu, reconociendo esa tradición y ese aprendizaje.

¿Le ha cambiado la vida?

En muchos aspectos. Lo primero es que la práctica te enfrenta con el aprendizaje, te lleva a un estado más elevado, de mayor felicidad y gozo total, a enfrentar las partes de tu naturaleza que están bloqueadas. También permite entender la vida, a las personas, fluir consigo mismo y las situaciones que les pasan. Para mí, la realización espiritual tiene que ver con fluir en la vida.

¿Cómo es ese proceso de cambios?

Te encuentras con muchas personas a quienes les abres la puerta y al hacerlo abres muchas más. El primer impacto está en la salud y la energía que sientes, luego en la alegría de vivir, la capacidad de estar más enfocado en las cosas que haces y tener más creatividad. Todo mejora paulatinamente con la práctica.

Cada vez son más conocidas esas prácticas, ¿a qué se debe?

No es un auge en Colombia, sino que el mundo está en una época de apertura de la información. Las personas están cambiando, estamos saliendo de un período de la información para entrar a la época de la intuición. Toda la información está, la encuentras en todos lados, pero no es un tema de cuánto conoces, sino de cómo vives lo que vives.

Trajo a su maestro a Colombia.

Mi maestro Wong Chun Nga es heredero de la tradición shaolín. Tiene alumnos que se han curado de enfermedades crónicas como el cáncer, la diabetes o la hipertensión, sólo con el shi kung. Otros lo adoptan como un estilo de vida, una práctica de resiliencia o como una práctica espiritual.

¿Por qué invita a las personas a que se unan al shi kung?

Practicarlo es algo muy sencillo, no es de grandes teorías o algo intelectual con lo que tienes que llenar tu cabeza de conceptos. Es simple, directo, y los resultados los ves muy rápidamente en el flujo de la energía, la vitalidad y la salud. Existen otras técnicas que son también muy buenas, una que ha ganado mucho reconocimiento es el yoga. En el fondo, el shi kung y el yoga buscan lo mismo.

 

 

últimas noticias