Desarrolló el shiva kriya yoga, una corriente de esta disciplina

La búsqueda interior a través del yoga

La venezolana Érika Tucker se hace llamar Sri Mataji Shaktiananda. Desde 1991 empezó un proceso de cambio y considera que fue despertada por la conciencia shiva y el Mahavatar Babaji, que vienen de la tradición hindú.

En 1991, Érika Tucker perdió a su mamá, enfrentó la realidad de la muerte y quiso convertirse en un ser espiritual. / Gustavo Torrijos - El Espectador

¿Qué significa ser una mujer regente de la tradición védica?

En este momento, no mucho, porque la gente no sabe lo que es la tradición védica, el sanatan dharma o el camino único y verdadero. Los vedas es la enseñanza espiritual por excelencia que se le dio a la humanidad. A mí se me dio ese título, lo asumo como un compromiso interno con el que busco despertar y generar conciencia en los otros.

Entonces, ¿qué es la tradición védica?

Hay unos libros sagrados anteriores a cualquier pronunciamiento religioso-espiritual en los que los grandes sabios, que estudiaron el ser, descubrieron la forma de trascender el cuerpo, aventurarse hacia la experiencia del espíritu. La gente no accede a esa información porque la confunde con algo religioso y otras creencias colonizaron y paganizaron eso. Muchos ven a India como algo lejano, se quedaron con la religión impuesta y no buscaron su espiritualidad.

Si no se trata de algo religioso, ¿cómo se explica?

Es como una manera de interpretar el alma, eso no tiene connotación filosófica posible. La gente se confunde dentro de lo que era el imaginario. Puede haber en una figura del shiva nataraja la fusión del átomo y la gente cree que es un shiva, un dios, pero realmente es la recreación humana de eso.

¿Qué hace falta para poder interpretar el alma?

Un despertar.

¿Cuándo tuvo ese despertar?

Ojalá la gente no viva mi elección, que fue por un proceso de dolor. El nuevo hombre está descartando que sea el dolor lo que lo lleve a hacerlo, sino que ahora tiene como objetivo una sana y oportuna búsqueda que lo lleve a esto. Tuve una ruptura de conciencia con la muerte, le tenía gran atracción a lo que la muerte era, más que temor. Al ver a mi mamá muerta en mis rodillas tuve un eclipse. Ahí negué: primero niego y después busco. Fue en 1991, cuando empecé mi proceso.

Usted habla del “camino único y verdadero”, ¿cuál es?

El de la conciencia única, lo que pasa es que todo se fue disfrazando de religión. Hay que entender que hay una sola fuerza que no tiene nombre, aunque el hombre se empeñó en dársela. Jesús fue un manifiesto, pero no el único ni el primero, al igual que Buda o Mahoma… Ha habido tantos. Si uno desprograma dentro de lo que puede ser nuestra conciencia, lo que mal hemos entendido es la fuerza creadora.

Dice que es una mujer regente de la India, ¿cómo logra rastrear su ascendencia para hacer esa afirmación?

La primera persona que me hurgó dentro de los contenidos de mis vidas pasadas fue un colombiano, me dijo que vengo de unos maestros espirituales; no entendía de qué me hablaba. Era de Pereira, un señor con un poder de visión que no he visto en nadie. Con el tiempo sus palabras empezaron a tomar más sentido. En el momento en que tú empiezas a trabajar la movilización de tu prana interno, empiezas a recordar. Es como si todo lo que son los circuitos de memoria celular se activaran y comenzaras a reconocerte. Nosotros contenemos información.

¿Ha conocido más personas que tengan la misma historia?

Hay gente que, a fuerza de meditar, por voluntad propia –sin regresiones baratas, sin tener que entrar en la hipnosis ni nada de eso–, empezó a recordar. Sobre eso hay mucha literatura que la gente toma para reforzar lo que es ahora, reconocerse en algo más que el otro. Los placeres más íntimos o las más terribles fobias y miedos de una persona tienen que ver con la memoria celular.

¿Qué es el yoga para usted?

Es un sendero, una disciplina, una puerta. Sí le recomendaría a la gente que no se quede en la superficialidad del yoga físico, sino que hay muchos tipos de yoga y escuelas.

¿Cuál es su tipo de yoga y escuela?

Tuvimos que desarrollar un tipo de yoga propio, porque a mí me despertaron la conciencia shiva y el Mahavatar Babaji, que es el mismo Shiva. Ellos me recomendaron que dentro de lo que pudieron haber sido estos sectarismos espirituales, las personas que se adjudicarían el yoga como una filosofía propia podían entrar en conflicto. Por eso le puse shiva kriya yoga.

 

Temas relacionados