Antes escribía en el anonimato

María Fernanda Moreno, la mujer que no deja de bregar

La periodista es creadora de contenidos. Ella y su compañera Marcela Peláez fundaron el exitoso blog “Susana y Elvira”, han publicado libros y estrenaron un nuevo proyecto audiovisual.

La periodista María Fernanda Moreno junto a la literata Marcela Peláez crearon el exitoso blog “Susana y Elvira”. Cortesía

¿Cómo nació la idea de hacer series web?

Susana y Elvira salió en 2012. Fue un tiempo de trabajo de seis u ocho meses intentando conceptualizar y crear algo. Nosotras estábamos dentro del clóset y resultó que Manuela se subió en el bus, hicimos casting y terminamos con ese reparto tan chévere. Fue la coproductora la que nos llamó a decirnos que creía que nuestro blog podría convertirse en una serie web.

¿Cómo se conoció con Marcela Peláez, su compañera?

Trabajábamos en la misma empresa, un medio de comunicación, y aunque estábamos en áreas diferentes, teníamos amigos en común. Comenzamos a hablar y vimos que teníamos un montón de temas en común. Comenzamos a hacer clic en lo que creíamos y pensábamos. Había cosas que no veíamos en las revistas y que nos parecía importante decir. En ese momento estaban en auge los blogs e hicimos uno juntas para hablar de lo que otros no decían.

¿Por qué estaban en el clóset?

Queríamos hablar libremente de temas como el sexo, los hombres o lo que nos molesta, pero sabíamos que estábamos en una sociedad muy puritana y que no sería bien aceptado que estuviéramos hablando de ciertas cosas, sobre todo en el campo laboral. Todavía no se recibe bien que una mujer sea activa sexualmente o desparpajada para hablar de ciertas cosas, y nosotras teníamos una carrera profesional seria más allá del blog.

¿Por qué decidieron salir del clóset?

Ya era hora. Desde hacía rato teníamos la idea de hacerlo. Como éramos más adultas, podríamos sentirnos más libres hablando de lo que hablábamos. Había como una sensación y una madurez frente a ciertas cosas. Internet permite el anonimato, pero no sentíamos que un libro lo hiciera de igual forma.

¿Cuánto tiempo lleva en ese “matrimonio” de producciones con Marcela?

Llevamos como diez u once años de matrimonio.

Cuénteme de “La brega”. ¿Cómo nació la serie web?

No estábamos planeando sacar una nueva serie web, pero teníamos un chiste común entre las dos: “¡Cómo bregamos! Qué brega pagar impuestos, qué brega conseguir transporte cuando llueve”… Alguien se nos acercó a pedirnos una nueva serie y nos dimos cuenta de que ahí teníamos una opción, porque los colombianos bregamos mucho. Es un concepto transversal.

¿Por qué muchos se mantienen en la brega?

Alguien se tendrá que embutir en un Transmilenio, otro no podrá conseguir Uber y otra persona tendrá que subirse a una bicicleta y chupar humo todo el camino. También queríamos hablar de cosas que de pronto no estaban del todo bien.

La actriz Manuela González ha acompañado sus proyectos.

Hay una química bárbara. Creo que ella nos copia y nosotras le copiamos a ella todo. Creemos en la misma onda, tenemos dudas similares y el mismo tono, y ha habido mucha sintonía. Que ella participara en Antonia, la maternidad fuera del clóset fue casualidad, porque en medio de la investigación quisimos entrevistarla por su embarazo. A las tres se nos ocurrió hacer algo con eso.

Una propuesta constante es hablar de la mujer. ¿Por qué?

Ese es el universo que conocemos y con el que nos va bien. Algo que nos unió a Marcela y a mí fue la crítica. Creo que cuestionar es lo que nos lleva a un cambio. Nos gusta sentarnos a pensar en la naturaleza y en por qué hacemos las cosas. No nos estaban mostrando a las mujeres como somos realmente, porque hay discursos unidireccionales donde somos amas de casa o trabajadoras, pero no las dos. También nos molestaba el puritanismo.