Estará en temporada con “Las Vegas Magic Tour”, en el Teatro Nacional, hasta el 17 de septiembre

Un mago para niños y adultos

Cuando José Simhon era pequeño vio que un hombre desapareció un cigarrillo prendido y ese día se enamoró de la magia. Empezó a practicar y ahora el bogotano se ha presentado en grandes escenarios del sector como Las Vegas.

José Simhon está acompañado por su esposa en los shows. Ella se encarga de que todo esté en orden tras bambalinas. / Mauricio Alvarado - El Espectador

¿Qué es la magia para usted?

Es el arte de engañar a las personas que saben que están siendo engañadas.

¿La magia es algo muy serio?

Es una profesión seria y de disciplina. Por ejemplo, si estoy haciendo flotar a una mujer en el aire y se cae, sería una desgracia. Tiene tanta concentración y cosas escondidas, que las personas no se alcanzan a imaginar todo lo que está detrás de que una mujer flote en el aire.

¿Cuál ha sido su mejor número?

Hay uno que gozo mucho: quemarle el zapato a un niño. Es muy linda la sensación de ver que se emociona, llora -porque ese era su zapato-, ríe y luego le doy un premio. Otro es uno en el que parto a una mujer en dos, pero lo hago sin cajas, también me emociona mucho porque casi todos ponen cajas, yo no. Hay uno que está en mis sueños, lo sigo luchando y pensando: desaparecer Monserrate.

Hace magia para niños, pero también sorprende a los adultos.

Hay magos que se dedican a sólo niños, como en fiestas infantiles, pero los adultos no les paran bolas. Hago magia para adultos con la que sé que los niños se van a emocionar igual o hasta más que el adulto. Me gusta buscar sensaciones en el público, porque cuando un pequeño se alegra, su mamá también lo hace.

¿Recuerda sus inicios en la magia?

Cuando vi desaparecer un cigarrillo quedé impresionado y me obsesioné con lograrlo. Después tuve mi primera caja de magia, comencé a investigar, asistir a congresos y conocer a las personas del medio. Era difícil, porque en esa época no existía internet que te revelara cómo hacer los números, cosa que es muy común ahora.

¿Cómo mantener el elemento diferenciador cuando la gente descubre el truco en internet?

Los que revelan trucos, tanto en internet o en televisión, muestran números antiguos, eso nos obliga a buscar cosas nuevas. Si lo que mostraron está en mi repertorio, debo cambiarlo o mejorarlo para que la persona se descreste doblemente.

¿Cómo involucra el ilusionismo en sus números?

Un ejemplo de eso es que hay magos que aparecen a una niña de una cajita. Con esa caja, aparezco cuatro. Es cuestión de ponerles mi toque a los números que ya conozco y que han diseñado grandes magos que son referentes.

¿Usted ha revelado sus secretos?

En varios programas de televisión me pedían eso, incluso lo hice en una revista. Enseño para que los niños se emocionen y quieran hacerla. Hasta saqué una caja de magia buscando que más personas se vayan por ese camino, que es lo máximo para mí.

Ha estado en muchos escenarios.

Sí, arranqué en Colombia y comencé a viajar: España, Holanda, México, Panamá… Pero en Bogotá están mis raíces, mis hijos y mis negocios. Aunque me han ofrecido irme a Las Vegas, no lo he hecho.

¿Cuál es su mayor recompensa?

Ver la cara de la gente cuando estoy en el escenario. La emoción, el aplauso.

¿En qué consiste Las Vegas Magic Tour?

Viene un mago francés, Norbet Ferré, que se ganó el mejor mago del mundo, eso es como ganarse un Mundial de Fútbol, pero con dos mil equipos. También estará Merpin, de Argentina, que es un gran cómico, y Aaron Crow, de Bélgica, que no necesita hablar para hacer cosas. Haré ilusiones, pero con un concepto diferente, con apariciones y desapariciones.

 

Temas relacionados