Lidera un movimiento para el bienestar de las mujeres

María José Flaqué, una mujer holística

La costarricense lidera un movimiento que ha reunido a más de un millón de mujeres de habla hispana en busca de concientizar sobre el bienestar femenino y el ser una persona integral.

María José Flaqué trabajaba en la empresa de su papá cuando decidió dedicarse a Mujer Holística. / Gustavo Torrijos - El Espectador

¿Cómo nació el movimiento Mujer Holística?

Empezó hace mucho tiempo. Tenía ansiedad, problemas familiares y hasta depresión. Buscando soluciones para mí, me involucré en el tema del bienestar, la meditación y la espiritualidad. Evolucioné y a través de los años decidí empezar a compartir lo que me ayudó a sentirme mejor.

¿Cuándo le dio ese nombre?

Fue hace cuatro años. No sé por qué se me ocurrió. En ese momento no era muy conocida la palabra holística, pocos sabían su significado.

¿Qué es para usted ser una mujer holística?

Es ser una mujer integral, que toma en cuenta todas las áreas de su vida para vivir más plena, más allá. Su verdadero significado es que ya somos completas. Muchas veces creemos que necesitamos algo para ser mejores, cambiar para ser aceptadas, o imitar a otras personas. Mientras más estamos alineadas con nuestra autenticidad y divinidad, nos damos cuenta de que somos seres divinos. Significa saber que somos amadas con nuestros errores.

Muchas de sus teorías se pueden aplicar a cualquier ser humano, pero usted se enfocó en la mujer. ¿Por qué?

Cuando inicié Mujer Holística fue pura coincidencia, porque me gustó como sonaba y que era integral, pero nunca pensé en los hombres. Aun así, cada vez se han unido más hombres a nuestra comunidad. La mujer es un pilar muy importante de la familia, siempre he pensado que cuando una mamá está bien puede transmitir algo a sus hijos. Ahora somos un millón doscientas personas unidas por el bienestar y la espiritualidad.

¿Cómo fue el proceso de crecimiento del movimiento?

Ha sido todo un camino. Inicialmente era una página anónima; nadie sabía que yo estaba detrás de ella. Me costó mucho aparecer en las fotos y los videos, contar al mundo que era yo quien hacía todo esto, y hasta el día de hoy todavía es un proceso con el que voy aprendiendo. Ha sido bellísimo ver a la comunidad crecer, pero también ha tenido muchas dificultades porque soy una persona reservada. Todo en la vida son enseñanzas. Si me tocó esto es porque algo tengo que aprender de allí.

¿Por qué decidió mostrar que era usted quien hacía Mujer Holística?

Las seguidoras comenzaron a preguntarme quién estaba detrás, me di cuenta de que las personas se inspiraban en mi historia, pero si no me veían y no sabían quién era, ¿cómo se iban a motivar más? Mi camino es lo que inspira a otras personas. No busco ser una gurú porque me equivoco muchísimo, pero el hecho de intentar las cosas, aunque me caiga, ayuda a los otros.

¿Cómo ha aprendido a manejar esa atención?

Estoy aprendiendo a hacerlo, ha sido mi lección más grande: saber tener límites sanos, con amor.

¿Cuáles son esos límites?

No puedo atender a todo mundo, tengo que cuidar de mí misma primero. No puedo desgastarme físicamente por cumplir cosas, debo cuidar mi cuerpo. La razón por la que esto empezó fue porque quería cuidar de mí, y si quiero que esto sea un proyecto a largo plazo, debo enfocar mi energía en mantenerme sana.

En el libro “Soy una mujer holística” habla de ocho conceptos para transformar la vida. ¿Cómo llegó a ellos?

Me senté a escribir todo lo que sentí cuando tenía mucha ansiedad. Regresé a ese momento para pensar en qué cosas me ayudaron a seguir adelante.

¿Cuáles son las más importantes para usted?

Soñar es lo más importante y tengo un capítulo dedicado a eso. Tendemos a ver los sueños como algo muy de niños, vivir en las nubes o algo poco aterrizado, pero la sociedad nos ha limitado y creemos que no es posible siquiera soñar. Por eso mi invitación a no dejar de imaginar que puede haber una vida distinta para nosotras.

Temas relacionados