John Jairo Arboleda Céspedes asume un nuevo rol en esa institución

Los retos del rector de la Universidad de Antioquia

Espera cumplir un sueño de hace años: que la Alcaldía y el Concejo de Medellín aseguren anualmente recursos fijos para ayudar a ese claustro a superar el déficit presupuestal.

John Jairo Arboleda Céspedes es médico veterinario de profesión, magíster en ciencias y docente de la universidad desde 1997. / Luis Benavides

¿Cuál fue la propuesta ganadora que lo designó como rector?

Fue una propuesta en la línea de asumir los retos que en este momento histórico nos está demandando el país y el departamento. Llevar la universidad a los sitios apartados de Antioquia, con autonomías académicas, económicas, administrativas y financieras que permitan moverse mejor dentro del territorio.

¿Ese fortalecimiento implica cambios en los programas que se ofertan en las regiones?

Sí, eso va de la mano de la diversificación de la oferta, haciendo mucho énfasis en la pertinencia, que sean programas que les gusten a los jóvenes aspirantes a la universidad, pero que respondan a las necesidades de desarrollo económico, social, ambiental o artístico de cada región. Por ejemplo, programas de diseño urbano e ingeniería civil, temas como sociología, trabajo social, agropecuaria, veterinaria o zootecnia. Una oferta que atienda las necesidades de las regiones.

¿La regionalización implica abrir nuevas sedes o fortalecer las existentes?

La regionalización tiene buena presencia en Antioquia. Podemos sumarle una nueva propuesta del gobierno departamental, apuntarle a la universidad digital, y esto nos obliga a hacer alianzas con otras universidades del departamento, como el Tecnológico de Antioquia y el Politécnico Jaime Isaza Cadavid. Hemos restablecido contactos con la Universidad Nacional, que tiene programas regionales. El compromiso es liderarlos. La educación digital tiene un papel más importante y debemos prepararnos para ello.

¿Esto le permitiría a la universidad la internacionalización?

Sí, necesitamos mostrarle al mundo lo que se está haciendo localmente, seguramente será muy interesante para el orden mundial, de experiencias exitosas de desarrollo y estructuras que obedecen a situaciones particulares del territorio. Otra es el posconflicto, aprovechar esa fortaleza de tener presencia en todas las subregiones. La universidad cuenta con fincas para las prácticas de nuestros estudiantes.

¿Tiene pensado algún programa para el tema del posconflicto?

Hay buena cantidad de grupos de investigaciones de docentes y estudiantes muy interesados. Tenemos que dirigir esas estrategias desde la universidad, porque las necesidades son diferentes en las regiones. Estuve en Anorí y vi que las falencias son en la formación básica y media, en esas comunidades todavía no hay demandas de educación superior, pero sí es necesario desarrollar proyectos que las acompañen y aprender de ellas. ¿Cómo se convive en sociedad sin tener que acudir a la violencia? Eso lo haríamos a través de las unidades de gestión tecnológica.

¿Qué proyección tiene para ampliar el número de estudiantes?

La tasa de graduación de nuestra universidad es menor a la de ingreso de estudiantes, esto muestra un crecimiento poblacional. Nosotros tenemos muy claro que, para ampliar los cupos, se requieren más recursos, para ello necesitamos más del Estado.

¿De dónde sacarán los recursos?

Hay que diversificar las fuentes, una de ellas son las regalías. La universidad ha sido pionera en la aplicación de este tipo de recursos. Debemos trabajar con organismos locales y regionales para que se comprometan con aportar recursos a la universidad. También con la comisión que se creó recientemente, valorar los activos que no tienen ninguna utilidad para la universidad y poder venderlos, previo estudio de ellos. Hacer gestión con los concejales y la Alcaldía de Medellín, ya que aunque el aporte del municipio es grande, necesitamos que éstos sean de base presupuestal y que a través del artículo 86 de la Ley 30 que combina recursos del orden departamental y nacional, y no tengamos que depender de la voluntad de la Alcaldía, sino que éstos sean automáticamente y podamos contar cada año con ellos.

¿Cómo sería, de cuánto hablamos?

La idea que tenemos desde hace tiempo es hacer un case inicial de $2 o 3 mil millones y que después se someta a recursos seguros año tras año, que se ajusten al IPC, para que sean pesos constantes. Esa es una lucha desde hace tiempo.

¿Por qué no se ha logrado?

No están obligados, la ley habla de recursos del gobierno nacional y departamental, pero necesitamos es buena voluntad política de un alcalde y del Concejo que entienda que la Universidad de Antioquia necesita esos aportes, pues el 58 % de nuestros estudiantes son de Medellín.

¿Cuál es su estrategia para fortalecer la planta docente?

Hasta 2015 se crearon 176 plazas, el actual rector creó 30 más y debemos ampliarla. En el plan de desarrollo se contemplan hasta 300 plazas nuevas, pero aún no tenemos los recursos suficientes. Le seguiremos solicitando al Gobierno Nacional y hacer nuestros propios esfuerzos para poderlo lograr. También mejorar las condiciones laborales de contratación de los docentes de cátedra y hacer sus procesos de evaluación más colegiados, que no dependan de una sola persona que les genere inestabilidad. La Universidad Nacional, que tiene profesores de cátedra vinculados, allí esperamos llegar.

¿Otro reto grande es la seguridad en el interior de la universidad?

Es un asunto que no podemos ignorar, aunque por tema poblacional no es tan grande. Seguiremos implementando controles en parqueaderos. En cuanto al microtráfico de drogas, seguir actuando con las autoridades correspondientes. El consumo personal es un tema de tratamiento voluntario, pero contamos con personal capacitado para ayudarlos e integrarlos a la sociedad.

¿En Innovación e investigación?

Es un tema fundamental porque la universidad tiene un alto prestigio en investigación e innovación, patentes y licenciamientos y tiene que seguir. Debemos buscar la forma de fortalecerlas más y que Colciencias no se vea afectada en términos de recursos con cada cambio de gobierno, ya que dependemos mucho de ella. Trataremos de buscar otros recursos en el orden internacional, aprovechando que tenemos buenas experiencias y esperamos sea más generalizado para los grupos de investigación.