La Caminata de la Solidaridad será el domingo 27 de agosto

Un espacio para ayudar

Después de ver el trabajo que hizo su abuela Nydia Quintero de Balcázar encabezando el evento, este año María Carolina Hoyos Turbay es la nueva responsable de seguir con su legado.

Para María Carolina Hoyos Turbay es importante que el país no les dé la espalda a los niños y a la familia. / Cristian Garavito - El Espectador

Es la primera vez que está a cargo de la Caminata de la Solidaridad. ¿Qué significa para usted recibir este legado?

Un compromiso muy grande y también un orgullo, por lo que significa mi abuela para mí. La Caminata es el cuarto evento más importante en América Latina y ha logrado darles oportunidades de vida a cerca de 800.000 colombianos. Creo que es una gran responsabilidad y me llena de emoción poder continuar con el legado.

¿Cuáles son sus motivos para caminar?

Mi motivo para caminar es el perdón. Me he dado cuenta de que no hay nada mejor que vivir ligero de equipaje, perdonando, sin tener odio y rencor. Yo pude perdonar al asesino de mi madre y creo que eso es parte de los valores que la Fundación Solidaridad por Colombia ha profesado durante todos estos años.

¿Qué ha permitido que la Caminata se consolide y llegue a su edición número 39?

El cariño de los colombianos por la Caminata y por la obra de la Fundación Solidaridad por Colombia y la generosidad de los patrocinadores.

¿Cuál es el secreto para reunir a tantos sectores del país en una misma causa?

Lo más importante es la reputación, la transparencia con la que se han hecho las cosas. Nydia Quintero de Balcázar demostró que cuando uno sirve de corazón, cuando uno lo hace por convicción, puede pasar un tsunami encima, como le pasó a ella, que le secuestraron y asesinaron a su hija y continuó en firme y en pie trabajando por los demás.

¿La solidaridad debería unir a Colombia?

La solidaridad debe unir a Colombia y al mundo. Fíjese todo lo que está sucediendo cuando nos levantamos y vemos noticias como la de Barcelona o noticias como la de Yuliana Samboní, aquí, en Bogotá. Nos damos cuenta de que definitivamente al mundo le faltan valores y creo que ese es el gran acierto de la fundación: promover los valores.

¿Qué mensaje quiere dejar en las personas?

Cuando uno ayuda, cuando uno da de lo que tiene, sucede algo químico en el cuerpo que produce felicidad. Eso nos lo explica bien el médico bioenergético Santiago Rojas. Uno no tiene que esperar a ser multimillonario para compartir y creo que los colombianos tenemos que dar. También es un llamado a la solidaridad, a la paz, al respeto y a la transparencia.

También invita a una caminata virtual.

Sí. Creo que la tecnología es fundamental para que la gente que no está en Colombia pueda unirse a través de nuestra página www.solidaridapp.com.

¿Cuál es el momento que más recuerda de la Caminata?

Muchos, pero recuerdo el día en que mi abuela me contó que iba a estar presente el elenco de El Chavo del Ocho. Ese era mi programa favorito y a mí casi me da un ataque. No dormí el día anterior y fue muy especial. He visto cómo mi abuela y todo su equipo han trabajado durante 39 años para realizar este evento, en el que se unen cerca de 1.500 personas y al que asisten dos millones y medio.

El próximo año será la edición 40.

Si todos los años nos tardamos ocho meses planeando una Caminata, para los 40 años nos vamos a tardar doce meses. El 1º de septiembre comenzamos a trabajar en la Caminata número 40.