Viernes y sábados hasta el 14 de abril

Mc Phantom y su película sonora

El humorista argentino presenta en el auditorio Skandia, en Bogotá, su rutina “Es mejor morir de risa”, que creó después de superar un cáncer linfático y de pulmón.

Mc Phantom dice que lo abruma el cariño que le tienen en Colombia.  / Cortesía

Está presentado en Colombia su rutina “Es mejor morir de risa”, ¿cómo creó este show?

Cuando estaba combatiendo el cáncer y en medio de la quimioterapia, yo tenía un pensamiento claro, que era curarme y volver al escenario para contar mi experiencia. Colombia me dio mucho apoyo en ese proceso y cuando me curé lo primero que hice fue escribir esta rutina, cuyo nombre sintetiza lo que me pasó: Es mejor morir de risa.

Usted tuvo cáncer linfático y en el pulmón, ¿ahora ve la enfermedad como una oportunidad?

Claro. El cáncer es una enfermedad degenerativa y tiene mucha secuela a nivel social, así que tuve que cambiar mis hábitos alimenticios. Pasé por un proceso de aceptación y cambiaron todas mis perspectivas. Antes escribía mis rutinas de una manera y hoy diseño mis shows de otra.

¿Qué tanto ha cambiado “Es mejor morir de risa” desde que la creó?

Va mutando todo el tiempo. Yo trabajo por redundancia, porque tengo una estructura que funciona y le voy incluyendo elementos que me van inspirando en el momento.

¿En Mc Phantom Movie Pictures, usted es el director, el guionista o el protagonista?

Yo creo que soy el director, porque todos los personajes están en mi cabeza y me toca hacer que hagan parte del montaje. Aunque me gustaría ser el celador para no tener tantas responsabilidades.

Sus películas sonoras siempre terminan en punta, ¿por qué?

Al comienzo fue muy espontáneo porque yo subía al escenario y hacía toda la película, pero siempre me cortaban porque no había forma de mantener atento a todo el mundo durante tanto tiempo. Luego tomé la decisión de hacer relatos cortos y vi que en los cómics decía “continuará” y yo me lo apropié.

¿Qué tan importante es el micrófono en su show?

Antes de ser profesional, yo hacía teatro alternativo y en una oportunidad me dieron un micrófono de mano y se me abrió la cabeza de manera considerable. Luego le copié el micrófono de diadema a Phil Collins, que es baterista y necesita las manos libres. A partir de eso, mi show cambió.

¿A cuál humorista de antaño recuerda?

De esa primera época del Festival del Humor recuerdo al chileno Lucho Navarro. Luego conocí a Jeringa (David García) y dije: “Este tipo está totalmente loco”.

¿Tiene otros proyectos?

Así es. Estoy trabajando en un show que tiene que ver con elementos de multimedia, pero por ahora están en pruebas pilotos. Estoy radicado en Barcelona y quiero empezar a actuar en catalán.

845011

2019-03-14T22:04:22-05:00

article

2019-03-14T22:04:22-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Un chat con...

Mc Phantom y su película sonora

32

2661

2693

 

últimas noticias