De regreso a Colombia, temporalmente

“Me gusta decir cosas con mis personajes”

Aventurera, loca por los cambios y los retos, así se describe María Adelaida Puerta, actriz que está en Colombia para promocionar su más reciente película, “El caso Watson”. Esta paisa de 35 años vive entre el teatro, la televisión y el cine.

¿Por qué se fue del país?

Soy una aventurera, una loca a la que le encantan los cambios y los retos. Siempre quiero romper cuando me estoy acomodando con la rutina y necesitaba hacer otras cosas. Vivo en México desde hace dos años. De pronto un día me da por hacer lo mismo y volver, porque así soy: una aventurera.

¿Qué hizo en México?

Tengo proyectos en el teatro. Para la televisión, hice una comedia y acabo de terminar Guerra de ídolos; estoy esperando la próxima temporada.

Estaba en México en el momento del “casting”, ¿cómo consiguió el personaje?

No podía viajar a Colombia para presentar el casting, así que mandé por internet dos pruebas y finalmente se dieron las cosas para hacer el papel de Mariana, una teniente de la unidad de investigaciones de la Policía.

¿Cuál es el mejor papel que ha interpretado?

Cada quien tiene sus favoritas. Disfruté mucho a La Perris en El capo y a Catalina en Sin tetas no hay paraíso, son personajes que tengo en el corazón. En el momento del casting de ambos tuve la escena de cómo serían, cómo caminarían, cómo hablarían.

¿Cómo fue el proceso para llegar a “Sin tetas no hay paraíso” y crear a Catalina Santana?

Estaba en Nueva York, llegué de allá sin un peso y me contaron del casting. Cuando vi la escena, me di cuenta de que había mucho por contar y me atrajo porque a mí me gusta decir cosas con mis personajes. Aunque se demoraron mucho para llamarme porque aún no era conocida, un día finalmente recibí la noticia de que me habían elegido.

¿Se despojó fácilmente de Catalina?

Cuando termino los proyectos hago un viaje, mochilera, relajada, sola, como para cambiar de piel. Tuve que irme de viaje para desprenderme.

¿Y a La Perris cómo la construyó?

El tatuaje me lo imaginé desde el principio, me preparé en la Escuela Militar para lo de las armas y fui a la cárcel a hablar con mujeres que habían pasado por situaciones similares. Investigué y leí para entender cómo son estas personas, porque ellos también tienen su lado humano. La Perris era muy leal, pero no la podías traicionar.

La Perris volvió en la segunda temporada de “El capo”, ¿cómo es reencontrarse con un personaje?

Retomarlo es raro, porque uno ya ha procesado otras cosas en su vida y ha dejado atrás ese personaje. Es difícil, pero uno se agarra de sus herramientas y lo saca adelante. Hay cosas diferentes, porque los personajes también crecen y maduran.

¿Le gusta verse cuando sale la telenovela o la serie?

Me cuesta. A veces trato de hacerlo para evaluar mi trabajo, pero es difícil porque uno es el juez más duro.

¿Ha tenido propuestas para trabajar en inglés?

Aunque me va bien, hasta ahora no hay proyectos en otro idioma. Es un período de siembra, puedo recoger frutos.

¿Qué proyectos tiene?

Regresar a México para hacer teatro a la espera de la segunda temporada de Guerra de ídolos. Por acá no hay todavía una propuesta concreta, pero si llega, sería rico.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Alan Ramírez, voz valiente y popular