Dos mil personas presentaron sus propuestas de negocio

Un espacio para los emprendedores

El empresario Ricardo Leyva es uno de los “tiburones” (jurados) del “reality” “Shark Tank Colombia”, del Canal Sony, que busca apoyar las ideas innovadoras que se pueden convertir en oportunidades para invertir y crear empresa.

La empresa de Ricardo Leyva hace parte de Endeavor. Óscar Pérez - El Espectador

Trabajó para otras empresas, pero decidió ser emprendedor.

Estuve en compañías durante 21 años. Creo que he sido una persona de marketing desde antes de decidir que esa sería mi carrera. Nunca soñé con ser emprendedor y en algún momento descubrí por qué decidí hacer empresa. Mientras estaba en otras organizaciones fui emprendedor, hacía que lanzaran proyectos que no habían pensado y terminé, después de dos décadas, luego de un corto descanso, montando mi propia empresa, que comenzó siendo una idea en una servilleta: Sístole.

¿Por qué se tomó ese descanso?

Terminé un ciclo, pasaron un par de cosas y quise tomarme un pequeño descanso que en realidad nunca existió, porque terminé haciendo proyectos por fuera y creando mi propia compañía.

¿Qué tan difícil fue crear su compañía?

Más que difícil es un reto impresionante, como si entraras en un juego de marketing, porque cuando te fluye y tienes adentro algo que yo llamo agresividad comercial o creatividad desbordada, todo fluye. Fue un viaje.

Su experiencia como emprendedor le permitió convertirse en jurado de “Shark Tank Colombia”.

Tal vez esa experiencia es la que me ha permitido llegar a todo, porque hacer empresa hace que haya un supuesto éxito de un modelo de negocio versus otros. Me llamaron porque vieron que era un posible inversionista y una persona que conocía muy bien el marketing y la creatividad. Shark Tank es un reality de Sony que tiene un modelo muy interesante para un país como Colombia, que está lleno de creatividad y ganas de emprender.

Invierte dinero en el programa “Shark Tank”. ¿Por qué apoya a los emprendedores con su dinero?

Cuando tú llegas a un momento de la vida donde has hecho empresa, y a través de esto creas empleo e innovación, quieres devolver la oportunidad a las personas que están haciendo el mismo esfuerzo que hiciste antes. Es bueno ser facilitador, y una forma de hacerlo es invertir, porque permite demostrar que se cree en un proyecto.

¿Dudó en vincularse a “Shark Tank”?

Dudé unos días, porque es raro. Pero llegó en un buen momento, pues soy parte de una red de emprendimiento llamada Endeavor, y estar ahí me permitió hacer parte del ecosistema; dar, pero también recibir. Es un reto maravilloso y una oportunidad importante estar frente a personas con una gran capacidad de creatividad.

Usted es un “tiburón”. ¿En qué consiste ese rol?

Un tiburón es una persona que a través de su experiencia haciendo empresa puede apoyar a los emprendedores. Hay cinco tiburones, cada uno con un olfato diferente para los negocios, que buscan identificar oportunidades en las ideas que presentan los participantes. Todos hemos tenido algún problema en algún negocio, pero hemos aprendido y tenido casos de éxito. Creo que mi cualidad está basada en mi pasión en la innovación aplicada en el marketing y en el goce que tengo por la creatividad.

¿Qué gana al invertir en una idea de emprendimiento?

Eso se puede contestar pensando en qué perdemos: tiempo, dinero o hasta nuestra pasión, por no escoger bien. Las inversiones se hacen conociendo el negocio y por eso intento quedarme con proyectos que tienen una gran oportunidad.

 

últimas noticias